Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Vaya Usted con Dios

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
lunes, 25 de septiembre de 2006, 02:20 h (CET)
He recibido esta mañana uno de los saludos más bonitos, expresivos y gratificantes que podía esperar. Al cruzarme en la calle con una abuelita y darle yo los buenos días, con toda naturalidad y espontaneidad, ella me contestó:”¡Vaya usted con Dios!”.

No me ha dejado indiferente su saludo y a mi vez le respondí:”Igualmente le deseo”.He venido a casa pensando las oportunidades que perdemos los cristianos, cada día, de testimoniar sencilla y valientemente nuestra fe, en nuestro propio ámbito familiar, vecinal o de trabajo.

Una preciosa costumbre que muchos recibimos de nuestros mayores y que tal vez hoy tenemos olvidada en esta sociedad secularizada, era la invocación a Dios en los saludos cotidianos. Desde por la mañana a la noche, el recuerdo de Dios impregnaba con toda naturalidad la vida entera.”Buenos días nos dé Dios” al saludar por la mañana, “adiós” al despedirnos o “Hasta mañana si Dios quiere”, eran expresiones de que la fe estaba bien presente en el corazón y en la mente de los cristianos.

¿Por qué no recuperar, donde se hayan perdido, tales expresiones u otras similares a modo de sencillo testimonio de la fe que profesamos?

Que el buen Dios nos bendiga a todos y no se olvide de cada uno de nosotros, aunque ya apenas, otros ni le invoquen ni le recuerden.

Noticias relacionadas

Historia Maldita en América del Sur

La historiografía sudamericana sigue intentando narcotizar a las naciones de las antiguas colonias con una memoria adulterada, disecada y llena de olvidos interesadamente voluntarios

Irrespetuoso respeto

“No hay respeto por otros sin humildad por uno mismo” Henri Frederic Amiel

¿Qué se propone Oscar Camps el capitán del Open Arms?

“Siente el pensamiento, piensa el sentimiento.” Miguel de Unamuno

La luz del mundo

La luz y las tinieblas son incompatibles

Derrochas el dinero, pero en realidad es tu vida

“Derrochamos nuestra vida como si fuera algo renovable”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris