Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
ZEN
ZEN
La verdad es que ni tan buenos éramos entonces ni tan malos somos ahora, pienso yo

Hermanos: ya hace 40 años de muchas cosas. De la creación del Ballet Nacional, del Puente de la Inmaculada Constitución (ponle tu un guion en medio si quieres, o no), de la película Grease de Olivia Newton John y Travolta o de Los Secretos, aquel mítico grupo de los ochenta. Y mirando la tele el mensaje está muy claro: “Qué buenos eran los españolitos y españolitas de hace cuarenta años y que malos somos ahora que somos incapaces de aclararnos”


La verdad es que ni tan buenos éramos entonces ni tan malos somos ahora, pienso yo. Los de entonces (que perfectamente podríamos ser nosotros mismos con 40 años menos) veíamos de cerca los otros “40 años de paz” que se habían pasado y teníamos unas ganas enormes de no volver a repetirlos. Ahora, esa presión no la tenemos. Por lo menos no la teníamos hasta las pasadas elecciones andaluzas.


En 40 años de hegemonismo del PSOE y del PP se nos olvidó aquello de llegar a acuerdos. Demostración de ello es que con la irrupción de Ciudadanos y Podemos, nos ha costado casi un lustro electoral poder llegar a entender que las líneas rojas que tienen los partidos en sus estómagos están para cruzarlas. Que son los partidos políticos los que nos tienen que hacer entender a sus votantes que las cosas ya no pueden ser blancas o negras. Que para que esto funcione van a tener que ser gris marengo o similares. Que las mayorías absolutas igual no vuelven hasta dentro de cuarenta años más. Y no podemos estar repitiendo elecciones porque los partidos no se muevan de sus programas por miedo a perder electorado.


Cuidado con volver a los “40 años de paz” otra vez.

Artículos del autor

​Hermanos: El Senado ha aprobado la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales y Garantía de los Derechos Digitales.
​Hermanos: Hoy es el Día de Acción de Gracias. “Thanksgiving’s day” en inglés. Os lo digo para que os vayáis haciendo a la idea porque en cuatro o cinco años estaremos celebrándolo igual que se celebra el “Haloween”.
​Queridos hermanos: mi abuela me contaba que en el pueblo había una vecina que todas las mañanas cuando se levantaba ponía un duro en un tarro para pleitos. Esta señora reconocía su carácter conflictivo y manifestaba así sus ganas de pelea judicial.
​Hermanos: como sabréis el nombre muchas veces imprime carácter. Esto lo reflejó muy bien Oscar Wilde en una comedia que tituló “La importancia de llamarse Ernesto” que, jugando con el nombre de Ernesto y que “earnest” quiere decir “serio” en inglés, hacía una crítica a la seriedad de la sociedad victoriana.
​Hermanos: Ya se nota la precampaña electoral. Los partidos políticos ya empiezan a establecer sus estrategias de cara a los próximos meses.
​Hermanos: dicen que uno solo desaparece de este mundo cuando el ultimo que lo recordaba desaparece también y, en consecuencia, ya nadie se puede acordar de él.
En cuatro meses, con el de agosto por en medio, ha pasado de todo. Cambios de presidentes de país, de comunidades autónomas, de partido.
​Hermanos: Esto va demasiado deprisa para mi gusto. En apenas quince días hemos tenido tres gobiernos diferentes, dos presidentes del gobierno, dos entrenadores de selección española de futbol (claro) y a saber dónde estaremos cuando estén ustedes leyendo esta columna.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris