Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La crueldad por argumento

Antonio García-Palao
Redacción
viernes, 8 de septiembre de 2006, 21:38 h (CET)
No puedo comprender cómo en la localidad de Tordesillas (Valladolid) se puede seguir permitiendo celebrar que un toro sea maltratado hasta la muerte a base de ser alanceado por seres humanos. No puedo comprender que las leyes en vigor sobre la prohibición de maltrato animal sean obviadas, convirtiéndose en papel mojado y en definitiva una farsa ante los ojos de los responsables legislativos, ejecutivos y judiciales. No puedo comprender que la clase dirigente, con formación universitaria en su mayoría, de un país que se supone europeo, no se conmueva ante la barbarie a las puertas de sus centros oficiales y sus hogares. No puedo comprender cómo la incultura de parte de la población, disfrazada de tradición, se haga pasar por cultura a los ojos de los que deberían iluminar y conducir con su ejemplo y compromiso de responsabilidad.

¿Dónde está la ética de los intelectuales españoles? ¿Dónde queda la moral de algunos letrados? Maltratar a un animal y alancearlo hasta la muerte es cruel, impropio del ser humano, ofensivo para la mente y el espíritu, promueve la agresividad, la falta de respeto por la naturaleza y en definitiva supone una enorme carga de responsabilidad para la conciencia de los que pudiendo evitarlo lo permiten.

Que no nos hablen de tradición. Llega a ser detestable la incapacidad de distinguir entre lo merecedor de continuidad y lo que debería haber sido erradicado en su momento. Que no nos hablen de distintas competencias institucionales para encubrir la inhibición y la connivencia. Hay cosas en la vida que son tan claras y cristalinas como el agua de manantial. Hablamos de la bondad de corazón, del amor y el respeto por la vida y por una apuesta clara por la educación, el bienestar y el progreso de la humanidad.

Se lo pido en nombre de los que no pueden hacerlo. Se lo ruego encarecidamente. No permitan que se sigan celebrando fiestas populares basadas en la crueldad y maltrato de animales. Se lo demando en nombre de lo más sagrado.

Noticias relacionadas

Una revolución contra natura

Resulta perverso pretender la supremacía de un género sobre otro o la desnaturalización de la persona para “moldearla”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXVI)

El Opus Dei sigue siendo un instituto secular vinculado indisolublemente a la prelatura personal de la Santa Cruz

Un poco de respeto, por favor

El master de Casado, el “postureo” de Sánchez las declaraciones de Corina, la venta de armas que asesinan a niños , las provocaciones del emérito y “El Pais”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXV)

Es tan sagrada la conciencia de las personas, que su invasión tosca por una secta como esta me provoca repugnancia

Inmanencias

Olvidamos en exceso las realidades innegable bajo el encantamiento de las opiniones frívolas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris