Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Wifredo Espina
Articulista
Wifredo Espina
​ ​Pedro Sánchez no ha llegado a ser investido en dos ocasiones por falta de los apoyos suficientes

El aforismo de que los electores nunca se aquivocan parece demasiado simplista. No sólo los políticos se equivocan, también los que los votan pueden caer en error. La repetición de elecciones avanzadas pueden darnos una pista.

Pueden adelantarse unas elecciones por diversos motivos. Porque el gobierno no lo ha hecho bien o ha caído en desgracia por sus abusos o corrupción, y hay que recurrir a formar otro. O porqué ni siquiera se ha podido llegar a la investidura de un presidente. En todos estos casos, parece que no se eligieron los políticos más adecuados. ¿Se equivocaron los electores?


Zapatero, Rajoy y Sánchez ilustran, de alguna manera, está casuistica.¿Se equivocaron ellos o los electores? Quizás ambos. Ellos sin duda lo pudieron hacer mejor, pero los votantes seguramente no mostraron mucho acierto o estuvieron mal informados a la hora de ir a las urnas..

Pedro Sánchez no ha llegado a ser investido en dos ocasiones por falta de los apoyos suficientes. O bien no ha sabido buscarlos, o los demás no han querido dárselos, o los electores han escogido formaciones políticas demasiado incompatibles para que pudieran compartir gobierno o programas, y en caso de intentarlo habría sido fatal. En este caso, ¿no se equivocaron los votantes?

¿Por falta de una buena información? ¿Por una posición demasiado inflexible a la hora de votar? ¿Por no prever las consecuencias de dar su voto a uno o a otro candidato? La culpa no es siempre sólo de los políticos. No nos equivoquemos el próximo 10 de noviembre. Necesitamos un Gobierno fuerte, coherente y estable.

Artículos del autor

Los medios abusan de palabras que solo transmiten emociones pasajeras o que son vacías de conceptos. Son buenas captadoras de clientela mediocre. Y generadoras de fama etérea y dinero fácil. Pero no mejoran ni enriquecen la sociedad. Es un virus que se extiende ràpido.

Algunos se dejan crecer la barba para disimular. Sonaría a grosero llamarles niñatos de la política. Con la elegancia que le caracteriza, Núñez Feijóo les califica de 'políticos adolescentes'. Una impresión muy extendida a la hora de pretender explicar las causas de la actual preocupante situación política.

Una izquierda centrada, moderada y realista podria ser aceptable, quizás conveniente, para turnar una derecha, que se derrumbó sobre el estiercol de la podredumbre de demasidos y por demasiado tiempo.

Si Sánchez aseguró que había 'discrepancias profundas en questiones de estado' con Podemos, ¿cómo es posible un pacto de coalición para gobernar ? Una contradicción que minará el próximo gobierno desde el primer dia. Un desastre.

​El gran error de Rajoy es confundir política con legalidad. La política busca la convivencia en paz, justicia y progreso. La legalidad establece la normativa que ha de permitir ordenadamente aquella convivencia. Si en lugar de facilitarla la dificulta, debe de modificarse.
Paqual Maragall, que le sucedió, fue un gran alcalde de Barcelona y un mal presidente de la Generalidad, pero con visión de futuro en ambos cargos.
Avergüenza el mensaje de Trump, el nuevo presidente de Estados Unidos, el mandatario con más poder en el mundo. Es el antimensaje, la pura nada sin disimulos.
Entre los propios partidarios hay contradicción. Mientras unos dicen que el referéndum catalán sobre la independencia se celebrará, otros lo ponen en duda.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris