Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Si yo fuera el ministro Wert...

Es fundamental armar con sólidos cimientos el pensamiento del niño
Mario López
lunes, 9 de diciembre de 2013, 07:55 h (CET)
Si yo fuera el ministro Wert (cosa que me inquietaría bastante), lo primero que haría, en beneficio de la salud mental y el espíritu crítico de los escolares, sería decretar en los colegios la lectura obligada de varias obras fundamentales de la literatura universal: “La puta de Babilonia” de Fernando Vallejo, “El diccionario del Diablo” de Ambrose Bierce, “El derecho a la pereza” de Paul Lafargue, “Tratado para radicales” de Saul Alinsky, “El maestro ignorante” de Jacques Rancière, “Enterrad mi corazón en Wounded Knee” de Dee Brown y “Los papalagi” de Erich Scheurmann. Con estas lecturas nuestros escolares llegarían a las universidades con criterio propio, y curados de espanto.

Serían inasequibles a la mendaz facundia de los medios de desinformación y los mandatarios de turno; y no se dejarían influir fácilmente por extravagantes compendios de la superchería global tales como La Biblia, el Corán, la Tora o “Causas y consecuencias de la riqueza de las naciones” de Adam Smith que tantos millones de muertos ha costado a la especie humana. De hecho, aunque nuestros jóvenes no volvieran a leer nada más en toda su vida, tampoco les iba a pesar; ni a ellos ni al conjunto del universo orbe.

Es fundamental armar con sólidos cimientos el pensamiento del niño que está destinado a convertirse en ciudadano, miembro de una comunidad civilizada. Si no elegimos bien sus lecturas, con facilidad acabarán uncidos a la corbata: la soga del estreñido. Y de ahí a convertirse en un indeseable trader va solo un paso.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

García Bacca

Juan David García Bacca fue un filósofo, lógico, ensayista y traductor

¿Existe una contabilidad divina y exacta?

Como ninguna energía se pierde, después de la muerte del cuerpo físico la energía tiene que integrarse en alguna parte

Crueldad o justicia

¿Se acepta una justicia injusta?

Médicos, enfermos y políticos

“Ópera magna”: de cómo consiguieron enfrentar a los pacientes y sanitarios, externalizar la sanidad al sector privado, empobrecer la sanidad pública y retroceder más de treinta años en las coberturas básicas

Irrepresentativa

Si en algo coincide nuestra clase política, es que cada vez está más alejada del común de los mortales
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris