Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
ZEN
ZEN
​El teletrabajo ha venido para quedarse, a la fuerza, pero para quedarse

Hermanos: Allá por los años 90 un servidor se hartó en ciertos foros de decir que debíamos prepararnos para la revolución tecnológica que se nos venía encima y que, posiblemente, una de las mejores herramientas de las que podríamos disponer era el teletrabajo. Es decir, poder trabajar desde casa, organizándote tú los tiempos, pero cumpliendo con los objetivos que la empresa pudiera marcarte.

Evidentemente eso tiene dos peligros: uno primero es que el trabajador no sepa o no quiera trabajar de esta manera o que el desconfiado patrón considere que así es imposible controlar al trabajador. Otra posibilidad es que el trabajador, con objetivos marcados, se pase todo el día delante del ordenador y no tenga tiempo para nada más. Que también es un peligro.

En estos días de confinamiento, mi trabajo ha sido de teletrabajo. Con Ayuntamientos, con otros compañeros…Y he observado muchas ventajas al sistema.

En primer lugar, el tiempo. Que como sabéis es oro. La disminución del tiempo perdido en desplazamientos a las reuniones se minimiza de forma exponencial. En una reunión de 15 personas nos ahorramos entre unas cosas y otras 15 horas de trabajo de sueldos de directivos que se tiran a la papelera solo yendo y viniendo al lugar de la reunión.

Pero la importancia es mucho mayor. Porque a las reuniones vamos en un medio de transporte que, por lo general emite emisiones contaminantes durante todas esas horas que antes hemos contabilizado y reduce el tráfico facilitando la movilidad. Es decir, un beneficio medioambiental evidente.

El teletrabajo ha venido para quedarse, a la fuerza, pero para quedarse.

Artículos del autor

Hermanos y hermanas banqueros: En la, aun no pasada del todo, crisis financiera e inmobiliaria para evitar que el país se fuera a hacer puñetas la clase media y trabajadora debió asumir las barrabasadas que hizo nuestro sistema financiero y, además nos vimos obligados a soportar que la culpa había sido nuestra, por vivir por encima de nuestras posibilidades.

Hermanos y hermanas: espero que estéis todos bien, en vuestra casa y con los vuestros. Esperando que pase esta locura de pandemia por el maldito bicho. Cuando pase tenemos que quedar todos para hincharnos a hacer comidas y cenas de amigos, o como mínimo tomar algo, que falta nos hará.

Hermanos y hermanas: sobre todo mucha calma. No nos agobiemos. Tenemos uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo, sino el mejor. Con unos profesionales que nos los quitan de las manos en otros países por su valía. Nuestros políticos, de momento están teniendo altura de miras. Tal vez porque a todos les está tocando en mayor o menor medida algún caso en su entorno o en sus propias carnes.


Hermanos: allá por el 450 d.C. de nuestra era los godos, suevos, vándalos y otras gentes de fuera de la Unión Europea de entonces, es decir el Imperio Romano, huían de los Hunos que les presionaban y arrasaban desde las estepas de Asia. Digamos que, como los actuales sirios y africanos, estaban siendo empujados desde sus respectivas guerras locales.


Nos conectamos a internet y les hacemos saber a todos nuestros amigos que somos unos defensores de la naturaleza, el paisaje y el territorio salvaje en general.Y se nos olvida que allí, en la provincia vaciada se quedan un puñado de vecinos, la mayoría de sesenta años para arriba, que les cuesta saber que es internet.

Hermanos: en nuestra Constitución existe un derecho y libertad fundamental que se llama el Derecho de Reunión, y que es uno de los pilares básicos en el que se asienta el Estado social y democrático de Derecho. Es tan importante que incluso se ha desarrollado una ley orgánica para que podamos ejercer el derecho con garantías.

Hermanos: a nuestras derechas del alma cada cierto tiempo se les genera una incongruencia racional en esto de la educación a nuestros hijos. Por un lado, se oponían frontalmente a la asignatura aquella de la época del presidente Zapatero de “Educación para la ciudadanía” que pretendía enseñar (según ellos “adoctrinar”) a nuestros hijos en valores democráticos y de respeto mutuo entre ciudadanos.

Hermanos: Estamos todos bastante pasados de vueltas. Porque la propaganda y los medios afines están predisponiéndonos a pensar que el mundo se acaba. España se rompe. El cambio climático es irreversible. El gobierno nos va a arruinar con la cantidad de vicepresidentes que hay. Que las políticas que se van a aplicar nos van a llevar a todos a la ruina…..calmaaaaa!

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris