Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Una buena idea de la Sra. Narbona

Alberto Vázquez- Figueroa
Redacción
martes, 6 de febrero de 2007, 21:51 h (CET)
La Ministra de Medio Ambiente acaba de hacer pública su intención de compensar el tremendo consumo de energía eléctrica que provocará la desalación de agua de mar, a base de colocar aerogeneradores en los pantanos, de tal manera que suban y bajen agua con el fin de generar energía extra.

De ese modo confía en conseguir el 20% de la electricidad que necesita para desalar los 600 hectómetros anuales previstos en el programa “Agua”. El primer pantano elegido ha sido el de Alarcón.

Lo que en realidad la Ministra propone no es más ni menos que una Central de Bombeo Reversible de las que ya existen muchos pero que en lugar de emplear energía sobrante nocturna en “Horas valle”, emplee energía eólica.
Como idea parece buena, pero conviene analizarla.

Lo primero a tener en cuenta es el hecho de que los parques eólicos no se deben colocar allí donde interesa, sino donde allí sople un viento aprovechable durante al menos 2.400 horas al año, que es lo que se necesita para que la costosa inversión de mas de un millón de €uros por megavatio instalado resulte rentable.

Y el caprichoso viento suele soplar en las costas y las cumbres, no en los valles en que por lo general se encuentran los pantanos.

Debido sus especiales características geográficas España ofrece la particularidad de que durante el verano los vientos que llegan del mar “chocan” con la masa de aire caliente que emerge de una tierra recalentada por lo que se elevan verticalmente sin deslizarse sobre la meseta en lo que se considera un efecto “chimenea”.

Todos hemos sufrido los bochornosos calores “mesetarios” sin un soplo de viento.

Aun así, y admitiendo que hubiese viento suficiente donde el Ministerio de Medio Ambiente desea que lo haya porque allí se encuentran situados los pantanos, nos enfrentaríamos con los siguientes…

DATOS:

Los pantanos españoles presenten una diferencia de desnivel aprovechable que en la mayoría de los casos no alcanza los cien metros de altura.

En un desnivel de cien metros, un metro cúbico de agua genera 0, 33 Kw/h de energía eléctrica, a lo que es necesario descontarle un 20% por culpa del rendimiento de las bombas, lo cual lo reduce a un cuarto de kilovatio aprovechable.

Desalar un metro cúbico de agua de mar exige 4,5 Kw/h, por lo que para generar dicha energía será necesario que dieciocho metros cúbicos de agua dulce se mantengan “cautivos” en los pantanos subiendo y bajando continuamente.

Cuando la temperatura exterior supere los 26 grados las perdidas por evaporación resultaran excesivas, y a ello habrá que sumarle las pérdidas por filtración.

Si a eso se añade que- además del coste energético- el agua desalada exige gastos de limpieza, uso membranas, productos químicos, personal y amortización de bombas (y en este caso de aerogeneradores), lo cual suma aproximadamente 0, 27 €uros metro cúbico, nos encontraremos con el sorprendente hecho de que se dejaran de consumir dieciocho metros cúbicos de agua dulce gratuita con el fin de producir un único metro cúbico de agua desalada a 0,27 €uros.

Como se pretende utilizar dicho sistema en el 20% de los 600 hectómetros anuales que se confía en desalar, se necesitaran mantener 2.160 hectómetros de agua dulce eternamente “cautivos” en unos pantanos que cada vez con más frecuencia nos ofrecen la desoladora imagen de sus fondos secos y cuarteados por el sol.

¿De donde va a salir el agua necesaria para generar tanta energía cuando ni siquiera exista para consumo humano?

¿Y en los momentos en que exista mucha agua para que se necesitará desalar?
La ecuación, Viento mas agua dulce con el fin de generar energía con la que desalar agua de mar, no parece ser por tanto una buena idea, sino mas bien una fórmula destinada a que se instalen mas aerogeneradores.

Una maquina que consume más de lo que produce se considera en buena lógica un disparate que tan solo beneficia al fabricante. Y al político que la acepte.

EXPLICACIÓN:

Lo que puede suceder es que el Ministerio haya tenido conocimiento de que existe un “Sistema Hidráulico Combinado” que utiliza la energía eólica con el fin de elevar “Agua de Mar” a la cima de una montaña de unos seiscientos metros de altura, almacenarla allí, y generar luego energía hidráulica en “Horas Punta”.

Al mismo tiempo desala parte del agua de mar aprovechando los seiscientos metros desnivel en lo que constituyen la llamada Presión Osmótica.

Como el agua de mar abunda y la Presión Natural no consume energía, el agua desalada por ese sistema tiene un coste de 0,06 €uros metro cúbico, incluidos los derechos de patente, frente a los 0, 57 de los sistemas tradicionales
España presume de ser la octava potencia económica mundial, pero ocupa el puesto 73 en lo que se refiere a patentes de utilidad publica.

No nos gusta inventar, pero tampoco nos gusta pagar por derechos de invención, y tal vez por ello Medio Ambiente se esfuerza por “adaptar” el Sistema Hidráulico Combinado a sus deseos en lo que constituye una autentica “chapuza”.

Con tal de ahorrarse el medio céntimo por metro cúbico de los derechos de patente, esta dispuesto a que el consumidor abone veinte céntimos más en el 20% de los casos, y cincuenta céntimos más en el 80% restante.

Y a mantener “cautiva” un agua potable de la que evidentemente carecemos. Resulta sorprendente comprobar que, al tiempo que proclama que el cambio climático resulta irreversible y que nuestro país sufrirá cada vez mas brutales sequías que amenazan con la desertificación y un aumento espectacular de las temperaturas, Medio Ambiente se niegue a aceptar un sistema que controla la energía eólica y la transforma en hidráulica, por lo que no utiliza combustibles sólidos que envíen mas CO2 a la atmósfera.

Todo ello por proteger a empresas que utilizan un viejo sistema de desalación que obligará a consumir casi tres mil millones de kilovatios hora adicionales, con un sobreprecio total calculado en casi seis mil millones de €uros.

Y a ello habrá que sumarle los doscientos millones de €uros anuales que nos impondrá como multa la Unión Europea por excedernos en la cuota de contaminación atmosférica.

Cierto es que política y sentido común suelen seguir caminos diferentes, pero cabría imaginar que cuanto el Planeta se precipita hacia el desastre, los políticos deberían empezar a pensar un poco menos en los intereses de las grandes empresas que les financian, a ellos o sus partidos, y un poco mas en los intereses de los ciudadanos.

Noticias relacionadas

El olvidado crimen de lesa patria

Entre el PP y JxSí están haciendo de este país un total desastre

El progreso de estos tiempos

18/10/2017 00:00:23

¿De qué depende la auténtica calidad de vida en la vejez?

La esperanza de que las cosas podrían mejorar alguna vez, va esfumándose sobre todo entre los jóvenes

El buen pastor

Una persona si no es guiada por el Buen Pastor está expuesta a ser absorbida por un extremismo ideológico

Puigdemont no cede

La carta de Puigdemont a Rajoy es más de lo mismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris