Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
ZEN
ZEN
​Ocurre muchas veces que una misma gracia, más o menos acertada y casi siempre subida de tono, te llega por varios grupos de chat

Hermanos: seguramente sois usuarios de WhatsApp y estaréis en varios grupos de chat. El de los amigos de cuadrilla, el de la familia, el de antiguos alumnos de tu colegio…

Ocurre muchas veces que un mismo chiste o gracia, más o menos acertada y casi siempre subida de tono, te llega por varios grupos de chat. Porque en cada grupo hay un gracioso (suele ser gracioso y no graciosa) que lo hincha a base reenvíos.

El otro día un amigo, de esos que reenvían todo lo que cae en su móvil, nos reenvió un chiste que no estaba mal. No se pasaba. Pero no estaba mal. Con las dosis de micromachismo y humor del heteropatriarcado que ahora circulan por las redes como algo clandestino y que yo no me atrevería a contar en una cena de amigos y amigas por las consecuencias de que la cosa acabara como el Rosario de la Aurora.

Pues bien, ese mismo día por la noche estaba yo cogiendo un taxi en Málaga. Y el taxista llevaba su móvil junto al taxímetro. Yo, que suelo ir mirando como sube el coste de la carrera, me di cuenta que al móvil del Sr. taxista le había entrado un mensaje, con el “piticlin” característico. Y Rafa, que le llaman al hombre, no pudo evitar mirarlo. “Es que es de un amigo mío que es fiscal”- dijo- como para darle importancia a la necesidad de mirar el mensaje.

¡Oh, sorpresa! El mismo chiste que había recibido yo horas antes, lo estaba mirando el taxista. Y no creo que mi amigo de Castellón y el amigo fiscal del taxista tengan nada que ver.

Si así corren los chistes, imaginaos como correrán los rumores y los mensajes malintencionados estas próximas elecciones. 

Artículos del autor

Hermanos: Quien sufre el Síndrome de Fregoli cree que distintas personas son, en realidad, la misma persona. Es decir, tiene la sensación de que una o varias personas tienen la capacidad de cambiar de apariencia para salir a su encuentro bajo distintos disfraces. Y yo debo estar sufriendo algo parecido.

Hermanas: seguramente mi hija, que dentro de unos dos o tres años se incorporará al mercado laboral, nunca leerá esta columna de hoy. Pero se la estoy dedicando a ella, a Blanca.

Hermanas: seguramente mi hija, que dentro de unos dos o tres años se incorporará al mercado laboral, nunca leerá esta columna de hoy. Pero se la estoy dedicando a ella, a Blanca.


Hermanos: ya estamos metidos en el lio otra vez. Convocadas elecciones generales, junto con las locales, autonómicas y europeas, solo nos faltan las elecciones a Jefe de Comunidad de Vecinos.
Hermanos independentistas y de extrema derecha y de la otra: sabéis que os necesitáis. Os retroalimentáis los unos a los otros. La única manera de seguir creciendo es que exista vuestra némesis.
​Hermanos: allá por principios de los años 80, en plena Movida Madrileña, Almodovar y Mcnamara cantaban una canción que se llamaba Gran Ganga y en la que anunciaban que ellos eran “de Teherán”.
​Hermanos: que nuestra política nacional está en fase de atomización no es nuevo, Hace cuatro años, en las elecciones municipales y autonómicas de 2015 ya se vio con el nacimiento de los gobiernos “multipartito”. Los tripartitos y los bipartitos fundamentalmente.
​Hermanos y hermanas: Se lo estamos poniendo muy fácil. Ya sabéis que en este país somos muy de llevar la contraria incluso en contra de nuestros propios intereses.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris