Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Wifredo Espina
Articulista
Wifredo Espina Claveras nació en Vic (Barcelona) en 1930. Estudió Derecho y Periodismo, y se trasladó a Madrid, donde dirigió el semanario Crítica. De regreso a Barcelona cursó el doctorado en Derecho y ejerció once años de profesor en la Universidad de Barcelona. Al mismo tiempo trabajaba en los semanarios Revista y CEAM. Durante seis años fue profesor en la Escuela Archidiocesana de Barcelona y en 1961 entró en El Correo Catalán, donde estuvo 24 años. En esta etapa destacó su columna 'Cada cual con su opinión', creando un estilo de periodismo e influyendo durante los últimos años del franquismo y en la transición. En 1968 el diario Pueblo lo eligió 'Periodista español del año'. Como directivo de la Asociación de la Prensa promovió y redactó una propuesta sobre la cláusula de conciencia y secreto profesional que fue introducida en la Constitución. Ha colaborado en revistas como Destino, Telos e Imcom, del Institut Méditerranéen de la Communication, del que fue vicepresidente. En 1986 dirigió el programa de debate 'Diàleg' de TVE y colaboró como articulista en La Vanguardia, ABC, Ya, La Razón y El Mundo. En 1987 fundó el Centre d'Investigació de la Comunicació, que dirigió hasta 1997. En 2004 publicó el libro 'Converses amb Wifredo Espina' y en 2005 'Centre d'Investigació de la Comunicació. Una institució catalana oberta al món'. Actualmente colabora en SIGLO XXI como articulista y trabaja en el libro '100 Preguntas a Wifredo Espina' y en una recopilación de artículos publicados sobre el nuevo 'Estatut'.

Twitter: @wifredoespina
Wifredo Espina
Últimos textos publicados
Política falta de nobleza
Cuando, en su famoso cara a cara televisado, Pedro Sánchez acusó a Mariano Rajoy de 'indecente', dio su primera muestra pública de falta de nobleza. El candidato Sanchez tendría muchas razones políticas para descalificar a su rival, pero recurrir a una directa acusación moral siendo que Rajoy ni siquiera personalmente ha sido imputado, era pasarse demasiado.

Ahora Felipe González ha declartado que "me siento engañado; Sánchez me dijo que se iba a abstener en la segunda votación". Con lo cual se habria desbloqueado el nombramiento de Gobierno, que resulta tan perjudicial para la marcha del país. Sánchez no lo ha desmentido, y ha echado la culpa al partido. Todos recordamos su reiterado "no es no", de chulo de barrio. Falta de palabra y de categoría.

Cuando Jordi Pujol confesó publicamente su grave y persistente irregularidad con Hacienda, que explicó con una historieta poco creible, su sucesor y delfín Artur Mas, se apresuró a ensañarse contra su "padre político", quitándole honores y sueldo, seguramente para distanciarse de quien se lo debia todo, y salvar asi su carrera política. Qué falta de reconocimiento y que exceso de egoismo.

Cuando los presidentes Mas y Puigdemont, los representantes ordinarios del Estado en Catalunya, para lo cual deben acatar y hacer acatar, según prometieron, las leyes democráticamente aprobadas, se revelan contra el Estado y desafian sus normas básicas, en virtud de las cuales ostentan su cargos en la Generaliat, evidéncian una falta descomunal de lealtad, a cuya romeria, además, convocan e intentan sumar a todos los ciudadanos, para lo cual utilizan todos los medios que, contrariamente, son para gobernar. ¿A como se llama eso, si no es prevaricar?

La falta de nobleza es uno de los peores males de muchos políticos actuales. De la derecha y de la izquierda, de la vieja y de la llamada nueva política (los sin corbata y pantalones rajados).

Nobleza, como es sabido, quiere decir honradez, honestidad, sinceridad, desinterés, altruismo, lealtad, generosidad... ! Dios, qué políticos, qué servidores del bien público nos hemos dado! Líbranos de todo mal; amén.
jueves, 29 de septiembre de 2016.
 
La razón de los radicales
No es que los radicales no tengan razón, sino que sus razones no son las de todos. Ni las mayoritarias. Y la convivencia requiere el mayor consenso.

De lo contrario, convivir civilizadamente no es posible. Si un radicalismo, cualquiera, intenta o logra imponerse, estamos en un totalitarismo. La parte pretende dominar al todo.

En algún momento, seguramente, todos hemos sentido la tentación de la radicalidad. De creer, defender y establecer lo que creíamos que era lo mejor. Nuestra razón. Devaluando o ignorando la de los demás.

No era mala intención. Quizás buena o muy buena. Éramos unos beatos de nuestra supuesta bondad, que repartíamos en estampitas de colores. O unos hinchas de nuestra verdad. Beatos o hinchas, con un falso carisma de infalibilidad, socialmente nos comportábamos como unos malvados. Los otros no contaban. Eran los infieles a convertir. Había que predicar la guerra santa.

Los radicalismos son fermento de cambio, ambición de mejora. Con frecuencia, idealismos venerables. En su dialéctica contrapuesta ayudan a avanzar a la sociedad. A sacarla de su enquilosante rutina, de su aburguesamiento, de su charco oliendo a podrido.

Bienvenidos los radicalismos, en su justa medida. En su específica función revolucionaria. Sin salirse de sus límites, que les marcan el sentido común, el respeto a los otros y las reglas democráticas. Su aportación es buena, siempre que no se empeñen en convertirse en malditos ángeles caídos.

Tienen sus razones. Pero a razón es de todos. Algunos merecen estatuas en los templos, otros militantes enfervorecidos de sus causas. No líderes iluminados, convencidos de que los dioses están de su parte.

Los dioses de la verdad –social, política, etc. -, como la suerte o la alegría, se distribuye por barrios. Entre todos hay que hacerlo todo. O intentarlo. No con exclusiones ni imposiciones.

La democracia, la mejor regla de convivencia hasta ahora, es de todos. Cuidado con ponerle adjetivos. Antes se inventó la "orgánica";, ahora se invoca la "radical". Vamos por mal camino. Si es de todos, entre todos hemos de definirla, aceptarla, organizarla y concretarla, sin vacíos legales, en normas jurídicas de obligado cumplimiento.

Las razones radicales pueden hacer su aportación, pero no pueden imponerse a la totalidad. Los "ismos" (cada cual ponga aquí el suyo) llevan en el alma esta tentación. Quieren ser "la razón" de todo y de todos. No entrarán (no merecen entrar) en los reinos de ningún cielo...
jueves, 25 de agosto de 2016.
 
El descarado lenguaje de los políticos
Cada vez es más vacío el lenguaje de la mayoría de políticos, estos últimos meses. Peor aún, cansino, reiterativo y mentiroso. No es un lenguaje constructivo, sino destructivo.Un lenguaje a la contra.

Todo vale para justificar la propia ineficacia y para desacreditar al contrario. La ambigüedad, la contradicción y la mentira. Además, dicho con descaro y sin la menor elegancia oratoria, con que se adornaba esta intervenciones parlamentarias o mediáticas en otros tiempos.

Y esto, no solamente evidencia el bajo nivel de nuestros actores políticos, sino que es una ofensa a la inteligencia del ciudadano que quizás se los tomó en serio y, con el civismo que corresponde en un país democrático, fue a votarles.

Es tal el desparpajo que utilizan a través de los medios de comunicación, para desfigurar la realidad y barrer para dentro, a favor de sus intereses partidarios, que seguramente estos medios no debieran darles la acogida que no se merecen.

No estaría mal que las asociaciones representativas de estos medios -prensa, radio y televisión- y los propios profesionales, dejasen de ser meras cajas de resonancia de tales comportamientos, y se replanteasen si están cumplienndo debidamente su deber o se han convertido en puros propagandistas.

No basta ya la mera postura crítca de columnistas, tertulianos, opinadores y presentadores, hay que valorar objetivamente el interés de las declaraciones que se publican o transmiten. Es hora que los medios y los profesionales, libre y responsablement, hagan también autocrítica.

Y los receptores -lectores, radioyentes o telespectadores- deben concienciarse más -muchos ya lo están- que no deben tragarse todo lo que les echen.
miércoles, 10 de agosto de 2016.
 
 
Catalunya, abandonada
Ni el Estado ni el Gobierno han transitado ni tratado el territorio catalán de una manera normal
sábado, 30 de julio de 2016.
 
Ha naciodo un líder
La actual polarización política extremista de las demás fuerzas políticas, pueden ofuscar su buena estrella
domingo, 22 de mayo de 2016.
 
Cuidado con los dogmáticos
Los dogmas sustituyen a las realidades
martes, 26 de abril de 2016.
 
¿Un gobierno de laboratorio?
Si de este laboratorio no sale un gobierno fuerte y estable, como parece, ¿qué hacer?
sábado, 2 de abril de 2016.
 
Media Catalunya contra a la otra mitad
Se rompe la buena convivencia, e incluso se vulneran las reglas democráticas al uso.
sábado, 20 de febrero de 2016.
 
La política se sale de cauce
viernes, 15 de enero de 2016.
 
El debate fue una riña
martes, 15 de diciembre de 2015.
 
Con dos presidentes imputados...
viernes, 30 de octubre de 2015.
 
Divididos por la mitad
domingo, 27 de septiembre de 2015.
 
Una rumba para la esfinge
domingo, 13 de septiembre de 2015.
 
La debilidad del "no"
martes, 28 de julio de 2015.
 
Catalunya-España: Respuesta y propuesta de Iceta
Respuesta a una artículo publicado en este diario
martes, 21 de julio de 2015.
 
¿Rajoy, a Catalunya, como un Don Tancredo?
viernes, 17 de julio de 2015.
 
El 'no pasarán' de Rajoy
viernes, 10 de julio de 2015.
 
Bienvenidos Podemos y Ciudadanos
Bienvenidos para quedarse, para mejorarse ellos y mejorarnos a todos
jueves, 11 de junio de 2015.
 
Morbo, justicia e información
sábado, 18 de abril de 2015.
 
Juego sucio de Mas y Junqueras
Invocan a cada momento el interés “del pais” y después se descubre que el interés es suyo o de su partido
lunes, 22 de diciembre de 2014.
 
Política catalana, mucho teatro
domingo, 7 de diciembre de 2014.
 
El discurso que no saben hacer ni PP ni PSOE
Junqueras, sabe elevar las anécdotas reales a catagorías creibles
miércoles, 3 de diciembre de 2014.
 
Artur Mas intenta salvar la cara
Artur Mas intenta salvar la cara ante muchísima gente a la que vendió la moto
miércoles, 15 de octubre de 2014.
 
Consulta “un poco" democrática
Consultar debidamente a la población es una práctica saludable y que se practica en todos los países civilizados
martes, 7 de octubre de 2014.
 
​Gol de Mas al Estado
Ya nadie podrá borrar su primer impacto psicológico y político
domingo, 28 de septiembre de 2014.
 
Pujol, linchamiento y sin respuestas
sábado, 27 de septiembre de 2014.
 
El ejemplo, para todos, de Escocia
sábado, 20 de septiembre de 2014.
 
Archivo
08/09/2014 Presidentes que engañan
26/08/2014 Caso Pujol, un misterio que huele muy mal
29/07/2014 El Plan 'B' (Bajada de p...)
28/07/2014 Así no se hace país
20/07/2014 La 'pregunta' para Mas y Rajoy
05/07/2014 Cuando nacionalismo no es libertad
20/06/2014 Felipe VI, más allá de la Constitución
03/06/2014 El debate Monarquía o República
02/06/2014 Tres vías, señor Rajoy
27/05/2014 Mas pierde el liderazgo
25/05/2014 Qué se vota
03/05/2014 El mal negocio de Artur Mas
10/04/2014 Tres tenores y un gran ‘no’
26/03/2014 Sentencia y la transición catalana
10/03/2014 Cinismo político
06/02/2014 Defensa de Cataluña
20/01/2014 Mas, contradictorio y desleal
26/12/2013 El Rey centra el juego
03/12/2013 Construir la concordia
13/11/2013 ¿Qué preguntar en la consulta?
09/11/2013 “El periodista debe ser independiente, incluso de sí mismo”
02/11/2013 La 'independencia' ha terminado
19/10/2013 Equilibrios de Roca-Junyent
07/10/2013 La difícil pregunta de la consulta
06/10/2013 La difícil pregunta de la consulta
16/09/2013 Atados por el mismo juramento
12/08/2013 Amar al pueblo y al mundo
29/07/2013 ¿Caerá el Gobierno?
01/07/2013 El Concert del Camp Nou
27/06/2013 Una carta para Rajoy
17/06/2013 Artur Mas, personaje de tragedia
20/05/2013 El grave error de Wert
13/05/2013 Esquivo Rajoy y chulería de Mas
23/04/2013 Mal negocio de Artur Mas con Oriol Junqueras
09/04/2013 No es la hora de huir, Catalunya
02/04/2013 Credibilidad periodística y lectores
13/03/2013 Globos pinchados
17/09/2012 Cálmese, señor Mas
13/09/2012 No vuelva a equivocarse, señor Rajoy
31/08/2012 Un director debe defender la independència del diario
31/07/2012 ¿La locura de Artur Mas?
26/07/2012 Carga excesiva para Catalunya
13/07/2012 ¿Se aguantará Rajoy?
05/07/2012 Para crear empleo y riqueza
18/05/2012 Rostros torturados: Rajoy y Mas
02/05/2012 Las prisas de Rajoy
27/04/2012 Triunfo y muerte de un diario mítico, El Correo
19/04/2012 Sublime o ridículo
15/04/2012 Cazando elefantes...
30/03/2012 El parón y el clamor
19/03/2012 Lamentos de la izquierda
09/02/2012 El ciudadano no tiene la culpa
22/01/2012 100 preguntas a Wifredo Espina
19/01/2012 Fraga: ”Yo le puedo silenciar”
07/01/2012 Choque de nacionalismos
02/01/2012 La profesión periodística
31/12/2011 De dónde salen las misas
13/12/2011 El tercer gran gesto del Rey
11/12/2011 El ciudadano desconcertado
01/12/2011 No hacer más comedia
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris