Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Los zurdos

Francisco Arias
Redacción
domingo, 13 de agosto de 2006, 21:37 h (CET)
“Y siento que por tu mano
el verso que fue enemigo
de otro verso ya es hermano.”


Rafael Alberti

No hace más de cincuenta años que la ciencia se interesa por la problemática especial de los zurdos. Antes se les hacía trabajar con la derecha. Sin embargo, poco a poco ha empezado a afirmarse que esta “oposición a la fisiología” podía ser origen de alteraciones, de forma que la norma actual es no contrariar a los zurdos.

En un estudio de la lateralización aboca ipso facto al problema del predominio: el zurdo es el que trabaja con su cerebro derecho. En los diestros, por el contrario, se puede hablar de predominio hemisférico izquierdo. No obstante, parece que el hemisferio derecho de los zurdos presenta un predominio menos lateralizado.

La lateralización no se manifiesta hasta después del décimo mes, pero parece que está relacionada con un predominio de origen genético. Por supuesto, es necesario distinguir la zurdería natural, plenamente normal, de la zurdería falsa o patológica, que se relaciona con lesiones cerebrales pre o postnatales y que obliga al paciente a servirse de su mejor mano.

También hay una falsa zurdería psicológica que se entronca con una frustración de carácter diestro; los padres temerosos de que el niño sea zurdo, lo convierten en zurdo.

El término ambidextro ha caído en desuso, pues implica “doble diestro” lo que carece de sentido y cada vez se utiliza más el de equimano.

Se estima que de cada 100 personas adultas hay 71 casos de predominio manual derecho, 24 casos de predominio manual mixto y 5 casos de predominio manual izquierdo.

A la zurdería, y más particularmente a la zurdería contrariada, se le ha imputado toda una serie de alteraciones, dislexia, tartamudez, etc. Sin embargo, los últimos estudios han puesto de manifiesto que la inteligencia de los zurdos puede ser a la vez más sintética, rigurosa, sutil y original que la de los diestros, con un impulso vital a veces remarcable.

Respecto a su habilidad manual, los exámenes psicotécnicos sitúan a los zurdos en la zona media de los resultados y no puede decirse que tengan un comportamiento anómalo o que sean torpes.

La zurdería es un estado natural y no debe considerarse como de naturaleza patológica. Indudablemente, la contrariación, sobre todo en la escritura, puede ser causa de perturbaciones, pero estadísticamente estas son muchas menos importantes de lo que se ha dicho o supuesto. No obstante, cuando el niño es verdaderamente zurdo y se muestra reticente a convertirse en diestro, conviene dejarlo que escriba con la mano izquierda.

No existen profesiones contraindicadas para los zurdos; ante todo, porque se pueden modificar las herramientas y las posiciones para hacerlas fácilmente utilizables o accesibles a los zurdos; de lo contrario, el zurdo puede aprender perfectamente el esquema gestual necesario para hacer el movimiento correcto.

En conjunto la incapacidad será un riesgo mayor para los diestros que para los zurdos, ya que aquellos, no aprenderán a utilizar la mano izquierda; por el contra, la mayoría de los zurdos se convierten en equimanos, lo que es una gran ventaja en ciertas profesiones. Y es que, como dijo el poeta: “Lo que digan o no digan / de mí, lo mismo me da: / que ni me da ni me quita”.

Noticias relacionadas

“La Iglesia católica no es extranjera”

Carlos Navarro, Castellón

Escuchar a los empresarios de Cataluña

Valentín Abelenda Carrillo, Tarragona

Recordar la unidad de la persona

Enric Barrull Casals, Barcelona

Señor, justicia, pero no por mi casa

Venancio Rodríguez Sanz, Zaragoza

Efectos de la pornografía

José Luis Hernández, Toledo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris