Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Los centros concertados no restan recursos a lo públicos

José M. Vall-Llosera (Girona)
Redacción
domingo, 28 de mayo de 2006, 02:48 h (CET)
Declaraba hace pocos días un pedagogo: “El dinero es limitado, y si se dedica a subvencionar escuelas privadas no se podrán construir públicas”. Es una falacia, puesto que los conciertos escolares solo cubren gastos de funcionamiento, en una cuantía aproximada del 60% de lo que cuesta, también en gastos de funcionamiento, un alumno en una escuela pública. No se da un solo céntimo para edificios e instalaciones que corren exclusivamente por cuenta de los promotores de esos centros.

No hace falta ser economista para darse cuenta de que, si no existieran esos centros concertados, se tendrían que construir, dotar y cubrir al 100% muchas más plazas escolares y aún habría menos recursos para la escuela pública.

El dinero público ha de ser para todos, puesto que todos pagamos impuestos. La alternativa, en mi caso que llevo a mis hijos a un centro concertado, sería o pagar íntegramente lo que cuesta su educación, o prescindir del tipo de educación que quiero para ellos. No podría ejercer un derecho que me reconoce la Constitución como es el de la libertad de enseñanza.

Según una resolución del Parlamento Europeo de 18 de marzo de 1984: “El derecho a la libertad de enseñanza implica la obligación de los estados miembros a hacer posible el ejercicio práctico de este derecho, incluido el aspecto económico, y de conceder a los centros las subvenciones públicas en condiciones idénticas a las que disfrutan los correspondientes centros públicos”.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris