Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   España   Terrorismo   -   Sección:   Opinión

Guernica etarra

Repugna la utilización de la obra maestra de Picasso por parte de los terroristas
Carlos Salas González
miércoles, 5 de marzo de 2014, 07:57 h (CET)
El 26 de abril de 1937 la legión Cóndor alemana bombardeó Guernica. Fue una masacre. Murieron mujeres, niños, ancianos... Población civil, en definitiva. No tardó Picasso en documentar la tragedia en una obra descomunal. Y lo es tanto en su tamaño como en su relevancia artística, pues se trata de un cuadro inmenso que no tardó en convertirse en todo un icono del pacifismo y del arte contemporáneo. El periplo del lienzo por diversas ciudades europeas y norteamericanas duró varios años. Luego recaló en el MOMA de Nueva York, donde permaneció -excepción hecha de otros viajes a Europa en los cincuenta- hasta que por fin pudo retornar a una España democrática. Corría el año 1981. Ya quisieron entonces los nacionalistas vascos llevárselo a su terruño, argumentando que era un homenaje a las víctimas vascas del fascismo.

Una vez más demostraron que son incapaces de ver más allá de su chapela. Porque el "Guernica" de Picasso es un homenaje a todas las víctimas inocentes, de cualquier nación, de cualquier guerra, de cualquier época. Además, los nacionalistas vascos en el 37, con el lendakari Aguirre a la cabeza, intentaron que fuese una obra del pintor bilbaíno Aurelio Arteta la que mostrase al mundo las consecuencias del atroz bombardeo en la Exposición Internacional de París de aquel aciago año, rechazando la del artista malagueño por considerarla extraña y lejana al "espíritu vasco". Pues todavía hoy siguen con esa reivindicación de llevarse el cuadro a su región, dando lecciones, una vez más, ya no sólo de su ancestral cabezonería, sino también de un extraordinario cinismo.

Pero lo que ha sucedido estos días es todavía más indignante. Resulta que los pistoleros de ETA han dado un paso más en esa infame campaña de lavado de imagen en la que están inmersos. Tocaba ahora escenificar la entrega de parte de su arsenal ante unos supuestos "verificadores", unos tipos que no representan a institución internacional alguna y que han sido contratados por los etarras y sus colaboradores para seguir intentando engañar a la gente. Por cierto, una entrega que no fue tal, porque los etarras volvieron a guardar las armas y a llevárselas a su caverna. Pues bien, si repugnante es el fondo no lo es menos la forma. Y es que, para escenificar la farsa, los terroristas grabaron un vídeo donde se puede ver a un par de encapuchados mostrando a los "verificadores" ese exiguo arsenal de "se mira pero no se toca" al que acabo de aludir. Todo ello -he aquí el detalle estético y simbólico- con un póster del "Guernica" como fondo. Desde luego, produce indignación y asco ver a esta banda de asesinos apropiándose de una obra que representa, precisamente, a sus víctimas. A las suyas y a las de cualquier otro totalitarismo genocida y cobarde.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris