Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Estafa no, terrorismo de Estado

Angel A. Garnelo Quindos (Ponferrada)
Redacción
domingo, 25 de junio de 2006, 01:39 h (CET)
Como español y defensor de la integridad y congruencia que me enseñaron mis padres, lamento profundamente la hipocresía con la que se está actuando por medio de instituciones, organizaciones de consumidores y medios de comunicación; y lo digo sin acritud, con tristeza.

Hace pocos años las víctimas, de cualquier abuso, tenían siempre la salida de acudir a los medios de comunicación, defensores de la verdad y la libertad, y denunciar la agresión para que estos lo divulgaran y ayudaran a restablecer la justicia; hoy han perdido hasta eso, porque algunos medios de comunicación, prisioneros del poder económico y político, a los que defienden es a los agresores.

Todos podemos equivocarnos, para eso estamos aquí en la tierra, para aprender y perfeccionarnos; el problema nunca está en los errores, está en el orgullo, que nos impide reconocerlos y nos hace justificarlos.

El caso Afinsa, como otros similares que hubo en el pasado, y otros que habrá en el futuro, es una prueba más de nuestra debilidad e imperfección; de nuestro orgullo.

La Señora Yabar se equivocó, creando un gravísimo problema que afecta a miles de familias; pero, aún se puede reparar el error si ella y todos los que la siguieron y se convirtieron en causantes de este lío, reconocen el error con humildad; y todos, o la mayoría de los afectados, somos capaces de perdonarles.

Todo problema tiene solución; y si no la tiene, ya no es problema.

No es lógico ni justo seguir manteniendo el principio de “presunción de culpabilidad”, en una sociedad que mantiene el principio contrario como bandera; y si deseamos, a partir de ahora, utilizar ese principio y no el de inocencia, que no se enoje el Gobierno, el Juez, la Señora Yabar, el fiscal y todas las organizaciones y aquellos medios de comunicación que están participando en lo que sucede, pues por ese mismo principio, el de culpabilidad, todos los afectados podemos pensar que alguien les está pagando a todos ellos para que hagan lo que están haciendo; y que ese alguien es la Banca, puesto que es la única que esta saliendo beneficiada por todo lo que está ocurriendo.

Yo prefiero creer que la señora Yabar y los que la siguieron, actuaron mal pero de buena fe, y se equivocaron; y rogarles que reconozcan su error cuanto antes, para que sea menor el coste que hayan de pagar ellos y el que nos causen a toda la sociedad; porque no nos equivoquemos, este error nos va a pasar factura a todos; a los que son afectados y a los que todavía no lo son.

Yo deseo hacer oír mi voz, sin acritud, de forma proactiva, si los que me estáis leyendo hacéis lo mismo, y lo transmitís para que otros también lo hagan, ayudaremos a que se ponga fin a una pesadilla que ha dejado sin sueño a muchos miles de nuestros vecinos.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris