Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El Deporte Del Siglo XXI  

Ruth Beitia: compromiso, calidad y simpatía de toda una capitana

Después de estar casi retirada, la saltadora cántabra ganó ayer su segundo oro europeo. Con ella, la alegría y el optimismo están asegurados
Victor Diaz
@VictorVictoris3
lunes, 4 de marzo de 2013, 14:13 h (CET)
En unos tiempos, particular y generalmente, tan oscuros como los que corren actualmente, el atletismo español está tardando en hacerle un homenaje como Dios manda a Ruth Beitia. La mejor saltadora de altura en la historia de nuestro atletismo es la baza que nunca te decepciona; y en el tramo final de su carrera está consiguiendo destapar lo mejor del tarro de sus esencias. 

Ruth cumplirá el próximo 1 de abril 34 años, y desde la retirada de “Superman” Manolo Martínez ejerce de capitana del equipo nacional español allá donde hay que dar el callo. En un principio tenía pensado retirarse –al menos de la alta competición- después de los JJOO de Londres; pero se ve que, por fortuna, se lo ha pensado mejor. 

El compromiso, el “gusanillo”… o el hecho de que 2012 fuera el mejor año de su carrera con diferencia –campeona europea al aire libre y cuarta en la cita olímpica- le hizo reflexionar; y para empezar, la plusmarquista nacional -2,02- ha podido lograr un nuevo éxito en el primer gran campeonato de 2013. 

Después de ganar el pasado verano en Helsinki, en Londres se le escapó la medalla olímpica por muy poco. El penúltimo día, Ruth compitió magistralmente bien, pero un salto “in extremis” de la norteamericana Brigetta Barrett sobre 2,03 le dejó con la miel en los labios pese a su gran 2,01. Pero ayer, en la cita cubierta de Goteborg, se resarció en parte con su segundo oro continental, el primero “indoor”. 

Optimismo y sencillez, su esencia vital

Aunque lo mejor de ella no son las medallas que está consiguiendo últimamente, sino su capacidad de compromiso –más allá de los resultados, es la primera en "dar el callo"- de la que siempre ha hecho gala, especialmente desde que está al frente del combinado nacional. Y también su simpatía. 

No la conozco personalmente, pero no me hace falta para poder afirmarlo: sus hechos le delatan. Siempre –llueva, truene o salga el sol, metafóricamente hablando- dispuesta a atender a los medios con esa sencillez y ese optimismo que le caracteriza, al escucharla es inevitable ponerte de buen humor, aunque tan solo sea por un rato. 

El atletismo de élite en España hace años que, por unas y otras razones –que a nadie se le escapan-, está más allá que acá; pero con jóvenes como, por ejemplo, los “ochocentistas” sevillanos Kevin López y Luis Alberto Marco; con veteranos incombustibles como Higuero; y con una capitana de la –físicamente enorme, 1,92 más concretamente- talla de Ruth Beitia –dure lo que dure, aunque ya no sea mucho más-, igual no todo está perdido. Ojalá.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo

Observaciones singulares

No basta con hablar de encuentros, es necesaria una mayor discriminación de los contendios tratados

Mantenerse en sus trece

Es triste contemplar la terquedad y cabezonería de los políticos y su incapacidad de dialogar ni de buscar puntos de encuentro

¿Será Theresa May la nueva Dama de Hierro?

¿Hacia un Brexit caótico?

Teoría de la suposición de Ockham

Guillermo de Ockham elaboró una sutil filosofía del lenguaje
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris