Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

La discriminación racial

Francisco Arias Solís
Redacción
martes, 30 de enero de 2007, 20:25 h (CET)
“¡Oh pena de los gitanos!
Pena limpia y siempre sola.
¡Oh pena de cauce oculto
y madrugada remota!”


Federico García Lorca

La distribución de la riqueza ha sido sustituida, paulatinamente, por el asistencialismo, el rico ha dejado de ser el oponente del pobre y son los mismos pobres los que se enfrentan entre sí, y el Tercer Mundo se ha ido trasladando a cualquier barriada marginada de nuestras ciudades. De esta manera se están creando sociedades diametralmente opuestas y cada vez más radicalizadas en sus posiciones dentro de las mismas zonas geográficas.

La no discriminación por razón de raza fue la conquista más importante que brotó sobre las cenizas de la Segunda Guerra Mundial. El genocidio nazi horrorizó a los propios nazis que pudieron comprobar que la monstruosa crueldad del hombre es ilimitada.

El racismo conduce directamente a la ley de la selva, como si el hombre no hubiera avanzado nada desde las cavernas.

Los racistas, como todos los fanáticos, siempre encuentran sectores que los animan en sus comportamientos. Son aquellos ciudadanos que incitan a los actos vandálicos tales como la quema de viviendas, los linchamientos públicos o la prohibición de acceso de menores a los centros de enseñanza. Los movimientos racistas amenazan con seguir creciendo, incitando a la xenofobia y actuando sobre determinados sectores de los barrios marginales.

Nuestra Constitución que proclama el fin de la discriminación, generó la esperanza de un cambio de actitud con respecto a las minorías étnicas. Sin embargo, el fenómeno racista se sigue manifestando en nuestro país a niveles preocupantes.

En España es la comunidad gitana quien soporta de una manera acuciante los comportamientos racistas. A la marginación y miseria de familias enteras gitanas se une un nuevo componente, el miedo a que grupos de vecinos o patrullas ciudadanas extremistas cometan las mismas barbaridades, que en ciertas poblaciones, obligándoles a desalojar sus domicilios.

Los pueblos necesitan de su cultura para seguir siendo pueblo, para seguir viviendo. Lo adecuado es la comprensión, el respeto y el fomento de la entidad cultural gitana. La cuestión gitana no es sólo un problema a resolver, sino que debe ser también una cultura a descubrir y asumir.

Los comportamientos racistas nunca debieran tener cabida en una sociedad democrática y el derecho penal debe responder adecuadamente para erradicar los comportamientos racistas y xenófobos. Es lamentable que existan personas en nuestro país que se jacten públicamente de impedir el acceso de los niños gitanos a las escuelas pero más lamentable es que se carezca de tipos delictivos adecuados que penalicen dichas actitudes.

El racismo y la xenofobia es la batalla del momento. Todos hemos de colaborar a que estos problemas sean afrontados sobre unas bases sólidas de entendimiento y solidaridad. Pero en este combate, como en otros muchos los medios de comunicación social juegan un papel importante y deben estar atentos al silencio sonoro y al grito sordo de las minorías. Y es que, como dijo el poeta: “Si los silencios no hablasen / nadie podría decir / lo que callan las palabras”.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris