Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ver juzgar y actuar   -   Sección:   Opinión

Todos podemos mejorar

Francisco Rodríguez
miércoles, 31 de diciembre de 2014, 08:33 h (CET)
Cuando un año comienza sentimos un vago deseo de hacer cosas que hemos ido dejando sin hacer en el año anterior. Hay también una cierta aprensión acerca de lo que pueda traer a nuestras vidas. ¿Será mejor o peor? ¿Encontraré trabajo, conservaré el que tengo? ¿Cómo será? ¿Seguiremos hablando de crisis, de corrupción, de riesgos electorales?

Quizás no debamos esperar demasiado de la política, el mercado, la deuda, la prima de riesgo, los índices de crecimiento y toda esa palabrería que hemos estado escuchando en los últimos años sin llegar a comprenderla.

Sin dejar de tener esperanza en que las cosas puedan mejorar, podríamos empezar por mejorar cada uno de nosotros. Si ponemos tesón en hacerlo cada día, habremos aportado nuestro granito de arena al cambio que necesitamos.

Pero ¿en qué podemos mejorar? Parece evidente que padecemos las consecuencias de un persistente egoísmo generalizado, egoísmo que lleva a unos a corromperse, a otros a amasar fortunas, a otros a padecer las consecuencias. Hemos leído que ha aumentado notablemente el número de millonarios españoles, no sé si a pesar de la crisis o gracias a la crisis, al mismo tiempo que se da un aumento insoportable de la pobreza.

Cada vez que se habla de esto, de forma inmediata, señalamos a otros como culpables mientras nos consideramos inocentes. Pero realmente ¿lo somos? La gente común, la que no tiene cargos ni sale en los periódicos ¿no estamos tocados también del egoísmo, del deseo de tener más, de aprovechar la ocasión, si se presenta, sin pensar en los demás? Acaso ¿no podríamos ser voluntariamente más austeros ya que otros tienen que serlo a la fuerza?

Si cada uno nos esforzamos por hacer las cosas mejor, por rendir más, por entender nuestro trabajo como servicio al prójimo, por ser mejores jefes o mejores subordinados, mejores estudiantes, mejores ciudadanos.

Si nos dedicamos a construir nuestras familias de tal manera que los esposos, los padres, los hijos, se sientan integrados en una comunidad de amor, de respeto, de colaboración, donde los egoísmos y los enfrentamientos estén proscritos. Si tratamos las cosas comunes, en nuestra comunidad de vecinos, en nuestro barrio, en nuestra ciudad, con el mismo o más cuidado que dedicamos a las propias.

Si somos capaces de aprovechar nuestro tiempo de forma útil para nosotros y los demás, quizás tendremos que disciplinar nuestra afición a los inventos electrónicos para que no nos alejen del trato directo con la familia, los amigos, los compañeros.

Si estamos dispuestos a emplear nuestro tiempo libre en actividades que redunden en beneficio de la comunidad, a aproximarnos y compartir los problemas de los que sufren, en lugar de dar algo de lo que nos sobra, cuando nos lo piden en Navidad, pero sin contacto directo con los necesitados.

A pie de mostrador todos los españoles tenemos “soluciones” a todos los problemas que nos afligen, pero que deberían aplicarse desde el gobierno, desde la Comunidad Autónoma o desde el ayuntamiento.

Lo que propongo, cuando comienza el año, es el propósito de mejorar algo en la familia, en la profesión, en el barrio, en la ciudad, haciéndolo desde el amor y desterrando el egoísmo y la crítica inútil.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Para las gentes de voluntad no hay ocasos

Necesitamos voluntad de cambio ante la infinidad de desafíos graves que nos circundan por doquier

Helenismo

Una época de incertidumbre y de búsqueda de sentido

Contubernio de Podemos y separatistas. Sánchez va por libre

“No hay ninguna absurdez tan obvia que no pueda ser firmemente plantada en la cabeza de un hombre si simplemente comienza a imponérsela antes de los cinco años de edad, repitiéndola constantemente con un aire de gran solemnidad” A. Schopenhauer

Corte de Magas. Corta de miras

La diputada del PdeCat, Lourdes Ciuró, “obsequió” en el último Pleno con un efusivo corte de mangas al también diputado por Ciudadanos, Toni Cantó

Amigos para siempre

¡A saber cómo vamos a salir de esta!
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris