Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La dignidad de las piedras

José Luis Palomera
Redacción
martes, 7 de noviembre de 2006, 23:12 h (CET)
Lo escuché de un prestigioso paleontólogo español “Las montañas también tienen dignidad” y jamás podré estar más de acuerdo. Únicamente le faltó decir que todo, absolutamente todo lo que forma la tierra, tiene tanta o más dignidad que los seres que vivos nos denominamos humanos.

Esto es así en el pensamiento que predico, ya que la tierra en su conjunto es parte de la dignidad de todo el Cosmos.

También comentó el ilustre caballero, en una de las más solemnes entrevistas que uno ha podido ver, la diferencia de la que disfrutan los seres humanos ante otros seres terrenos, como es la consciencia de saber que existimos, de dónde venimos y por qué venimos.

En esta afirmación no puedo estar de acuerdo, con el admirado e ilustre caballero. Es más, si él pudiera leer la reflexión de la misma se daría cuenta de que no es así.

Los seres humanos ,creen erróneamente no se puede dar como más cierto que simple utopía, que únicamente ellos tienen capacidad de consciencia, la cual les hace pensar, saber que viven y mueren, que proceden de las estrellas y que provienen de los Homínidos.

Los demás seres también tienen sentimientos propios que nadie, excepto el propio ser, puede conocer.

El ser humano se basa en que siente y ve a los demás en consciencia propia, pero hay que advertir que los demás seres vivos tienen su propio concepto a la hora de advertirnos o vernos que nadie puede descifrar, por muchas cadenas genéticas que logremos recomponer.

Para darle más argumentos a mi afirmación, que no tesis, pongamos un animal frente a otro, elegimos, por ejemplo, el hombre y el león.

Si el hombre tiene consciencia y el león no, veamos en qué se diferencian uno de otro:

1ª El hombre cuida a sus hijos, y asesina a los de otros.

El león cuida a sus hijos y a los hijos de los demás y asesina si alguien osa hacerles daño, luego su consciencia sobre la supervivencia de su raza es mayor que la del hombre.

2º El hombre asesina para conquistar otros dominios.

El león asesina si alguien osa entrar en sus dominios.

3º El hombre asesina por placer, por diferirse, por religiones, por maldad, por robar, por comer y por amar. El león asesina si tiene hambre.

4º El hombre tiene al exterminador atómico de sus vidas metido en su propia cama. El león huye, si tiene oportunidad, de lo que puede poner en peligro su vida.

Podría seguir, pero no merece la pena, el asunto es clarísimo: el hombre es el animal más cruel de toda la tierra, si esto supone tener consciencia de lo que somos, ésta sería sin duda ínfima en comparación a otros seres vivos a los que tachamos de no tener raciocinio y resulta comprobado que razonan más que nosotros.

Les tachamos de no tener consciencia y protegen su raza y las especies que les procuran alimentos, mientras el humano asola la Tierra. Esto es cierto, todo ser humano lo sabe, luego no es preciso decir que lo que llamamos consciencia del ser humano no es más que indecencia evolutiva.

Todo el ser vivo, absolutamente todo, tiene consciencia de que vive precisamente por ser la vida consciencia del sueño que es la muerte.

El ser humano es el más osado de todo los seres vivos, de ahí su superioridad del saber sobre los demás, ese saber ha redundado en sabiduría, y la sabiduría en virtud de vida y destrucción de la vida.

Ser más sabio que los demás seres vivos en cuanto a la sabiduría de lo comprobado nada tiene que ver con ser inteligente, la sabiduría se aprende a través del intento, de la temeridad, del sueño, de las quimeras posibles, mientras la inteligencia es la aplicación del saber en beneficio de toda la Tierra.

De lograr esto último la raza humana se encaminaría en busca de su génesis cósmica, de tal forma que un grano de arena del todo universo, Tierra, lograría descifrar desde el millonésimo núcleo la grandeza hoy inexplicable del Cosmos.

Resumiendo, el ser humano es el ser más sabio de la Tierra y con muchas posibilidades del sistema solar, dicha sabiduría bien aplicada debería haber traído dignidad a toda la piedra, cual tierra, pero desgraciadamente es todo lo contrarío. ¿El por qué? Para mí no tiene más ciencia que el inherente sentido de superioridad que tenemos sobre los demás seres vivos, cuando los demás seres vivos son arte y parte de lo que somos.

El ser humano no conoce otro ser donde reflejarse, por eso se refleja en sí mismo para excitarse de narcisismo.

Únicamente respetando al núcleo terreno en todas sus formas de vida podremos avanzar en la nuestra, de no hacerse, tal y como sucede ahora, la dignidad de las piedras se elevará sobre el cielo. Antes de acabar esta década todo ser vivo ya fusionado se extinga de la Tierra. Luego un millón de años después aparecerán nuevas vidas, sin embargo la humana en todos los conceptuales organismos que azarosamente se juntaron para darnos paso al existir terreno, jamás volverá a ser la misma, el azar nunca jamás se repite idénticamente. Resurgirán otros seres vivos, entre ellos posiblemente también humanos, sin ser idénticamente genéticos del humano actual. No tengo duda de que el destino será así, por eso le pido al Cosmos al que me debo, que al menos nuestra extinción les sirva a los nuevos humanos para no cometer jamás, los escandalosos incultos e ignorantes fallos que nos llevaron a la extinción...

Lloren, si lo desean en consciencia vamos a morir.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris