Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Las plumas y los tinteros   -   Sección:   Opinión

El porno artístico

Daniel Tercero
Daniel Tercero
miércoles, 4 de octubre de 2006, 22:02 h (CET)
Andan en Londres algo revueltos con la proliferación del porno en el arte. Parece ser que Charles Saatchi, coleccionista, marchante y publicitario británico (nacido en Bagdag, de familia judía sefardí) está agitando el arte que se expone en el Reino Unido. Su último descubrimiento es el nuevo arte estadounidense.

A partir del próximo 6 de octubre se podrá contemplar en la Royal Academy of Arts de Londres una exposición titulada USA Today y que ha sido calificada por algunos de los académicos de la insigne institución como una exposición pornográfica. Aluden a que en ella se podrá ver sexo explícito.

Mucho podríamos hablar sobre si el sexo, la pornografía, es arte en sí mismo. Encontramos escenas, fotografías, lienzos o representaciones escultóricas, que aportan tipos y modalidades de vida de nuestros antepasados. Batallas, celebraciones de guerras, cantos a los dioses... ¿Por qué no es arte una figura que representa un pene? ¿No puede ser un elemento fálico considerado como arte a vista de los entendidos? Recientemente, a mediados de septiembre, se ha celebrado el II Congreso Ibérico de Egiptología, en Tenerife, y en él se ha estudiado cómo eran los egipcios en la cama. Todo gracias, lógicamente, a la iconografía erótica que se conserva hoy día. ¿No es arte entonces los grafitos que representan a Hatshepsut copulando?

En Londres se podrá ver una obra en la que se representa a una joven -llamada Mónica- que realiza una felación al autor, Gerald Davis. Por cierto, los egiptólogos reunidos no tienen documentada, de momento, las felaciones en época egipcia. Davis lo explica así: “Mónica era una muchacha por la que sentí una gran atracción en 1986”. Y Saatchi, el revolucionario del arte, describe a Davis de esta manera: “[sabe] capturar la turbulencia de la juventud, exhibiendo su torpeza, su confusión y su sentimentalismo”.

Terence Koh, de 29 años, también está recibiendo críticas por su obra Sin título (Medusa). El artista de origen chino expondrá -si la censura de la Royal no lo evita- una escultura que combina diversos materiales: madera, pintura, espejos, orinal de acero y orín del mismo Koh. Además aparecen iconos cristalinos dispuestos alrededor de un orinal y con los respectivos penes. Saatchi dice de él que es un artista “con cara de ángel y alma de rata de alcantarilla”.

Ivor Abrahams, escultor y académico de la Royal, forma parte del comité de exposiciones y ha declarado a un diario londinense que hay obras ofensivas. Abrahams considera, al menos, diez de las expuestas como “obras que podrían ofender a algunos”.

Tenemos un dilema moral. Hay artistas, marchantes y críticos -llamémosle arte total- que consideran arte todo lo que el ser humano es capaz de producir, independientemente de su calidad y funcionalidad. Puede. Pero hay otro grupo, no menos numeroso, de artistas, comerciantes y especialistas en la materia, que definen al arte con tres premisas, al menos, siendo la primera la misma que los que defienden el arte total. Las otras dos -se las pueden imaginar-: que la obra artística tenga un mínimo de calidad y que entre en los cánones clásicos de la decencia o moral tradicional. ¡Ahí es nada!

De momento, y como algunos miembros de la Royal Academy piden, podemos empezar por diferenciar las salas en las exposiciones colgando un cartel de 'adultos' a la puerta de la sala que contenga una obra en la que el sexo sea explícito. Digo, de momento. ¿Alguien tiene otra solución?

Noticias relacionadas

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris