Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Muerte   Religión   Estética  

El jinete de la guadaña

Pesadillas de la muerte se nos presentan en cualquier momento
Octavi Pereña
martes, 2 de julio de 2019, 11:09 h (CET)

J L Martin en una de sus viñetas cuyo protagonista es Quico Jubilata se inspira en Apocalipsis 6: 8), texto bíblico que dice: “Miré, y he aquí un caballo amarillento y el que lo montaba tenía por nombre Muerte, i el Infierno le seguía”. A este extraño personaje se acostumbra a representarlo con rostro descarnado y con una guadaña en la mano. Habiendo hecho ese inciso vayamos a la viñeta que en este caso no es Quico el protagonista, sino su mujer.

En la primera escena, la Muerte con su inseparable guadaña se desplaza volando. En la segunda Quico está durmiendo junto a su esposa que despierta se dice: “Otra vez esta pesadilla estúpida”. En la tercera escena la Muerte se acerca amenazadora a la mujer. El texto dice: Se presenta la Muerte en la habitación”. La mujer viendo la muerte tan cercana tiene una idea luminosa. En la cuarta escena la mujer muestra una cajita a una Muerte que se desternilla de risa. La mujer se dice ante la presencia de visitante tan inoportuno: “Y se parte de risa cuando le enseño la crema antiedad”.

J L Martin, con humor presenta una verdad que debería hacernos reflexionar a todos. La muerte es un final de trayecto inevitable. Nadie se escapa de su visita. La mujer de Quico cree que la crema antiedad resolverá el problema. La muerte no puede por menos que reírse de tal ocurrencia. El mercado de la cosmética junto con la cirugía estética mueve miles de millones de euros, dando falsas esperanzas a las mujeres que creen que si utilizan la crema antiedad o permiten que el bisturí esculpa su cuerpo conservarán la belleza juvenil y gozaran de juventud eterna. Los cosméticos no lo consiguen ni la cirugía estética.

Las personas que pretenden frenar los efectos del curso del tiempo en sus cuerpos utilizando pócimas y cirugía, se equivocan y, lo más triste es que se hunden en una angustia permanente al ver como sus cuerpos se deterioran y sus rostros se apergaminan. Alguien ha dicho que “la única manera de alcanzar la belleza auténtica procede del interior, de la capacidad de superar el miedo a la muerte, de resistirse al despotismo de una atención crispada y exagerada de nuestra apariencia física. Porque hay otra vida que se expresa de otra manera”. Este comentario se refiere a una vida interior que se margina porque se nos enseña que no somos creados a imagen y semejanza de Dios, sino fruto de una interminable serie de accidentes fortuitos durante millones de años y que a partir de una célula inicial, que nadie sabe de dónde ha salido, se ha ido trasformando hasta llegar al hombre actual. El evolucionismo considera al ser humano, homo sapiens, hoy homo sapiens sapiens, la máxima perfección del proceso evolutivo. Eso sí, sin dejar de ser un animal. Este concepto que se tiene del hombre lo despoja de cualquier vestigio de espiritualidad. A pesar de que se considera la evolución como hecho científico no se aportan pruebas que la autentifiquen. Los hombres como ovejas conducidas al matadero no entienden que son personas creadas a imagen y semejanza de Dios.

Los animales irracionales no se preocupan por su aspecto físico, ni se miran al espejo para ver si tienen algún defecto. Solamente al homo sapiens sapiens le preocupa su aspecto físico, haciendo todo lo posible por retrasar al máximo posible la visita de la muerte con cremas antiedad y cirugía que intentan reparar los efectos del envejecimiento. El doctor David Castle, siquiatra, dijo: “A mendo se cree que la angustia sicológica se curará con alguna intervención cosmética, nunca es así, a menudo la cosa empeora”. Alguien ha dejado escrito: “Yo operaría la cabeza de las personas que quieren someterse a la cirugía estética sin necesitarlo”.


El apóstol Pedro refiriéndose a las mujeres escribe: “Vuestro atavía no sea el externo, de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios” (1 Pedro 3: 3,4). No son solamente las mujeres las que tienen “estas pesadillas estúpidas”. A los hombres también los persiguen. En los suplementos dominicales de los periódicos observamos como comparten espacios dedicados a la moda y al consumo de cosméticos para combatir el envejecimiento, con la mujer. Ambos sexos se desviven por el aspecto externo, olvidándose de lo que es más importante: “el interno, el del corazón”. Mientras la tendencia sea esta obsesión, la visita del jinete acompañado de su inseparable guadaña seguirá considerándose una “pesadilla estúpida”. No es una estupidez la pesadilla, es el miedo de tener que presentarnos ante el Juez supremo al que se le tendrá que dar cuenta de todo lo que hayamos hecho, sea bueno o malo durante el viaje terrenal. La pesadilla que tuvo la mujer de Quico Jubilata la tienen todas las personas que no creen que la resurrección de Jesús es la garantía de la resurrección de que quienes creen en Él, fe que aporta la seguridad que el cuerpo que hoy se tiene sujeto a la muerte y a la corrupción se levantará inmortal e incorruptible por toda la eternidad.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​¿Es oportuno, para Europa, un gobierno de izquierdas en España?

Europa, en horas bajas, corre el riesgo de caer en un populismo catastrófico para la UE

​Menos mal que los santos existen

Se puede vivir sin fe

La mística contemplativa

“Tras las alas del deseo, surge el vuelo del amar; así comienzan las grandes hazañas, aquellas que tienden a hacernos revivir y nos sustentan la convivencia”

​Asesinos pixelados

​Cuando era pequeño crecí al calor de una estufa mientras anunciaban por televisión que habían encontrado los cuerpos de las tres niñas de Alcàsser

En fuga

Escapamos con frenesí..., de lo que más nos conviene. Inconcebible, pero cierto
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris