Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Reflexión   Política   ética  

Principios éticos en política

La ética sin el Espíritu Santo que le da vida es letra muerta
Octavi Pereña
lunes, 26 de agosto de 2019, 11:07 h (CET)

La autoridad moral que ha de guiar a los pueblos, ¿dónde se encuentra? Según Josep Borrell: “El juicio moral de alcance comunitario, que es el que prevalece en todo pacto social de convivencia y el que fundamenta las leyes y las normas que se derivan, las impulsa el poder, sin subterfugios, ahora y siempre”. Para Josep Borrell, la autoridad máxima “la ostenta el poder económico del que derivan los otros poderes”. Esta es la realidad incontestable que hoy impera. Los poderes económicos y políticos que hacen y deshacen a medida de sus intereses particulares leyes de corta duración para salir del paso ante situaciones inesperadas. Estas leyes que se modifican según sea la dirección en que sople el viento, no sirven para establecer estabilidad duradera que permita levantar una sociedad en que impere la justicia. Esta es la razón por la que las democracias occidentales se tambalean y caerán rotas en mil pedazos. Con estas leyes que son de corta vigencia se construye un edificio sobre cimientos de arena. La casa construida sobre base tan débil no puede resistir las embestidas de las aguas impetuosas ni las acometidas de los vientos huracanados. El edificio se hunde. Las democracias occidentales hacen agua por la inconsistencia de sus leyes.

El símil del cimiento de arena y de la casa que se desmorona al no poder resistir el encontronazo con las aguas turbulentas y el viento huracanado lo he tomado prestado de las palabras que Jesús cita al finalizar su conocido Sermón de la Montaña. He aquí la cita: “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras y <b>las hace</b>, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa, y no cayó, porque estaba edificada sobre la roca” (Mateo 7: 24,25). Jesús nos está diciendo que el hombre prudente que escucha sus palabras y las hace construye su casa sobre la roca. Es decir, sobre el cimiento que es Jesús.

Toda la Biblia gira alrededor de Jesús. Es el protagonista principal. No puede jugar papeles secundarios. Fuera de Él únicamente tinieblas. Los legisladores se consideran muy sabios porque han estudiado derecho y han hecho másteres para ampliar sus conocimientos legales. Todo el bagaje de conocimientos académicos no sirve para legislar leyes justas que aporten justicia social. A menudo dichas leyes son tan complejas que ni los mejore juristas se ponen de acuerdo en cuanto a su interpretación.

Toda la enseñanza ética de la Biblia se concentra en los Diez Mandamientos (Éxodo 20: 1-17). No basta con conocer la letra de la recopilación de la ley de Dios para que los gobiernos apliquen su contenido y los legisladores no legislen leyes que infrinjan las enseñanzas que se desprenden de ellos. Es necesario que se produzca un milagro. Sí, un milagro que consiste en que Dios grave su Ley en nuestros corazones y la escriba en nuestras mentes (Hebreos 10: 16). En tanto los mandamientos divinos que han sido proclamados para llevar justicia a los pueblos permanezcan escritos en el papel en que se imprime la Biblia, estas instrucciones serán papel mojado. Poco a poco van desapareciendo en la papelera, siendo sustituidos por otros de invención humana. Con el tiempo los sustitutos de los mandamientos de Dios en vez de aportar felicidad y prosperidad a los pueblos se convierten en instrumentos legales para oprimir a los pueblos y que unos pocos acaparen el 90% de la riqueza mundial.

De este ultraje, en buena parte es responsabilidad de la iglesia cristiana en su diversidad confesional. No enseña que Jesús es el corazón del mensaje cristiano y que sin Él la enseñanza de la iglesia se convierte en una ideología más que no contribuye a solucionar los problemas sociales que nos abruman. Las iglesias tienen que tener muy claro que no hay ningún Nombre dado a los hombres en que puedan salvarse si no es el Nombre Jesús (Hechos 4:12).

La regeneración colectiva empieza con la regeneración individual. Son muchas las iglesias que no asumen que Jesús tiene que ser el centro de la predicación y que tienen que deshacerse de todo el oropel en que se ha convertido el ceremonialismo y que distrae a los feligreses de poner en Jesús su mirada de fe. La religiosidad vacía de contenido no sirve para regenerar a la cristiandad y, sin dicha regeneración los futuros dirigentes políticos, económicos y religiosos, seguirán considerando papel mojado los principios éticos que enseña la Biblia. Las democracias occidentales avanzan hacia su desaparición.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Dignidad y valores

La dignidad es el respeto y estima que toda persona por el hecho de estar viva se merece

Rivera apela al transfuguismo político. Quien no corre vuela

Quizá esta ha sido la más rocambolesca época de distrofia política, donde el futuro de España se está jugando al “estraperlo”

En el último minuto

​Si no fueran politicos adolescentes sino hombres de Estado, con visión del bien común del país y no de partido o personal, se agarrarían 'in extremis' a un gobierno de gran coalición con pactos de mínimos ante los grandes eventos que nos anuncia el futuro

Ver, juzgar y actuar

​Voy colgando mis modestos artículo en un blog al que he titulado “ver, juzgar y actuar”, los tres pasos que aprendimos en el libro de Maréchal, La Revisión de Vida, en mis años juveniles en la Acción Católica y seguramente el paso más difícil es el de juzgar, pues si cada hecho sobre el que me fijo a la hora de escribir no lleva a un juicio sobre mi mismo queda reducido, en el mejor de los casos, a un simple comentario bastante inútil.

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris