Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Moncloa   Protocolo   Reflexión  

​¿Felices fiestas? No, feliz Navidad

Según los expertos e historiadores, el testimonio más antiguo que se dispone sobre la celebración de la Navidad es una homilía del obispo san Basilio pronunciada entre el año 370 y el 378
María del Carmen Portugal Bueno
@PortugalBueno
martes, 24 de diciembre de 2019, 09:21 h (CET)

En estos últimos días me ha llamado la atención la «moda» de felicitar las fiestas eliminando toda referencia a la Navidad. Así se ha hecho desde Moncloa, pero gracias a Dios, y a la tradición y al rigor, no desde la Casa de Su Majestad el Rey.

Nos encontramos inmersos en una de las celebraciones religiosas más importantes, tanto que hasta el Catecismo de la Iglesia Católica recoge el carácter anual de la natividad y afirma que «la venida del Hijo de Dios a la tierra es un acontecimiento tan inmenso que Dios quiso prepararlo durante siglos», (522).

En referencia a su duración, el tiempo litúrgico de la Navidad comienza el 24 de diciembre y finaliza con la fiesta del Bautismo del Señor, es decir, el domingo posterior al 6 de enero, día que se celebra la Epifanía del Señor.

Por esta razón, el intento de eliminar cualquier referencia a la Navidad en las manifestaciones escritas y orales de felicitación es un reflejo de la falta de coherencia con el motivo de la celebración. Al igual que es una necedad querer transfigurar esta fiesta religiosa en una social.

Según los expertos e historiadores, el testimonio más antiguo que se dispone sobre la celebración de la Navidad es una homilía del obispo san Basilio pronunciada entre el año 370 y el 378. En consecuencia, estamos hablando de una celebración de, al menos, 17 siglos de tradición.

En resumen, al final de cada año los españoles disfrutamos de unos días de descanso gracias a la solemnidad religiosa de la Navidad, una fiesta de gran tradición y arraigo en nuestro país. Una celebración que disfrutamos todos, al margen de las creencias de cada uno. Sin embargo, lo que no se puede obviar es el carácter religioso de esta festividad y, ni mucho menos, intentar borrar 17 siglos de identidad por imberbe imparcialidad.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Los órganos superiores y su precedencia de los nuevos ministerios

El 18 de febrero, el BOE publica el Real Decreto 372/2020 y el 373/2020

¿Será el coronavirus el cisne negro de la Globalización?

“La crisis es la mejor bendición que le puede suceder a personas y países porque la crisis trae progresos” (Albert Einstein)

Violencia contra la mujer

“Ya sabemos cómo se las gasta la ultraderecha española como para no esperar, cuando menos, matizaciones al respecto”

Atención al fuego amigo, señor Casado. No permita presiones interesadas

“Cambia tu opinión pero mantén tus principios. Cambia tus hojas, pero mantén tus raíces” Victor Hugo

Carta abierta a Willy Toledo

El filósofo Max Scheler afirma que una persona resentida se intoxica a sí misma
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris