Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Empresas
Imprenta   Historia  

Cómo imprimir al estilo “Gutenberg” en pleno siglo XXI

Después del éxito de la impresión de la Biblia con aquella máquina de Gutenberg, esta forma de imprimir se popularizó y en la época del Renacimiento se solicitaban encargos a gran escala
Redacción Siglo XXI
@DiarioSigloXXI
jueves, 25 de julio de 2019, 08:16 h (CET)



Uno de los grandes inventos de la humanidad se dio en el siglo XV y fue la imprenta, de manos de Johannes Gutenberg, mecanismo que pronto se convirtió en una forma novedosa de difundir la información y el conocimiento de manera más rápida.

Para dar a conocer la cultura en el mundo, este orfebre se dio a la tarea de pensar en cómo obtener varias copias de un libro impreso en una época en la que no era fácil acceder a la información.

Crea así los primeros moldes de letras y usa una prensa de vino como plancha. por increíble que parezca, actualmente existen algunas máquinas originales de Gutenberg que permiten imprimir en este siglo XXI.

Inicios de la imprenta de Johannes Gutenberg

La tecnología Gutenberg es la base de las imprentas y su funcionamiento sigue los mismos lineamientos que en sus inicios. Son muchas las formas de imprimir que existen en la actualidad, unas de gran formato, como por ejemplo las que se ofrecen en ecoimpresion.es, y otras más tradicionales al estilo vintage como las máquinas de Johannes Gutenberg. Para entender su evolución hasta el siglo XXI es interesante conocer sus inicios.

Entre los años 1440 y 1450 este orfebre alemán pensó en la posibilidad de realizar varias copias al mismo tiempo de un escrito que en esa época era muy popular, la Biblia. Esta, que había sido manuscrita durante mucho tiempo por monjes amanuenses, se podría reproducir en la mitad o menos de tiempo que normalmente se requería y con la ventaja de no crear diferencias en el resultado final.

Creó los primeros moldes de letras en madera llamados tipos móviles, uno para cada letra del alfabeto que cubrió con plomo para imitar la escritura de los copistas, obtuvo en total más de 150 moldes. Procedió a unir las letras en un soporte y hacer presión sobre ellas con una prensa para exprimir uvas que usó como plancha de impresión.

Entre un párrafo y otro dejó espacio libre para añadir dibujos, como también al inicio de los escritos para colocar las letras mayúsculas, que al final se realizaban por xilografía y algunos arreglos a mano. Aunque el primer libro impreso en estas máquinas fue el escrito Misal de Constanza, ha sido la Biblia el trabajo más perfecto de Gutenberg.

¿Cómo funciona la impresión mediante esta técnica?

La imprenta de Gutenberg es el descubrimiento con más influencia en la historia de la impresión. Su funcionamiento es muy sencillo y se desarrolla a través de un proceso mecánico que ha ido evolucionando para continuar su uso incluso en este siglo.

Se trata de utilizar tipos móviles, elaborados en madera, para insertarlos en los carriles de todas las líneas que componen la máquina, y de esta manera formar las distintas planchas destinadas a imprimir las copias que se requieran.

Luego se impregna de tinta cada molde que conformará el escrito y se coloca sobre el papel que será presionado con una prensa de torno para ejercer la mayor fuerza posible y que la página quede impresa sin ningún fallo en su escritura.

Algunas máquinas originales han sobrevivido al tiempo y a la tecnología actual, por lo que se han restaurado para realizar el proceso de impresión con un estilo Gutenberg en pleno siglo XXI.

Evolución de la imprenta después de Gutenberg

Después del éxito de la impresión de la Biblia con aquella máquina de Gutenberg, esta forma de imprimir se popularizó y en la época del Renacimiento se solicitaban encargos a gran escala, ya que los libros con tipografía comenzaban a tener mayor aceptación que los escritos a mano, sumado a que el tiempo de espera de un texto impreso era menor que los que hacían los monjes copistas.

Denominados como incunables, los libros impresos a partir de la segunda mitad del siglo XV son los que abren paso a la imprenta moderna que hoy se conoce. La historia registra cerca de 35 mil obras que fueron impresas esos años por unas 1.200 máquinas de Gutenberg.

A partir de allí, en Europa se han ido fabricando nuevas máquinas que siguieron en líneas generales este modelo, lo que ha ayudado a difundir la cultura para toda la humanidad al permitir imprimir millones de libros a través de los siglos.

Así, la tecnología ha permitido que esas imprentas evolucionaron hasta lo que hoy existe, desde rotativas de alta velocidad para diarios, hasta impresiones digitales en gran formato, sobre soportes tan variados como cartón, PVC, aluminio y lonas con longitudes de varios metros.

Impresión al estilo vintage: el espíritu de Gutenberg se mantiene

No obstante todo el avance tecnológico de las últimas décadas, todavía existen imprentas originales de Gutenberg, una se encuentra en el Crandall Historial Printing Museum para su exhibición y otras que pertenecen a una asociación cultural de 14 letrados en Madrid que mantienen vivo el oficio de imprimir al estilo medieval renacentista.

Está agrupación se limita a realizar cartelería, tarjetas, invitaciones y dictan talleres en el que dan a conocer la forma de imprimir a través de estas máquinas. No es posible publicar libros ya que tardarían mucho en su impresión. Disponen de cuatro máquinas de los años 1440 hasta 1460 provenientes de Alemania y Suiza, muy robustas y rara vez sufren fallos, pese a tener más de 600 años de antigüedad.

Hoy día es posible imprimir en estas máquinas de Gutenberg con unas ideas al estilo vintage que muy bien detallan en cada uno de sus talleres, estas son:

Para usar la imprenta se debe elegir la longitud de la línea en el papel, el estilo de letra que se va a usar y el tamaño que proporcione una mejor distribución.

Se colocan estos moldes en el componedor y la galera, se ajustan con un cordel y se realiza una pequeña prueba para saber si funcionan con la máquina y así evitar errores o poder corregir cualquier desajuste.

Se procede a añadir la tinta de forma manual y a realizar el prensado con la mayor fuerza posible para que los escritos queden bien sellados en el papel. Es un proceso minucioso que requiere de paciencia y enfoque para crear el texto perfecto.

Todo esto en el afán de no perder la tradición y mantener vivo el espíritu de lo artesanal en lo que a papel y tinta se refiere.

A título de curiosidad

La palabra prensa que aún hoy se utiliza para denominar al periodismo gráfico e incluso digital, proviene de cuando los antiguos periódicos se imprimían con la técnica de prensar planchas entintadas.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Livegens impulsa su labor social en Cuba

La XIII y XIV Edición del Foro de RRHH de Canarias fueron un éxito sin precedentes

El Dr. Xavier Barceló Colomer revoluciona el sector de la rinoplastia con su técnica propia

Un trabajo sobre la calidad de vida en pacientes curados de VHC, premio en jornadas de investigación COEGI

LOYU 2000, S.L. Obtiene el certificado de calidad empresarial CEDEC

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris