Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Experiencia   Vida   Reflexión  

Cumbre

Para Elena
Raúl Galache
@RaulGalache
jueves, 26 de marzo de 2020, 13:33 h (CET)

A veces uno no sabe muy bien qué hacer con la vida, porque a veces la vida crece y se desborda, se hace gelatinosa y resbaladiza como una medusa. Y duele. Eso piensa Elena —o tal vez solo lo siente, como una sucesión de acordes que acolchan una melodía— cuando ya han pasado los días negros y asciende entre los pinos. Conoce el camino desde niña. Atrás han quedado los últimos chalés. Más arriba, los árboles dejarán paso a la roca. El cielo está nublado. El aire es frío y entra en el cuerpo contundente y redondo. Unas horas antes estaba lloviendo. Elena lo recuerda mientras sigue ascendiendo. Su pulso se acelera con la pendiente, nota el calor del cuerpo, mira las nubes y respira, como un sacrificio a los dioses. Le gustaría ahora ser una cierva blanca y correr con sus patas finas y ligeras sorteando los arbustos, esquivando las piedras, viendo los árboles pasar a su lado como manchas de viento. Aumenta el paso. A sus pies solo hay tierra, granito y algunas hierbecillas que se hacen hueco en las grietas de los peñascos. Sabe que la cumbre está cerca. Camina aún más rápido, pero un momento antes de alcanzar la cumbre, se detiene. Tan solo unos metros la separan de la cima del monte. Respira profundamente el aire verde. Huele a tierra mojada. Tal vez sea el mejor olor del mundo, piensa. Arriba, las nubes grises; abajo, piedra. Bajo sus pies algo late, infinito, rítmico, ajeno al dolor y a la alegría.

Ya en la cumbre, a los labios de Elena asoma una sonrisa. Es la vida, piensa, nada más; la vida, que sigue. 

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​La libertad

El maléfico virus y el gobierno nos han arrebatado el don más preciado del hombre que es nuestra libertad.

Sánchez y su gobierno deben responder

Que la Justicia se encargue de juzgarlos y administrar las sentencias que merezcan

​Misericordia, Señor, hemos pecado (2)

Fornicar es disfrutar con la pornografía que llega hasta el móvil o con el juguete erótico que más se vende por internet o extasiarse con toda clase de perversiones

Hilo de sangre

​Jesús en la última Cena enseña a sus discípulos la manera cómo deben recordar su muerte

​Covid-19: el llamado a los poetas

“Son días aciagos, es tiempo de poesía”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris