Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

Velar por la libertad

No es fácil conservar la libertad. Fuerzas malignas que brotan del corazón humano quieren destruirla. Fortalecidos por el poder de Dios podemos preservarla
Octavi Pereña
martes, 23 de abril de 2013, 14:50 h (CET)
Somnolientos, ¿nos lanzamos en manos del totalitarismo? La democracia tal como la entendemos hoy no nació por generación espontánea. Dada la condición humana es una flor que se debe tratar con mucho esmero porque es muy delicada. Tal como es hoy es el resultado de una guerra de independencia. Los emigrantes ingleses que tuvieron que abandonar a su país huyendo de la opresión política y por falta de libertad religiosa desembarcaron en América del norte. Constituyeron las 13 colonias en la costa este que serían la base de lo que sería Estados Unidos. La fundación y consolidación de la nueva nación no fue nada fácil. Inglaterra, la metrópoli, imponía asfixia fiscal a las colonias hasta que cansadas del expolio a que estaban expuestas y en defensa de sus libertades se rebelaron contra Inglaterra.

Ganada la guerra se debía construir una nueva nación basada en la libertad de todos sus ciudadanos. Se precisaba, pues, redactar una Constitución que garantizase los derechos de todos los ciudadanos. Los redactores de la Constitución que sería la base del desarrollo legislativo eran fervientes cristianos, de ello se desprende que el Documento tenga un sabor especial. Al irse convirtiendo los ciudadanos de la nueva nación en cristianos nominales la Constitución fue perdiendo autoridad. Hoy, considerarse cristiano, en América y en todas partes, es una etiqueta que da cierto prestigio social que no sirve para conservar la lozanía y vigor moral que caracterizó a la nación en sus orígenes. Hoy, el presidente Obama jura fidelidad al cargo poniendo la mano sobre una Biblia , creo que es la misma que usó George Washington al jurar el cargo, a la vez, aprueba leyes que van en contra de los principios morales y éticos que enseñan las Sagradas Escrituras cristianas. Así marcha el país. Hoy se encuentra en franca bancarrota.

Vayamos a nuestro país. Disponemos de una Constitución que ha servido para hacer pacíficamente la transición de la Dictadura a la Democracia. Han pasado 35 años y el Documento en algunos aspectos ha quedado obsoleto y necesitado de adaptación de acuerdo a las necesidades actuales. Pero se tiene miedo a tocarlo. Se prefiere que quede en desuso antes de que sea útil. Más pronto o más tarde se deberá modificarla si no se quiere que estalle en las manos, siendo entonces inútiles los lamentos. La relativa bondad de la Constitución de 1978 no sirve para garantizar que se respeten los derechos democráticos de los españoles. Se dan algunos puntos que deseo destacar porque su violación debilita a la Democracia y nos acerca al Totalitarismo, sistema político en el que el Estado mantiene la total autoridad sobre el país y pretende controlar todos los aspectos de la vida pública y privada de los ciudadanos siempre que interese a sus intereses. Si no vigilamos podemos caer fácilmente a alguna forma de totalitarismo si la responsabilidad política ciudadana se sumerge en una siesta indefinida.

El articulo 20 de la Constitución se refiere a la libertad de expresión: “Estas libertades tienen un límite en el respeto a los derechos reconocidos en este Titulo…”(20:4). Debido a la publicación de unas fotos en las que aparecen el presidente de las Xunta de Galicia Alberto Núñez Feijoo con el narcotraficante Marcial Dorado, el presidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González reclamó “poner límites en los medios de comunicación”. La Asociación de la Prensa de Madrid rechazó la sugerencia asegurando que la libertad de expresión y el derecho a la información ya tiene sus límites “bien definidos”. Es cierto que Ignacio Gonzáles rectificó, pero si no vigilas te marcan un gol.

El articulo 67.2 dice: “Los miembros de las Cortes Generales no estarán ligados por mandato imperativo”. Esto significa que se prohíbe cualquier presión sobre el voto de un diputado o senador. La disciplina de partido que se aplica es claramente inconstitucional porque “los miembros de las Cortes no estarán ligados por mandato imperativo”. El presidente del Congreso Jesús Posada denunció públicamente lo que considera “coacciones” de las PAH a los congresistas. A la vez está conforme en que no se sancione la practica de la disciplina de partido que mantiene a los congresistas ligados por mandato imperativo a los intereses del partido. ¡Qué incoherencia!.

Pienso que se da un contrasentido en el articulo 92 que trata del referéndum. El punto 1 es explícito: “Las decisiones políticas de especial trascendencia podrán ser sometidas a referéndum consultivo de todos los ciudadanos”. El punto 2 pone este derecho a la discreción del rey, del presidente del gobierno y del congreso de Diputados. Es decir que se puede impedir “el ejercicio de estos derechos que no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa”. Esto significa que los catalanes no podemos expresar libremente lo que queremos ser, no porque lo prohíba la Constitución sino porque no existe voluntad política de poder ejercer este derecho.

Lo que he comentado sólo es una degustación de las señales que indican que de la Democracia nos volvemos al Totalitarismo intolerante. No nos podemos dormir.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La prueba de las banderas, ya innecesaria

J. LLano, Madrid

Nosotros estamos en lo cierto y ellos equivocados

G. Seisdedos, Valladolid

El nacionalcatolicismo, la póliza especializada

A. Alonso, Madrid

Democracia es mucho más que poner urnas

M. Palacios, Lleida

La tribu como autodefensa

V. Rodríguez, Zaragona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris