Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Religión   Dios   Filosofía   Teología  

​Cuando la gente no cree en Dios se inventa otros dioses

​Es lamentable que después de dos mil años la gente haya vuelto a los ídolos del paganismo
Francisco Rodríguez
jueves, 13 de junio de 2019, 17:29 h (CET)

¿Qué elegimos? ¿A Dios Padre todo poderoso que hizo el cielo y la tierra o a unos ídolos que no pueden salvarnos?

Los romanos tenían una multitud de dioses y diosas, encargados cada uno de algún aspecto de la vida diaria y a ellos le dedicaban fiestas, saraos y mojigangas con profusión. Muchos de sus escritores le dedicaron gruesos libros de los que San Agustín se burló a conciencia en su obra La Ciudad de Dios.

Pero San Agustín mostró su respeto por Sócrates, Platón o Séneca que se esforzaron en buscar un fundamento que diera consistencia a todo lo creado, incluidos los hombres, aunque la gente siguiera acudiendo a aquellos dioses ridículos de la mitología de los que se vieron libres gracias a la predicación del cristianismo.

San Pablo predicó en Atenas al dios desconocido que honraban los griegos pero en el cual vivimos, nos movemos y existimos y aunque muchos atenienses le dieron la espalda cuando anunció la resurrección de los muertos, algunos creyeron y siguieron a San Pablo y empezaron a formarse las primeras comunidades cristianas a las que escribiría sus cartas que seguimos leyendo en cada misa.

Es lamentable que después de dos mil años la gente haya vuelto a los ídolos del paganismo y, aunque ahora tengan otros nombres, siguen creyendo en ellos y dedicándoles sus vidas. Son dioses que no pueden salvar a nadie ya se llamen democracia, liberalismo, socialismo, placer sin límites o new age. Ninguno puede dar respuesta a la radical soledad del hombre que sabe que ha de morir un día.

Siguiendo a algunos ídolos orientales quieren pensar que volverán simplemente a la nada, identificada como el gran absoluto y a ello dedican meditaciones que les lleven al gran vacío existencial en el que algunos esperan fundirse cuando mueran.

¿Por qué razón hemos huido del Dios vivo y nos hemos dedicado a buscar absurdos sustitutivos? Creo que hemos sucumbido a la gran tentación: no necesitáis a Dios porque vosotros sois vuestros propios dioses. Pero el tentador y la idea ya están en las primeras páginas de la Biblia. La serpiente antigua, el demonio o Satanás, que se alzó contra Dios al grito de ¡non serviam!, (no te serviré) deslizó al oído de la primera pareja humana: no obedezcáis el precepto de Dios, comed del árbol del bien y del mal y seréis como dioses.

Es lo que sigue resonando en nuestros oídos: no os privéis de ningún placer, el placer de poseer, el placer de someter a otros, el placer sexual sin límites ni cortapisas. ¡Comamos y bebamos que mañana moriremos!

Para que todo ello llegue a nosotros hay que anular a la familia, hay que destruir la iglesia, rechazar cualquier precepto que no haya sido aprobado por nuestros parlamentos, nuestras logias, nuestros tinglados internacionales y a ello nos estamos dedicando con fruición, con entusiasmo.


Si los hijos son una carga no los dejes nacer, si quieres dedicar tu amor a alguien: cómprate un perro y goza sin límite de todos los placeres que puedas costear y ya nos están adoctrinando para que cuando lleguen los malos días, pidamos la eutanasia, el suicidio asistido, aunque lo denominen con el eufemismo de muerte digna.

¿Qué elegimos? ¿Este mundo de pesadilla o volver al amor de Dios en el que vivimos, nos movemos y existimos?

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Feliz Día del Padre

Reflexiones sobre las características y distintas fechas y modalidades de estas celebraciones

¿Elecciones para llegar a esto? ¿Por qué votamos los españoles?

El gran timo del sistema electoral español

¿Quiénes son los culpables?

“Los políticos y los pañales se han de cambiar a menudo.... y por los mismos motivos” Bernard Shaw

La temible cruzada del gobierno estadounidense contra Julian Assange y Chelsea Manning

Lavarse las manos

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris