Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Tribuna de opinión   -   Sección:   Opinión

Otoño de la ciudadanía

Entramos en el último trimestre del Año Europeo de los Ciudadanos....¿Cuántos ciudadanos de la Unión, cuántos españoles se han enterado de tan honorable propósito?
Nicolás de Miguel
@NicodeMig
martes, 1 de octubre de 2013, 11:45 h (CET)
Ya han pasado unos días del triunfo en Alemania de lo que se viene llamando "merkevialismo". Imprescindible la definición de Beck o el triunfo del titubeo como táctica del adiestramiento. El imposible pacto entre el bloque numérico mayoritario hace que solo reste esperar la conocida pareja de baile de la mantis política que vino de la extinta RDA. Parece descartado que ella baile sola, conociéndo la solidez que gusta vestir la Cancillera teutona. Y toda la ciudadanía europea pendiente de unos comicios, que no sin cierta razón, asumidos como propios.

Estamos ya instalados en el otoño del año que que se denominó pomposamente como de "los ciudadanos", en el veinte aniversario de Maastricht (aún tengo en la retina la viñeta de terror que ilustraba algún medio de la época dicho Tratado). Tratado rubricado, premonitoriamente, en días de difuntos, con el polvo del Muro y la implosión soviética aún calientes. ¿Cuántos ciudadanos de la Unión, cuántos españoles se han enterado de tan honorable propósito?. Muy pocos, y siendo rigurosos, ni muchos de aquellos que se autoproclaman europeístas. Y esto no me lo contó nadie. Estuve presente en alguno de los eventos que con tal fin se realizaron en España. Y para los que padecemos de esta última apendicitis devenida en peritonitis que llamamos "europeísmo" el panorama se antoja poco alagüeño. Entre los que ven (y se retratan) la UE como una oposición restringida al funcionariado de Bruselas, los que se les llena la boca de unión política pero con suerte aspiran a cierta (incluso asimétrica, a la carta) unión fiscal bajo la égida berlinesa, el concepto de ciudadanía se las trae al pairo. Los egoísmos nacionales y el cortoplacismo campan por sus fueros a día de hoy en esta zona de mercado común.

Las bonitas proclamas de Reading u otros prebostes de esta Unión quedan el palabrería hueca. Aunque sinceramente se los creyeran. Y que no nos cuenten milongas. Que si la Europa de los "pueblos" para unos, que si la cesión de soberanía por parte de los Estados (siempre que sea la del otro) para otros.. para ocultar el inconfesable deseo de la perpetuación de dejar la cosa más o menos igual, o peor, salvo para los mercaderes. En Barcelona asistí con estupor al pacomartinezsorianismo a la catalana que se respiraba en el Parlament. De todos los allí presentes, ninguno, al menos de quienes tomaron la palabra, tenía el menor interés en el "asunto europeo" que no fueran más alla de reivindaciones delirantes, en las antípodas del concepto de ciudadanía. Y el evento se suponía trataba de ello. La estrella del acto, Enrique Barón, ex-presidente de la Eurocámara, en un alarde de cultismo quiso enlazar la celebración con la Constitución Antoniana de 212. Huelga decir que casi nadie se estaba empanando de lo que decía (y hablamos de parlamentarios, representantes públicos invitados al loable propósito y presuntamente preparados).

Otro "momento", por destacar alguno, fué el vivido en el Parlamento Vasco con motivo del Día de Europa. Tampoco allí se escuchó -con la salvedad del ganador de premio periodístico sobre temática europea- la palabra ciudadano. Y eso que en esta ocasión se encontraban presentes europarlamentarios de todas las formaciones con representación en la Cámara vasca. Tenue autocrítica -alguno ni eso- para pasar, de nuevo, al mitin partidista sobre la UE, su infatigable labor... con la perplejidad de la ciudadanía - en esta ocasión al menos estábamos presentes ciudadanos del común- ante tanta mediocridad. Y en estas manos estamos.

Y vendrán las valoraciones grandilocuentes de las instituciones de la Unión. Las bondades que ofrecen Estrasburgo o el campo de coles. Las "novedades" ante las inminentes elecciones europeas (hablaremos largo y tendido sobre ello) y otros bonitos tafetanes que oculten la realidad de una "unidad" muy poco de ciudadana y muy mucho de mercantil. Retomando la efeméride mentada por Barón -hubiése sido de agradecer un discurso en la línea de su decálogo de septiembre-, y así se lo hice saber, la UE, salvo nos pongamos manos a la obra en la necesaria transición ciudadana, tiene visos de asemejarse a los tiempos de los Severos. Unos cuantos ciudadanos libres sobre una masa informe de esclavos, porque eso y no otra cosa era la monarquía militar del siglo III d.C.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Donde le duele al nacionalismo: enseñanza e idioma.

“Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad.” Karl A. Menninger

En las cuestas arriba…

Esta frase formaba parte del aserto de un hombre admirable por sus sentencias. Cuando hablaba “subía el pan dos reales”

¿Inmigración sin filtros? La criminalidad se instala en España

“La inmigración ilegal es la crisis de nuestro país. Es una puerta abierta para las drogas, criminales y terroristas potenciales para entrar en nuestro país. Se está agotando nuestra economía, añadiendo los costes de nuestra justicia, la salud y los sistemas educativos.” Timothy Murphy

¡Casualidades…des……des………des!, con eco

El Destino no está siendo especialmente amable

Cerdos y tirantes

Decía Pablo Iglesias en algun reunión con sus amiguetes de la kale borroka que había que “cazar fachas”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris