Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   España   Sociedad   -   Sección:   Opinión

Felipe y el Pecado Original

El problema de la monarquía española es que nació con el pecado original
ZEN
lunes, 9 de junio de 2014, 07:23 h (CET)
Sin duda alguna estamos en los tiempos solo los golpes de efecto llaman nuestra atención. En poco más de una semana los partidos mayoritarios pierden las elecciones (porque las han perdido aunque digan lo contrario); nace un fenómeno que se llama Podemos que les quita el protagonismo a las izquierdas; dimite Rubalcaba; y un rey que parecía que estaba más pegado al trono que una lapa al “Bribon IV” de repente dice que abdica y nos deja a todos fuera de juego.

Vamos algo así como si hubieran subido a toda España en el Shambhalá de PortAventura y nos hubieran dado un viaje. Y, entre subidas y bajadas vertiginosas, hay gente que se tira a la calle exigiendo bien la República directamente, bien que se someta a referéndum el modelo de Estado.

El problema de la monarquía española es que nació con el pecado original de ser impuesta por un dictador. Y pese a que, por suerte para todos los españoles (incluido el propio rey), el nuevo monarca optó por la modernidad y por la europeización de nuestras instituciones, este pecado no se perdona fácilmente.

La opción por la democracia europea y la monarquía parlamentaria le dio una grandísima popularidad y llegó a hablarse de Juan Carlos I “El campechano”, y de los “monarquicanos” o “Juancarlistas”. Y entre el pacto de silencio de la Casa Real con los medios de comunicación, la autocensura impuesta hasta hace pocos años, todo fue más o menos como la seda.

Pero el pecado original está ahí, y Felipe de Borbón, siendo el aspirante a la corona que más preparado ha estado a lo largo de toda la historia de España, todavía resulta un melón sin abrir, o un huevo Kinder si lo prefieren aquellos que su sensibilidad se vea afectada. No sabemos qué es lo que hay dentro de esa envoltura de chocolate que nos enseñan todos los medios de comunicación del país. Y España ya no está para muchos actos de fe, y menos con la familia real en su conjunto.

El pecado original es perdonado mediante el sacramento del bautismo. Y Felipe de Borbón daría un gran golpe de efecto si pusiera su corona a ratificación por los españoles. Una prueba de bautismo. Una prueba de fuego que le permitiría estar legitimado a él y posiblemente a toda su línea sucesoria a la corona por muchos años más.

Si al final la gente solo quiere votar, y si Felipe es el candidato más preparado para la corona, también la sociedad española es la más preparada de toda la historia. Y seguro que hará aquello que más le conviene a todos. Un poco de valentía y solventado el problema.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris