Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Batallas reflexivas   -   Sección:   Opinión

Los efectos perversos de la Renta Básica

La Renta Mínima tiene una doble función: ayudar a las personas más necesitadas y promover su inserción laboral
Antoni Leiva
viernes, 28 de marzo de 2014, 08:03 h (CET)
La Renta Mínima de Inserción está diseñada para responder a dos funciones fundamentales: paliar el sufrimiento económico de determinadas familias, y generar estrategias para conseguir la inserción laboral. De este modo, es una medida que incentiva la búsqueda de trabajo, y por lo tanto, promueve el aumento de la ocupación en el mercado laboral.

Es cierto que actualmente en Cataluña, la Renta Mínima de Inserción no se está aplicando adecuadamente, ya que desde la solicitud de la ayuda hasta que se recibe la cuantía económica correspondiente, trascurre un periodo de más de un año, en el mejor de los casos. No obstante, el problema no es que sea una medida negativa, sino que simplemente se está aplicando mal.

Por otra parte, la Renta Básica debería ser rechazada por los siguientes motivos: porque es insostenible, porque se tendría que basar en la lógica de la suma cero o implantar una reforma fiscal, porque generaría personas dependientes del Estado, porque estimularía el parasitismo, y porque su lógica de funcionamiento es el principio de su propio fin.

Una de las características actuales que se producen en el contexto de la Unión Europea es la aplicación de políticas de austeridad. La finalidad teórica es clara: hay que pagar progresivamente la deuda, y a la vez, se deben gestionar adecuadamente los recursos económicos públicos. Si a esto, se le suma que España tiene aproximadamente una población de 47 millones de habitantes, y por lo tanto, cada ciudadano recibiría una cuantía económica que proviene de la administración pública, solamente se pueden transmitir dos palabras: inviabilidad e insostenibilidad.

En todo caso, para instaurar la Renta Básica se tendrían que hacer diversas modificaciones. Una de ellas sería proponer la aplicación de la lógica de la suma cero. Es decir, para que la Renta Básica tenga protagonismo desde un punto de vista presupuestario, se tendría que renunciar a una o varias políticas públicas. Y es que, hay que tener en cuenta el enorme gasto que supondría la implementación de tal política.

Otra opción muy típica, se conoce popularmente como: que paguen los ricos. Daniel Raventós, un autor de gran prestigio por su clara defensa sobre la Renta Básica, remite que para financiar esta medida es necesario que las personas con un poder adquisitivo elevado tengan que hacer un gran esfuerzo económico. La contracrítica es que muchas personas que disponen de un capital alto fruto de su sudor y esfuerzo, tendrán que financiar una ayuda que va a la dirección contraria a lo que permite su financiación.

Por otro lado, el mensaje que se está lanzando con la Renta Básica es: ¡no hace falta que trabajéis, el Estado os protegerá! Es cierto que hay personas que tienen unas aspiraciones más altas en la vida, y que por lo tanto, tendrán que acceder al mercado de trabajo para obtener unos mayores ingresos. No obstante, hay muchos individuos que se acomodarán y se convertirán en personas dependientes de la administración pública, desde un punto de vista económico.

De todos modos, el gran problema es que se incentivará un cambio en la socialización de las personas, basado en la siguiente idea: el esfuerzo no es importante. Por lo tanto, la Renta Básica fomenta la pérdida de la superación y del progreso personal para dar lugar al parasitismo.

Finalmente, la Renta Básica es el principio de su propio fin. Así, es una medida que incentiva el no trabajo, y en consecuencia, todas esas personas que no trabajen tendrán menos capacidad económica para consumir. De este modo, se recaptarán menos impuestos para financiar el estado del bienestar. Y por lo tanto, las partidas presupuestarias destinadas a la Renta Básica serán insuficientes.

Comentarios
JuanJo Sánchez 29/mar/14    18:47 h.
Adrian Blazquez 29/mar/14    17:56 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris