Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cartas al director  

Reivindico la alegría

Venancio Rodríguez Sanz, Zaragoza
Lectores
@DiarioSigloXXI
sábado, 4 de julio de 2020, 10:39 h (CET)

Palabras de Jesús Quintero que me hubiese gustado decir: "Té aseguro que cuando hablo de soledad, de depresión, de incomunicación, de angustia, o de dolor, o de rabia no hablo de oídas. Por suerte o por desgracia, sé lo que estoy diciendo porque, todo eso y más, lo he padecido yo en carne propia. No estoy con los que sufren solamente por solidaridad, sino también y sobre todo, por compañerismo. `Porque, pertenecemos a la misma tribu. Sé por experiencia lo que es sentirse como en un desierto, en una ciudad de miles o de millones de habitantes. Sé lo que es estar solo entre la gente, hermano. Sé lo que es esperar y desesperar. Conozco el sabor de la traición. El sabor del desengaño, del desamor, del miedo. Le he visto las orejas al lobo de la enfermedad y del dolor. He vivido sin dinero. He visto morirse amores que parecían eternos y amistades de toda la vida. Conozco el vicio y sus tentáculos. Sé lo que es volver con los bolsillos vacíos. Y conozco a los demonios de la resaca y del remordimiento. He padecido los abusos de poder. He sido agredido y he visto el odio pintado en unos ojos que me miraban. Conozco los aledaños de la locura. Y he puesto mi coche a más de 140 km y de 200 por hora, en una carretera sobre el precipicio. Y me he asomado a algún balcón con intenciones negras. Sé lo que es acurrucarse en un rincón y esperar a que llegue el fin del mundo. No desear nada, no esperar nada, no creer en nada, no alegrarse, ni conmoverse por nada. Sé lo que es sentirse como un muerto. He conocido todas las hambres y esa sed que no se sacia con el agua. No hablo por oídas, por suerte o por desgracia, también a mí me ha tocado mi ración de sufrimiento. No estoy con los ojos que sufren por caridad; sino porque me considero otro más entre ellos. Estoy contigo porque te miro y te siento como un compañero de fatigas, como un compañero de la noche. Pero a pesar de todo, reivindico la alegría, la alegría, la alegría” …


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

1196 años de Borbones

No hay ninguna familia de tipo mafioso y de mayor abolengo que la Casa de Borbón

Incertidumbre y confrontación

No podemos ser una humanidad que no llore ante las tragedias que nos enfrentan

La corona perversa de MAB

Cuando uno observa y analiza atentamente la concentración de poder en las manos de unos pocos políticos corruptos sátrapas asaltantes de las arcas del estado

Fulero golpismo catalán

El golpismo ha llegado a creerse un Estado que no existe y una república que no pasa el corte de “bananera”

Caldo con pimentón

Por cierto, ¿dónde van a colocar los hermosos maceteros con los que nos sorprendieron semanas atrás? ¿Les han puesto ya el pitorro correspondiente para que las aguas de riego circulen bien? ​
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris