Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El perfil de las clases

Francisco Arias Solis
Redacción
viernes, 4 de agosto de 2006, 15:52 h (CET)
“La tierra de quien la cultiva;
el grano de quien lo sembró.
Las manadas y los rebaños
sólo saben tu silbo y tu voz.”


Enrique de Mesa.

En sociedades estabilizadas, no afectadas por crisis agudas, las clases existen con una figura ya antigua; consiste en un repertorio de formas de vida, compuesto de elementos de distinto origen y función: vigencias, usos y costumbres, preferencias, gustos, valoraciones, noticias, cosas consabidas, formas de expresión, matices lingüísticos, diversiones, escala de jerarquías internas. Con todo ello, cada individuo hace su vida; y el verbo de vivir tiene para él un sentido muy preciso, condicionado por esa figura; quiere decir que la vida de las otras clases se les presenta como “otra vida”, mejor o peor que la suya.

Dentro de su clase social, por tanto, cada individuo imagina la vida personal que pretende realizar, juzga de su éxito o fracaso, de su felicidad o infelicidad; con las formas de otra clase, en rigor no tendría nada que hacer. Hasta tal punto es así, que no tiene para él auténtica realidad. Y esto es lo que explica el fenómeno histórico -nada claro- de que en ciertas épocas se haya “jugado” a otra clase; por ejemplo, es una de las razones que explican la novela pastoril en el Renacimiento, más aún el jugar a pastores y pastoras de la aristocracia del siglo XVIII.

Cada clase significa un esquema argumental de la vida, un “tipo” de pretensión, dentro del cual caben las formas plenas y las deficientes, la felicidad y la desgracia, la perfección y la torpeza, el atractivo y el desmaño. Una investigación de una sociedad concreta tiene que descubrir y filiar esos esquemas, perseguir la pretensión genérica que los anima, los requisitos que dentro de cada uno de ellos miden el logro o el fracaso. En otros términos, hay que dibujar el perfil de las clases ateniéndose a ellas mismas, no confrontándolas con un esquema ajeno, por ejemplo, comparándolas con lo que son –o se creen que son- las clases actuales. Aun en el caso de que se justifique establecer una conexión entre las clases presentes y las del pasado, esa vinculación tiene que ser histórica y funcional; es decir, ha de tener en cuenta la derivación afectiva de las clases –que una clase de hoy venga realmente de otra pretérita-, y la situación “homóloga” de unas respectos de otras, o sea, el hecho de que desempeñen papeles funcionalmente análogos –dirección, ejemplaridad, defensa, sustentación económica, etc.

Naturalmente al decir que hay trazar el perfil de las clases ateniéndose a ellas mismas, no quiere decir sólo desde dentro; porque al constituirse como tales lo hacen en relación unas frente a otras. Pertenece, pues, a cada clase su figura externa, la faz con la cual se presenta a las demás, y, por tanto, el esquema de sus relaciones: relativa distancia o proximidad, hostilidad o afecto, desdén o admiración, confianza o temor mutuos, etc.

Por último, hay que considerar un punto, especialmente delicado: el grado de adhesión de cada clase a sí misma. La adhesión depende de la sensación más o menos honda de pertenencia y de la afirmación de esta. Un aristócrata puede estar totalmente desconsolado de la situación de la aristocracia en cierta sociedad; puede estar totalmente pesimista respecto a su porvenir; y, no obstante, sentirse radical e inevitablemente aristócrata, hasta llegar a la conciencia –tal vez angustiosa- de “no poder ser otra cosa”; como les ha sucedido a muchos de los “señoritos” andaluces.

Cuando esto sucede, los individuos se sienten instalados en su clase, incardinados en ella, con una peculiar comodidad vital, independiente, de que les vaya bien o les vaya mal: en la cautividad babilónica, los israelitas se sentían infelices y oprimidos, era absolutamente israelitas y decididos a serlo hasta el final; análoga situación puede darse en la convivencia de clases sociales.

No es inteligible una estructura social sin una idea suficientemente clara del grado de adhesión de cada clase a sí misma. Y como dijo el poeta: “Cada vez que sale el sol / me acuerdo de mis hermanos, / que sin pan y con fatigas / van a empezar su trabajo”.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris