Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El principio de autoridad y el exterminio de hombre (I)

José Luis Palomera
Redacción
viernes, 1 de septiembre de 2006, 03:32 h (CET)
Según Leo Strauss, Maquiavelo, sustituía el principio de autoridad por la razón” y yo no se la quito, es más, se la doy con la única objeción de que el dogma que genera la razón es la neutralidad, sin neutralidad no se puede crear razón.

Muchos son los principios que la humanidad he creado en su filosofar, sin embargo, ninguno al parecer es el acertado. Miren si no la humanidad.

Mi pensamiento filosófico al que denomino PCN y cuya génesis proviene de la Neutrología es la base, según la lógica que me hala, de la salvación de la raza humana.

El principio de autoridad del cual se dice que fue defendido incluso por los protestantes. Lutero es un ejemplo, éste atacaba a Aristóteles, pero entendía el principio de autoridad como algo necesario para la evolución pacifica, el mismo, cual líder, ejercía posiblemente sin interés en ejercer el principio de autoridad.

La base de la neutrología de pensamiento se sustenta en que nadie es más que nadie ante el cosmos, es decir, ante el todo corpóreo visto y por ver.

La autoridad de cualquier ser humano representa la obediencia de cualquier otro, y sin embargo, la obediencia únicamente se la debemos al Cosmos, es decir, al dios de nuestra existencia y a la existencia de dios.

Si el principio de autoridad se basa en que alguien debe ordenar, caemos en el error de ser ordenados y si somos ordenados caemos en el error de ordenar: La conclusión es un círculo vicioso cual cadena que nos hace a todos presos de nuestra propia ignorancia.

Mis conclusiones no pueden ser debatidas por filosofía alguna puesto que no parten de otra enseñanza que no sea el cósmico universo.

Las preguntas siguientes sirven de reflexión:

¿Por qué hemos de ser ordenados si ningún ser es más que otro?, en todo caso el ordenante ha de ser el Cosmos. Y el Cosmos ya nos define en nuestro nacer al mundo.

Lo que debemos o no debemos hacer son las enseñanzas que recibimos mientras pasa nuestra vida, enseñanzas que nos embargan en filosofías terrenas, hechas por seres terrenos.

Solamente, con enseñarnos a obedecer, aprendemos a mandar, a odiar, a pertenecer, a diferenciar etc. Ningún ser humano puede tener capacidad de mando sobre los demás ya que no le ha sido otorgada, al igual que juzgar, diferenciar, elegir, optar... este es el mayor error de homo sapiens, el mayor y único culpable de todo nuestro sangriento pasado.

El principio de autoridad representa la esclavitud terrena de unos seres sobre otros, es una infamia cósmica tremenda que aún defienden la mayor parte de la humanidad,

Las filosofías ya sean de Aristóteles o Platón, o todos los filósofos habidos y por haber, jamás hallará razón lógica si no parten del PCN, es decir, deben brotar del Pensamiento Cósmico Neutro, filosofía propia que me ha sido revelada a través de la energía pensativa que hoy me envuelve.
El Pensamiento, fluido cósmico que proviene de combustiones terrenas, y emana del ser humano, cual gran beneficiado, es la mayor dificultad que el hombre padece en su sentimiento corpóreo.

Para pensar en su más estrito sentido hay que desechar toda sombra y ver todo Cosmos:

Pensar sobre lo que uno desea pensar es malgastar la vida en ignorancia.

El pensamiento ha de ser la pureza de lo visto, tocado y oído; lo sentido, pensamiento actual de la mayoría humana, no es pensamiento, es emoción corpórea.Esta confusión diferencial hace que hoy estemos en un punto de difícil retorno humano.

Daré un ejemplo de esto, veamos si mi mano se acerca al fuego, sentiré calor y dolor, da igual que piense que no lo voy a sentir, lo sentiré al ser trasmitido por el cerebro emocionalmente.

Mi padre ha muerto y algunas noches siento al pensar en él que la emoción me marca sentimientos y recuerdo, siento a mi padre cerca de mí, pero mi padre no esta cerca de mí... Mi padre está conmigo siempre, desde que emocionalmente, en mi niñez le sentí.

Se puede sentir a Dios y no estaremos contradiciendo el Cosmos, ya que Dios es Cosmos, se puede sentir a Dios y a la vez sentir amor, ya que Dios a diferencia de nuestros padres, nos fue presentado cual emoción divina desde que encontramos las razones para vivir.

Sin embargo, si aplicamos a Dios en la filosofía estaremos confundiendo el pensamiento cósmico con la emoción corpórea.

Por eso toda filosofía ha fracasado, no lo digo yo, lo dice la actualidad del mundo que hoy , arrasado y devastado, supura terror e ídolos de paja que producen la extinción de la humanidad.

Hemos de aprender, tenemos que aprender, es obligatorio aprender.

El ser humano debe de ordenar y no ser ordenado, juzgar y no ser juzgado, vivir y no ser guiado, morir y no ser asesinado.

Noticias relacionadas

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris