Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Educación   Universidad   Selectividad  

Selectividad

La selectividad es una especie de purgatorio que han de pasar los estudiantes para acceder a la gloria universitaria
Manuel Montes Cleries
lunes, 29 de junio de 2020, 08:50 h (CET)

Este proceso selectivo ha pasado por diversas alternativas a lo largo de los muchos años de mi vida. El primero que recuerdo se remonta a los años cincuenta. Se trataba del curso preuniversitario. La elección de la carrera a estudiar posteriormente, se vinculaba a las posibilidades económicas de la familia del estudiante. Los que pertenecían a la clase media se tenían que conformar con los estudios superiores que se impartían en Málaga: Magisterio, Peritaje Industrial, Profesorado Mercantil o Graduado Social. Los que gozaban de más posibles, se matriculaban en Granada (la mayoría); en Sevilla o en Madrid.


Le siguieron un montón de alternativas en función del capricho del ministro de turno que desembocaron en la actual selectividad. Una prueba que está totalmente en contra de la vocación de los estudiantes, que salvo que sean unos superdotados, tienen que optar por las carreras que la suerte o la estadística les permitan. El aprobado está al alcance de la mayoría, pero las notas de corte hacen repetir esta prueba a aquellos que deseen aspirar a carreras con menos plazas.

Hay otra opción. Matricularse en universidades privadas para recibir los estudios que les gusten. Eso es muy caro. No está al alcance de la mayoría. Así que la gran mayoría, optan por seguir los estudios universitarios en la pública; son bastante caros, pero se pueden sobrellevar. Yo he podido.

Hoy quiero hace protagonista de mi buena noticia, a las pruebas de selectividad. A lo largo de la pasada etapa de confinamiento, por mor de la pandemia, dábamos poco por el buen fin de las mismas. Finalmente miles de estudiantes españoles, entre ellos dos nietos míos, se están enfrentado con unas pruebas que han preparado concienzudamente aclo largo de sus trece o catorce años de estudios previos.

Del examen de selectividad los alumnos suelen salir muy contentos. Después, a esperar con pánico las listas que recogen sus calificaciones. Venían bastante preparados del bachillerato, pero este examen, ay, este examen, puede ser definitivo en el planteamiento del resto de su vida.

Mi buena noticia de hoy es la presencia de esta juventud que se enfrenta a la selectividad para acceder masivamente a los estudios universitarios. Dentro de seis o siete años formaran ese grupo de profesionales que nos sacaran de esta crisis en que nos ha metido el maldito bicho.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Una historia de Ennio: sobre mitos, leyendas y comienzos

La película se estrenó en pleno verano en un cine florentino, destinada a morirse allí de asco

​¿Y después del confinamiento, qué?

Al finalizar el artículo me acuerdo de la fábula de Esopo, con sus alforjas de derechos y deberes

​Historicismo

​Popper está convencido de que los ensayos y la observación crítica son fundamentales no solo en las ciencias empíricas sino también en las sociales

Tertulias recatadas

​Hablando de cómo captamos los acontecimientos, para después ver si conseguimos asimilarlos, destacan para mal un buen número de personas con bagaje cultural, formación, libros, medios técnicos

​La Nueva Normalidad (II)

Decía ese gran maestro de la radio que es Luis del Olmo que una de las satisfacciones más poderosas que se puede tener en un medio de comunicación era “decir su verdad”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris