Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Elecciones   Patriotismo   Populismo  

El fantasma de la involución

España como país debe mirar al futuro, a un escenario de progreso y construcción de un bienestar necesario a partir del acuerdo nacido de un nuevo pacto de clases
Josu Gómez Barrutia
lunes, 15 de abril de 2019, 16:13 h (CET)

El 28 de abril la ciudadanía de nuestro país está convocada a las urnas, una cita electoral múltiple en la que el voto será fundamental para la configuración del escenario político europeo, nacional y autonómico en aquellos lugares con triple convocatoria. Una vez más, el voto de los hombres y mujeres en igualdad decidirá los proyectos políticos para Europa, España y para una multitud de comunidades autónomas en las que el escenario se muestra más abierto que nunca a la política de pactos y alianzas en un volátil tablero de juego que puede traernos sorpresas en la noche del 28A. Pero con todo, en esta ocasión, la sensación de vértigo por un lado y de responsabilidad por otro, parecen haberse instalado en una ciudadanía que asiste en unos casos con perplejidad y en otros con hooliganismo a los discursos de los diferentes líderes políticos, jalonados en su oratoria por proclamas de frentismo, sonidos patrióticos o esencias de medio rupturista en un marco general en el que parecen que los derechos y libertades en nuestro país pueden estar por primera vez en un riesgo claro de involución en caso de victoria de los populismos.

Y es que, si algo está claro hoy en el panorama político , es la aparición peligrosa de nuevo de esas dos Españas, esa de buenos y malos, de izquierdas y derechas enfrentadas lejos del consenso por el interés general, de patriotas y antipatriotas en discursos que con simpleza fascista han erupcionado con fuerza desde la epidermis de una joven democracia que herida profundamente a golpe de nacionalismos irresponsables y desgaste de su sociedad de bienestar hoy sufre los rigores , elementos estos que aderezados con los titulares de la corrupción y el empobrecimiento de la clase media a golpe del cambio de la cuarta revolución industrial, vienen a generar un caldo de cultivo perfecto para la victoria del trumpismo y del discurso vacío pero necesario de los nuevos mesías de la esperanza artificial , esa que viene a calmar la incertidumbre de una ciudadanía que con miedo y desesperanza mira al futuro.

En definitiva, España como país debe mirar al futuro, a un escenario de progreso y construcción de un bienestar necesario a partir del acuerdo nacido de un nuevo pacto de clases, ese que debe de buscar el equilibro entre el beneficio de lo privado y la construcción del bienestar y la dignidad de una clase trabajadora mermada en derechos en los últimos años. Y lo debe de hacer, con un proyecto de futuro basado en la certidumbre y no en el miedo, en la evolución y no en la involución, en una política de impuestos progresivos y no en una bajada de los mismos que sólo serviría para resquebrajar más si cabe los sistemas públicos educativos y sanitarios, esos que son los últimos parapetos para la estabilidad social. Un país, el nuestro en donde la recuperación del talento emigrado como hoy ha puesto en marcha el gobierno actual de la nación deberá de ir aparejado de una estrategia de retención del que está hoy está en nuestros municipios y ciudades. Un modelo de país así en el que los derechos sociales deberán de ser encuadrados en un modelo económico progresista en donde el apoyo al empresario y al emprendedor sirva como pilar fundamental para a partir de su éxito generar esa economía y empleo cimente nuestra democracia. No por menos la igualdad, la libertad y el progreso deben ser sin lugar a dudas los motores que impulsen a partir del 28 de Abril a una España del siglo XXI con profundos desafíos y grandes oportunidades.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El general dio el cante

No respetan ni siquiera la Constitución de 1978, la mayoría de sus partidos de origen hicieron propaganda contra ella en 1978

Navidad y el puente de la inmaculada

Este Jueves la Universidad Johns Hopkins ha declarado que la lista de afectados por la Covid es la segunda más alta desde el inicio de la pandemia; las previsiones de movilidad para el puente del 8 de diciembre o para las fiestas del fin de año están ahí.

La Constitución

“El español pertenece a muchos millones de seres que no son españoles, porque es nuestro patrimonio común más consistente y porque si se rompe, todos quedamos rotos”

Desventuras de un abogado penalista gitano

Consideraciones sobre los “delitos de autor” hechas por Marcos Santiago Cortés, letrado del Colegio de Abogados de Córdoba

Recomendaciones

Cada día recibimos nuevas “recomendaciones” para mantenernos alejados del Covid-19
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris