Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Comunicación positiva  

Lapsus perverso

Mal trago para Pablo Iglesias
Francisco J. Caparrós
martes, 9 de diciembre de 2014, 08:26 h (CET)
No sé qué pueden haber llegado a pensar los deudos de las 829 víctimas de la banda terrorista ETA, tras visionar la primera entrevista al Secretario General de Podemos en la cadena pública nacional, pero en lo que a mí respecta yo no he podido evitar sentir cierta vergüenza ajena al escuchar al periodista que le interpelaba esa manera de frivolizar con una noticia que a los damnificados del terrorismo aberzale no les tiene que sonar a otra cosa más que a decepción.

Sólo el atolondramiento o unas ganas enormes de medrar, todavía más, a fuerza de abochornar a los telespectadores, puede explicar que Sergio Martín Herrera se excediese faltando al respeto a aquel personaje que entonces tenía delante. Pasándose por el forro de las entretelas el código deontológico de la profesión periodística, obvió que el protagonista no era el director del Canal 24 Horas sino el profesor de Políticas de la Complutense, Pablo Iglesias, que gentil o interesadamente, eso ahora es lo de menos, se había puesto en sus manos desde el principio de la entrevista.

Joven y con más ínfulas que cualquier graduado de su promoción, el zamorano llegó a la cadena pública tras brillar en las ondas hertzianas, primero en los Informativos de Radio Nacional de España, y después como colaborador habitual en diferentes programas de la cadena, trabajo que le valió para llegar a hacerse acreedor del Premio Larra que concede la Asociación de la Prensa de Madrid.

Como queda patente, no estamos hablando de cualquier reportero de tres al cuarto sino de un profesional de reconocido prestigio, que no tenía obligación alguna ni tampoco necesidad de tener que exponerse a quedar en evidencia ante las cámaras televisivas, por culpa –quiero creer- de un exceso de celo mal entendido.

Para Iglesias, que se las prometía felices tras conseguir que Televisión Española decidiese por fin incluir a Podemos en su parrilla, tuvo que ser una penosa experiencia sin duda.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La solidaridad internacional cobijó a la activista Elda Ruiz y el gobernador Barbosa también

“El activismo nunca deja solo a uno de los suyos”

​Marruecos triunfa y expande su avance con energía solar

Apenas dos países europeos superan al Reino de Marruecos en sus esfuerzos por el medio ambiente

​La señora I. Celáa, su particular Constitución y su dogmatismo totalitario

“Las Arpías atroces/ graznan desde sus ramas, tal como hacen/ los buitres y sienten los que yacen inmóviles.” Dante Alighieri

Desalientos y desengaños

“Las vicisitudes, aunque amedrentan, nos sirven para abolir un período e iniciar otro”

Favor del PNV al PSOE, o granujada

​Grietas en el Gobierno de Coalición
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris