Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Política   Cataluña   -   Sección:   Opinión

Equilibrios de Roca-Junyent

Cuando se quiere sortear -quizás vulnerar- la legalidad vigente se recurre a invocar la "voluntad política". Expresión que se ha puesto de moda, pese a que viene de muy lejos
Wifredo Espina
@wifredoespina
sábado, 19 de octubre de 2013, 06:54 h (CET)
Proviene de Rousseau, para quien el Estado debe ser dirigido por la voluntad política general del pueblo, y que los políticos e instituciones deben representar aquella y no las voluntades particulares o de grupo.

Ahora, todo el mundo habla de la "voluntad política", como recurso cuando no se sabe qué decir o como trampa cuando no se quiere decir claramente lo que se piensa. Políticos y medios usan y abusan de esta expresión.

Con ello no se aclara nada y se confunde todo, que, con frecuencia, es de lo que se trata. Recurren a ello, incluso, expertos -teóricos y prácticos- en los asuntos de la política. Lo cual es de lamentar.

¿Qué quiere decir el prestigioso ex politico y abogado en ejercicio Roca Junyent, cuando afirma, en el Parlament, que "la consulta es constitucional si hay voluntad política de que lo sea"? No quiere decir nada.

Por un lado, dice que "es constitucional" (ahora), pero lo remite a cuando haya "voluntad política de que lo sea" (futuro incierto). Por tanto, una contradicción en sus propios términos (si nos atenemos a la literalidad de la cita, recogida en distintos medios)

"Si hay voluntad política de que lo sea", pone Roca como condición. ¿A qué "voluntad política" se refiere? Porque la "voluntad política" o bien se mueve dentro de un marco jurídico, o bien intenta interpretarlo de forma distinta a como se ha venido haciendo por los órganos competentes, o modificar aquel marco para que quepa dentro una "voluntad política" distinta a la que inspiró y aprobó aquel marco jurídico.

Todo esto es posible, claro, pero requiere de un proceso y de una "voluntad política general" (Rousseau), que desemboquen en la modificación del marco jurídico vigente o en una nueva interpretación del mismo. Y aquí está en problema de fondo: ¿quién es el sujeto legítimo de esta "voluntad política general", todo el pueblo que quiso y aprobó en referendum el marco juridico actual o también solo una parte de aquel pueblo?

Por tanto, remitir sin más a que haya "voluntad política" para que una cosa sea la que deseamos, es un brindis al sol. Es como no decir nada. Un recurso para salir del paso, o una trampa linguística-política para confundir.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Yihadismo que no cesa

Parece que estamos entrando en una nueva etapa de la historia europea

Muchas personas mayores, pero pocas personas sabias

Sólo la actitud que se tiene al ir entrando en años define cuanta plenitud de vida posee una persona de edad

Fariseismo religioso

El fariseísmo, sea religioso o político, mata todo lo que toca. Una sociedad edificada sobre la mentira se destruye

Matanza en Barcelona

Es una guerra y somos tan inconscientes que decimos no tener miedo

¿Seguiremos soportando desplantes de la CUP y los separatistas?

¿España no es capaz de acabar, de una vez, con semejantes incordios?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris