Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Animalismo   Gatos   Derechos  

​Conoce los derechos de los gatos para hacerlos valer con rapidez

​Lo que me dicen mis gatitas en casa con sus miradas y coquitos es mucho más de lo que he leído en todos los libros de poesía, de filosofía, de arte y de ciencia
Ángel Padilla
jueves, 25 de junio de 2020, 08:09 h (CET)

Mucho he escrito sobre este tema, pero veo que es necesario escribir más, porque nada es suficiente, ya que el desconocimiento grande que orbita por todo el estado español sobre los gatos abandonados en las calles, tanto en cuanto a la gente que los cuida, alimenta e incluso defiende, como por parte de las instituciones estatales, que cuando se les va preguntando qué hacer con un problema con gatitos, de gatitos, levantan los brazos e incluso pueden llegar a descojonarse (casos ha habido). Conmigo no va, dicen en los ayuntamientos.

Conmigo no va, dice la poli, la guardia civil seguro, porque o no saben del artículo 337 que defiende tanto al gato que sufre las calles por tratarse de jurídicamente llamado "un gato doméstico", protegido por ley, ese gato, tanto si ha tenido la mala fortuna de dar con alguien que lo cogió como un juguete y lo lanzó a los arbustos como una mierda seca cuando se cansó de él -así funciona el humano, trata a los animales como adornos, como compañías de las que cuando se cansan les meten la patada- como si se trata de un gatito "jubilao" en una casa donde lo quieren y tiene un rascador donde se afila las uñas porque se creen pumas o algo así (sonrisa). De ahí el término "animal de compañía". No he oído término más ofensivo para un ser digno como el gato, o el perro. Si mujer de compañía nos resulta, y lo es, ofensivo, por favor, no lo usemos para los animales no humanos tampoco.

Pero vayamos a lo que importa aquí más. Qué hacer en según qué casos. Expondré los más frecuentes y según he comprobado lo que los soluciona, y en forma más rápida. Perdonad el lenguaje directo y acaso bruto, pero es tiempo ya de hablar en cristiano, como se diría, porque demasiada desinformación hay por ahí y uno ya está bastante hartito de leer tonterías con apariencia docta, que en lugar de ayudar perdujican, por ejemplo entrevistas a presuntas/os expertas/os en felinos (que no han trabajado en su puta vida problemas de campo de gatos y seguro que ni tienen en su casa), o textos de presuntas coordinadoras felinas, que hablan de algunos gatos como "ferales", estigmatizándolos, misma cosa que decir toro de lidia. Y no existe toro de lidia. Existe toro. La lidia le perdujica, al toro. El adjetivo feral también, al gato. Porque el gato es gato, luego está su carácter, que depende de su forma de ser y de la mierda de vida y sustos y maltratos que haya padecido.

GATO/S ENCERRADOS EN PROPIEDAD PRIVADA, QUE NO COMEN



Como se ha dicho, el gato es gato, "gato doméstico" según la legislación, por tanto todo peligro que corra debe ser reparado con inmediatez en conjunción de la policía (Seprona) y el ayuntamiento que corresponda.

Tienen que mover el culo para encontrar el número de teléfono del dueño de la propiedad para que acuda a abrir la puerta; caso de no poder por lejanía geográfica, ha de entrar en la forma que sea la policía, ayudado por los alimentadores o voluntarios de la protectora, a rescatar a los gatos.

Es importante que exponga el artículo 337 del Código Penal vigente, que protege a estos animales, aquí: siendo su literalidad la siguiente (importante que leáis, en cuanto al apartado tratado ahora, su final textual):

1. Será castigado con la pena de tres meses y un día a un año de prisión e inhabilitación especial de un año y un día a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales, el que por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente, causándole lesiones que menoscaben gravemente su salud o sometiéndole a explotación sexual, a

a) un animal doméstico o amansado,


b) un animal de los que habitualmente están domesticados,


c) un animal que temporal o permanentemente vive bajo control humano, o


d) cualquier animal que no viva en estado salvaje.

2. Las penas previstas en el apartado anterior se impondrán en su mitad superior cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:

a) Se hubieran utilizado armas, instrumentos, objetos, medios, métodos o formas concretamente peligrosas para la vida del animal.

b) Hubiera mediado ensañamiento.


c) Se hubiera causado al animal la pérdida o la inutilidad de un sentido, órgano o miembro principal.


d) Los hechos se hubieran ejecutado en presencia de un menor de edad.

3. Si se hubiera causado la muerte del animal se impondrá una pena de seis a dieciocho meses de prisión e inhabilitación especial de dos a cuatro años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales.

-Dicho delito de maltrato puede realizarse por comisión y por omisión. Poner en riesgo la vida e integridad de los animales por negarles el sustento y atención necesaria, impidiendo que sean alimentados y adecuadamente atendidos entraría dentro del tipo penal del artículo 337 del Código Penal.

-Dadas las particularidades de las colonias felinas, existe jurisprudencia que condena a los Ayuntamientos por prohibir que sean alimentadas dichas colonias y por capturar gatos integrantes de colonias felinas para ser conducidos a perreras o similares. Actualmente se están aplicando en los municipios de nuestro país los Proyectos CES/CER que protegen las colonias felinas, y que ya se encuentran, por poner un ejemplo, expresamente comprendidas en el Anteproyecto de Ley de la Generalitat Valenciana, sobre protección, bienestar y tenencia de animales de compañía en su Artículo 4.20:

20. "Colonias felinas: son grupos de gatos con un grado de sociabilidad y domesticidad distinto y que viven en estado de libertad pero dependientes del entorno humano y que se asientan en espacios públicos bajo control de los ayuntamientos."

GATOS AMENAZADOS DE ENVENENAMIENTO POR ALGÚN INSENSATO



Hay que informar, a quien diga que "un día de estos los enveneno", de que desde ese instante ya se convierte en sospechoso principal, si algún día realmente se descubren gatos muertos por envenenamiento en ese lugar, y que ése es un delito que engloba dos delitos penales, el de contra el medio ambiente y la salud pública y el de maltrato animal, con lo cual la pena puede ser de más de un año de cárcel. (Que si es alguien tan cabrón es fácil que tenga antecedentes, y con ellos es probable que entre a trena y le cuelgue por detrás de la espalda la bandera del japón.) Bien.

GATOS ENCONTRADOS CON SIGNOS DE HABER SIDO ENVENENADOS



Hay que quedarse en el lugar y no mover los cuerpos, o el cuerpo si es sólo uno. Llamar al Seprona y exigir que acuda. Exigir porque es probable que no conozcan, o que hagan como que no lo conocen, que tienen la obligación legal de acudir para llevarse el cuerpo para en sus instalaciones, ellos, realicen la necropsia para confirmar que ha habido envenenamiento y comenzar diligencias de investigación, por delitos graves antes nombrados, de maltrato animal y contra la salud pública y el medio ambiente. El hecho tan importante de que los gatos no se toquen ni se muevan de lugar es para preservar lo que jurídicamente se llama "cadena de custodia". Todos habremos visto en las pelis de crímenes cómo cuando hay un crimen se despliega un cordón de seguridad alrededor del cadáver, que no se toca hasta que llegan los detectives. Hay un parangón con el crimen animal, por tanto si movemos los cuerpos y los llevamos a otro lugar, rompemos la cadena de custodia, y eso no es bueno para investigar fidedignamente el hecho. Pero ¿esto valdrá de algo? Se preguntará el lector aconstumbrado a bregar en asuntos así. Efectivamente, bien pensado. De normal no vale de nada, o eso parece. Porque muy pocas condenas se han logrado en la actualidad y casi nunca se pilla a los asesinos. PERO.

PERO como en todo, si no se denuncia, si no se comienza a golpear el muro jamás llegaremos a que se cumpla de verdad una justicia para los animales. Y que ésta se ejecute, se mecanice, depende de nuestro ímpetu, debemos tener bien claro que nuestro coraje es puntal fundamental a la hora de poner en marcha a los actores que han de intervenir en la investigación. Conocimiento es poder. Si alguien llama sin saber que la policía tiene obligación de acudir, le dicen: esto es cosa del ayuntamiento, señora, llame allí, y se queda con eso, ya está todo perdido. En cambio si sabes que no es cosa del ayuntamiento si no del Seprona, de la nacional, de incluso la local (esquivad la local todo cuanto podáis, son un cuerpo muy chapucero en tanto a derecho animal). Que, por cierto, claro que es cosa TAMBIÉN del ayuntamiento. Pero primero de ellos, de la poli

Luego del ayuntamiento. Que una vez puesta la denuncia, o por una asociación protectora, por particular o realizado el atestado por la poli que se ha dignado a allegarse al lugar del crimen, hay que informar mediante documentos al ayuntamiento de lo que ha pasado.

No os saltéis el paso del ayuntamiento. Hemos ido a ayuntamientos que nos han dicho que no tenían constancia de que en su pueblo se envenenavan gatos, porque "no nos ha llegado conocimiento de denuncia alguna". Por tanto, creo que la cosa queda clara en ese sentido. Si no se les entrega, mediante sello de entrada (esto es importante) la denuncia, todo va de guays en el trato de los vecinos y los animales en su municipio, en paz y genial. "Porque no tenemos constancia de lo contrario..."

Asimismo, el ayuntamiento una vez conocedor del delito ocurrido en su jurisdicción, ha de poner interés constante en el caso, esto es, trabajar conjuntamente con la policía. Si ni unos ni otros hacen nada incurren en el delito de prevaricación, en cristiano: abandono de sus obligaciones o negligencia premeditada en la realización de éstas.

Si el gato envenenado ha muerto en el veterinario porque se le ha llevado allí estertorando, el veterinario ha de realizar un informe en que se certifique la muerte por envenenamiento, y acudir un denunciante ante el Seprona y adjuntar dicho documento veterinario a la denuncia.

Si el gato ha sido disparado por balín y llevado al veterinario, pedir informe veterinario de muerte por balín y pedir que se mantenga el cadáver a efectos de la investigación policial en tanto al calibre del balín para determinar el arma, etc.

TODO EL MUNDO TIENE DERECHO A ALIMENTAR GATOS EN LA CALLE



Ni siquiera en los lugares donde hay ordenanzas que indican el "prohibido alimentar gatos" una o uno debe detenerse en el legítimo y moral derecho de ayudar al hambriento y sediento, además dicha ordenanza es ilícita, puesto que se confronta con el artículo 337 del vigente código penal donde se indica que la "comisión por omisión" (dejar morir de hambre a un animal doméstico, en este caso, del gato), es un delito grave. Por tanto pedir desde una ordenanza que se delinca es la madre de las tracas, en España esa madre de las tracas esta muy extendida por casi todos los pueblos. Afortunadamente, por la constante labor de divulgación que estamos haciendo muchos, en las grandes ciudades no se puede ver un prohibido alimentar gatos, porque se sabe que es una barbaridad, desde lo moral hasta lo legal. Pero en los pueblos eso va que chuta, de hecho es la constante. Y hay que confrontarse contra toda esa edad media, de una vez y para siempre.

La comida que se da a los gatos siempre tiene que ser pienso seco. Quien da comida húmeda, incluso pescado y cosas así que cuando les da el sol empiezan a oler, perjudican a los gatos porque con ello es cuando aparecen como zombis los vecinos a quejarse de malos oleres y suciedades, ese es el mal de todos los males. Comida seca, siempre, y puesta en lugar que no tropiece con gente (o al revés). Si se les da carnaza a los odiadores de gatos quienes pierden son los gatos, que los hay muchos (las SS de los gatos) y esperan cualquier cosa a la que asirse para lanzar sus fuegos e iras de frustración por ser unos humanos miserables cuyas vidas de mierda no tienen sentido si no joden a bebés perdidos (eso son los gatos en las calles).

A QUIÉN DIRIGIRSE EN LOS AYUNTAMIENTOS



Para los gatos, a la sección de Medio Ambiente. De no estar ésta, porque los ayuntamientos pueden tener hasta sección de Fiestas, donde regulan las fiestas de maltrato de toros, gallinas, cerdos, y lo llaman cultura (sí, siglo XXI es cuando se escribe esto). Un ayuntamiento, y si el pueblo es pequeño -cuanto más pequeño, peor- es un lugar extraño donde las competencias muchas veces no están bien delimitadas. Pero para nuestro caso importa, reducida a la mínima expresión la explicación: que dicho consistorio ha de cuidar de los vecinos y del medio ambiente, y en el medio ambiente están los gatos, que son seres vivos (protegidos por ley, como hemos dicho) y no cartoncitos en los descampados, como pequeños toros de Osborne.

Una vez dada con la persona adecuada, exigir. EXIGIR. Como se exigiría si hablásemos de humanos amenazados, de muertes de humanos multitudinarias y seguidas en el tiempo en algún lugar, exigir acción, actuación. Advertir que de no realizarse estas actuaciones habrá denuncia depurando responsabilidades por presunta prevaricación. Se avisará a prensa. Habrá concentraciones. Boicots a sus sitios en red...

La mejor forma de acudir a un ayuntamiento para protestar por lo que ocurre con los gatos es ya ir, con la protesta, con un proyecto CES en la mano. Y ya se le lanza la protesta y la solución. El CES (Captura, esterilización y Suelta) es el único método ético y eficaz que existe para proteger realmente a los gatos de un municipio, de los agresores, que siempre los hay y de las protestas de los vecinos que dicen que no quieren gatos en su pueblo, para que se callen la boca de una vez cuando el mismo ayuntamiento indique que los gatos tienen derecho a estar allí. Sólo con el CES los ayuntamientos se sienten legitimados para educar a su pueblo en respeto animal, es triste pero es así. Vivimos en un país que todavía arrastra gran parte de la incultura de la posguerra, los visillos cotillas y los corrillos y el no leer.

RESUMEN



Los gatos no hablan español, ni inglés, ni gallego. Hacen brrr, como mucho. Pero eso no los hace menos inteligentes como nosotros, de hecho pienso que todo animal que no haya perdido su animalidad, su ser salvaje, como desdichadamente hemos hecho nosotros, es mejor que el humano. El humano se han convertido en un ser, dice, ja, civilizado. Bueno... Y se ha autoroconado como amo del mundo y en la cúspide de las especies. Esto hoy llamado afortunadamente especismo, o sea un mal de la moral, el creer que una especie es mejor que otra. Como el creer que una raza es mejor que otra.

El animal humano no sólo no es mejor que el resto de los animales, sino que es peor, mucho peor, sólo veamos cómo está dejando la tierra. La inteligencia abarcativa de conocimiento y estar en la cadena trófica (la que gira el mundo vivo en un desordenado orden) el único animal que la ha roto, y en forma ya, podríamos decir, irreparable, ha sido el humano.

Que mucho blablabla para al final no llegar a ningún lugar.

Lo que me dicen mis gatitas en casa con sus miradas y coquitos es mucho más de lo que he leído en todos los libros de poesía, de filosofía, de arte y de ciencia.

Quiero estar a la altura de todo lo bello e inocente del mundo, para ello me exijo conocer más y más sobre sus derechos y ejercer de embajador y defensor digno de ellos.

Comentarios
Paulino López Guerrero 02/jul/20    20:30 h.
Mercedes 02/jul/20    18:09 h.
Mercedes 02/jul/20    18:09 h.
Victoria Rubio Gutiérrez 02/jul/20    16:50 h.
Noelia Bliss 01/jul/20    11:29 h.
Sol 30/jun/20    21:49 h.
Paqui 30/jun/20    08:58 h.
Berenice 29/jun/20    18:31 h.
Berenice 29/jun/20    18:31 h.
A. Peregrina Varela 28/jun/20    23:10 h.
Blanca López 28/jun/20    07:55 h.
Inma 25/jun/20    23:09 h.
Elena 25/jun/20    17:08 h.
mayka 25/jun/20    14:36 h.
mayka 25/jun/20    14:35 h.
Elena gutierrez 25/jun/20    09:35 h.
Elena gutierrez 25/jun/20    09:35 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Una historia de Ennio: sobre mitos, leyendas y comienzos

La película se estrenó en pleno verano en un cine florentino, destinada a morirse allí de asco

​¿Y después del confinamiento, qué?

Al finalizar el artículo me acuerdo de la fábula de Esopo, con sus alforjas de derechos y deberes

​Historicismo

​Popper está convencido de que los ensayos y la observación crítica son fundamentales no solo en las ciencias empíricas sino también en las sociales

Tertulias recatadas

​Hablando de cómo captamos los acontecimientos, para después ver si conseguimos asimilarlos, destacan para mal un buen número de personas con bagaje cultural, formación, libros, medios técnicos

​La Nueva Normalidad (II)

Decía ese gran maestro de la radio que es Luis del Olmo que una de las satisfacciones más poderosas que se puede tener en un medio de comunicación era “decir su verdad”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris