Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Filosofía   Soledad   Historia  

Domingo: remedio para la soledad

Mil personas andando por un camino, mil soledades andando juntas (proverbio hindú)
Octavi Pereña
miércoles, 19 de febrero de 2020, 11:57 h (CET)

Un reportaje titulado Cuando el lunes es el mejor día de la semana, expresa de manera muy clara y documentado con experiencias de afectados por la soledad y declaraciones de expertos en salud mental, la trágica situación en que se encuentran muchas persona los fines de semana cuando el viernes por la tarde abandonan el trabajo y no tienen que reemprenderlo hasta el lunes.


Javier Ricau, autor del reportaje cita el testimonio de Peter, hombre de 62 años “que tiene una vida laboral atareada”. Para este hombre el sábado y el domingo son los peores días de la semana. Como dice, queda atrapado “en un desierto emocional” del que no se escapa hasta el lunes. Al contrario de lo que ocurre a muchas personas que el lunes sufren el síndrome de fin de semana, para Peter el lunes es el mejor día de la semana porque le toca volver a trabajar.


Una encuesta del periódico británico The Guardian que hizo entre sus lectores “sorprende porque la mayoría de las personas que respondieron confesaron que se sentían muy solas los sábados y los domingos.


Liz, una mujer de 41 años que tiene un buen empleo explica su experiencia de los fines de semana: “Entre semana soy una persona feliz y satisfecha con lo que hago, el fin de semana me siento como una paria solitaria”. Echa de menos a sus compañeros de trabajo con quienes interactúa durante la semana y que tienen planes para el fin de semana “en donde no hay lugar para una soltera”.


El siquiatra Sergio Oliveros dice que el trabajo de The Guardian tiene mucho sentido si se tiene en cuenta que se ha realizado en un país como Gran Bretaña: “Theresa Maycreó en el 2018 una Secretaria de Estado para la soledad porque consideró que era un problema de salud pública que podía afectar a más de la quinta parte de la población británica y genera más morbididad cardiovascular que el tabaco, el alcohol o el sedentarismo, como han demostrado diversos estudios. Como un síndrome de abstinencia a una substancia, en este caso el trabajo que ha mantenido intoxicado al sujeto durante la semana laboral”. Las personas que afirman ser muy felices de lunes a viernes y que pasan solas los sábados y domingos, “suelen divinizar el trabajo y han convertido su entorno laboral en la única fuente de gratificación”.


La divinización del trabajo como dice el siquiatra Sergio Oliveros o convertirse en adictos al trabajo como dicen los expertos en salud mental, por parte de quienes viven solos los fines de semana, también de quienes tienen familia ya que afecta negativamente las relaciones familiares.


El ser humano no puede ser feliz sin Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo. Los israelitas habiendo sido testigos del poder de Dios manifestado en las plagas de Egipto y en la travesía en seco por el Mar Rojo, ponen de manifiesto que la fe en el Todopoderoso era muy superficial. En el momento en que dicen que no sabían que se había hecho de Moisés, que estaba conversando con Dios en la cima del monte, convierten en un becerro de oro a quien les había liberado de la esclavitud de Egipto y conducido a la libertad. A pesar de su infidelidad, el Libertador les da instrucciones que les guíen en el futuro a tomar decisiones correctas. Los Diez Mandamientos resumen dichas instrucciones.

La primera orden que se lee en la tabla dice: “No tendrás dioses ajenos delante de mí” (Éxodo 20: 3). Cualquier cosa que se interponga entre Dios y el hombre es un dios que le está prohibido. La adoración a dioses que no son Dios perjudica la salud espiritual y a la salud síquica del hombre. Con el fin de abortar la tendencia idólatra Dios escribe este mandamiento que tiene que ver con el trabajo: “Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra, mas el día séptimo es reposo para el Señor tu Dios, no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo el Señor los cielos y la tierra, el mar y todas las cosas que en él hay, y reposó en el séptimo día, por tanto el Señor bendijo el día de reposo y la santificó” (vv.8-11).


Un día de descanso semanal para dedicarlo exclusivamente al Creador y Salvador es el antídoto que cura la adicción al trabajo, aporta bienestar familiar y la salud del alma a quienes viven solos los fines de semana.


El problema de la soledad que Theresa May vio tan grave hasta el punto de crear una Secretaria de Estado para combatirla, su curación no costaría ni un euro a la Sanidad Pública si los afectados decidiesen dedicar el domingo al Señor. Esto significaría que durante los días laborables se miraría el trabajo con otros ojos.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Versos de ley

Un escrito de Aurora Peregrina Varela

Los perros del hortelano

Le ha faltado a la sectaria y atrabiliaria izquierda madrileña decir que es una mala noticia para la sanidad esta inauguración del Hospital Público “Isabel Zendal”

Como un koala a su eucalipto

Trump es de los pocos máximos mandatarios estadounidenses en la historia que ve truncado su sueño de repetir cuatro años más como inquilino de la Casa Blanca

¿Ruido de sables en España?

EH Bildu estaría integrada por militantes de las extintas Aralar y EA así como de Sortu y estaría marcada por el estigma de su reticencia a condenar el terrorismo de ETA

Asumamos otros modelos de comportamiento

“Nuestro mayor tesoro son los corazones unidos”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris