Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Internacional   África  

Moulay Ismael Alaoui denuncia a ONG del Sahara

El líder izquierdista marroquí y reconocido luchador por la democracia y la libertad denuncia intereses creados en el conflicto del Sahara
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
martes, 25 de febrero de 2014, 07:39 h (CET)
Dijo Jean Jacques Rousseau que el vicio rara vez se insinuó oponiéndose a la honradez, casi siempre adopto el disfraz de ella, y muchos de los farsantes que dicen luchar por causas nobles desde ciertas ONG lo confirman.

Este fin de semana tuve el grato honor de entrevistar al líder del PPS marroquí y connotado luchador por la libertad y la democracia de Marruecos, Moulay Ismael Alaoui, en la famosa ciudad de Casablanca.

Fui convocado hasta esta fascinante metrópoli invitado por el ministerio de Cultura de Marruecos, que me envió una gentil convocatoria para la feria del libro. Aproveche mi estadía en esta ciudad para entrevistarme con Moulay Ismael, ex ministro de agricultura y Educación de este país, con vasta trayectoria de lucha en el otrora partido comunista marroquí, hoy PPS.

En uno de los tópicos que mayor coincidencia encontré con su visión fue cuando abordamos el papel de las ONG en la distorsión de los procesos históricos del Sahara, dado que algunos de estos grupos financiados por Argelia hoy se encargan de mentir sobre el conflicto sahariano a la opinión pública mundial.

Es común que las ONG usurpen a instituciones legítimas, sobre todo en países de África y América Latina, hablando en nombre de conflictos que si no existen, son inventados para que estos vividores puedan recaudar invocando nobles causas un dinero que usan para darse la gran vida.

Lo mismo ocurre hoy con el dinero que recaudan muchas ONG con el pretexto de ayudar a la causa del Sahara. Gran parte del dinero proviene del petróleo argelino, que financia a los líderes saharaouis una vida principesca, sobre todo a su jefe principal Abdelaziz, que curiosamente, tiene a toda su familia viviendo en Marruecos.

Si de algo me ha servido esta visita al Sahara marroquí, fue para confirmar que en todas partes se cuecen habas.

En Paraguay conocemos a estos usurpadores que se autodenominan “sociedad civil”, y constituyen un grupo de eternos vividores de la embajada norteamericana de Asunción. Desde sus ONG, acostumbran elegirse como autoridades a sí mismos y, con tan débil respaldo popular, reclaman la totalidad de la representación social y por ende, funciones, derechos y privilegios que corresponden a entidades legítimas.

Cada vez es más conocido el papel reaccionario de las ONG en estos dilemas. El prestigioso intelectual James Petras ha denunciado al respecto el carácter reaccionario de las ONG, advirtiendo que hace tiempo se convirtieron en "el rostro comunitario" del neoliberalismo y se relacionaron íntimamente con los de arriba y complementaron su labor destructiva. Cuando los neoliberales transferían lucrativas propiedades estatales, privatizándolas para los ricos, las ONG no fueron parte de una resistencia sindical. Por el contrario, se mostraron activos en la creación de proyectos privados, promoviendo el discurso de la iniciativa privada ("autoayuda") al dedicarse a fomentar la microempresa en las comunidades pobres.

Muchos de los líderes y militantes de las ONG son ex marxistas o "post marxistas", quienes toman prestada mucha de la retórica referida a "dar poder al pueblo", "el poder popular", "la igualdad de género" y "el liderazgo de las bases como el único que logra legitimidad", mientras que alejan la lucha social de las condiciones que marcan la vida de las personas. Las ONG se convierten en un vehículo organizado que permite la movilidad social ascendente para desempleados o profesionistas ex izquierdistas mal pagados. Tambien es un engaño su oposición al imperialismo, dado que al mismo tiempo que la izquierda aparenta unirlos a ciertos gobiernos progresistas, USAID los ata a los intereses del imperio.

Indagando sobre la dinámica del negocio, puede advertirse que las ONG tienen tentáculos en el mundillo político y en los medios de comunicación que prácticamente les permiten imponer sus versiones sin debate alguno a la sociedad.

Las causas para luchar nunca faltan, ni siquiera en el desierto del Sahara, donde ya han sentado sus reales muchos de estos grupos que al mismo tiempo que reciben el dinero argelino denunciado por Moulay Ismael Alaoui, también extienden su mano mendicante hacia las ventanillas de cobro de la USAID.

Es probable que cuando la aventura del Sahara acabe con la anexión por Argelia del territorio reclamado por los saharauis y sus ONG, estos farsantes busquen nuevas fuentes de financiación que podrían terminar con las mismas fuentes de reserva petrolera argelina.

Después de todo, así como la conquista de América se hizo bajo el lema “Dame el petróleo y toma la biblia” en nombre de la fe, no sería extraño que el petróleo argelino acabe deglutido por el imperio de turno a través del lema adaptado a “Dame el petróleo, y toma el manual de USAID”.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La línea recta para ir a trabajar

Venancio Rodríguez Sanz, Zaragoza

​La Verdad en la Caridad

Valentín Abelenda Carrillo, Girona

Resistencias durante el naufragio

Gerardo Hernández, Getxo

​Todo muy demagógico

Pedro García, Girona

​La demografía en el Este Europeo

Juan García, Cáceres
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris