Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Felicidad   Trabajo   Preocupación  

Regresar a lo básico, clave para la felicidad

“Es indispensable regresar a lo básico y a lo esencial para ser felices”
Abel Pérez Rojas
@sabersinfin
domingo, 10 de marzo de 2019, 09:49 h (CET)

Regresar a lo básico, a lo sencillo y a lo esencial que se pierde en el trajín diario es pieza clave para avanzar en nuestra búsqueda de la felicidad, pese a que nuestra concepción de ésta esté en constante cambio.


No obstante de que hay estándares en torno a la felicidad en los cuales se han puesto de acuerdo muchos pensadores, investigadores e instancias internacionales, siempre está latente que ésta es relativa a la experiencia de vida de cada persona y a la construcción social de cada cultura.


La felicidad es un estado de ánimo, es satisfacción, es cubrir las necesidades básicas de las personas y avanzar en la autorrealización.


También es cierto que la felicidad es un estado mental producto del enmarañado funcionamiento cerebral y bioquímico.

Ante la complejidad del tema y en vista de que nos compete a todos, es vital en lo individual estar en una situación permanente de reflexión y meditación de lo que hacemos en el día con día, para que las preocupaciones y los múltiples distractores no acaben dispersándonos.


Por otro lado, en lo social es necesario hacer visible lo que está frente a todos y trabajar arduamente para que la búsqueda de la felicidad no quede en buenos deseos.


Parece obvio lo que te vengo compartiendo, pero no es así, tan no es así que la Organización de las Naciones Unidas desde el 2013 conmemora cada 20 de marzo el Día Internacional de la Felicidad, como “reconocimiento del importante papel que desempeña la felicidad en la vida de las personas de todo el mundo”.


Regresando al ámbito de la búsqueda personal, es clave tomar consciencia que somos presa de manipulación y conducción por parte del sistema y de quienes mueven sus hilos a su antojo.


También es necesario darse cuenta que somos fácilmente absorbidos por las preocupaciones y las cosas superfluas, por todo aquello que nos aturden los sentidos y nos colocan en una autopista de alta velocidad de la mal llamada “cultura” del consumo.


Regresar a lo básico es hacer la mayor cantidad de respiraciones de manera consciente, es bajarle a nuestras prisas, es disfrutar de los espectáculos gratuitos de la naturaleza, es dialogar más y discutir menos, es reducir nuestro tiempo de conexión a los dispositivos móviles y más conexión con la vida.


Precisamente reflexionando en torno a todo esto escribí recientemente un poema que titulé “Sin dueño ni amo”. Aquí te lo comparto porque estoy seguro que abrirá otras brechas sobre las cuales puedes continuar la reflexión en torno a este tema:


Tirado al piso,

en medio del bosque

miré las estrellas,

comprendí mi pequeñez

y la voz de mi uña izquierda.

Asimilé la interconexión,

la sincronía de las historias,

la concurrencia de senderos

y el sudor honesto.

Perdoné lo que había que exonerar,

deshice nudos,

solté cadenas

y amé más a las lombrices.

Escuché en mi oído interno

esa voz tantas veces ahogada,

amordazada por el exceso

de pan y circo,

por la carencia de prudencia

y el colmo de jolgorio político.

Tomé consciencia del pasto,

del fresco rocío,

del aroma a jazmines y limones,

de reflexionar libremente,

de no tener dueño ni amo,

de mirar aquella noche de luceros,

de saber que todo comenzó

el día que dije adiós a lo que corrompe,

cuando suplí lo que estorba

por una cama de pasto,

ojos infantes y espíritu aventurero.


Parece utópico lo que te comparto, pero hoy en día hay diversos movimientos mundiales que están regresando a lo básico para impulsar la felicidad de las personas, por ejemplo: el barefooting o descalcismo, la comida lenta o slow food, el turismo verde, entre otros tantos que cada vez tienen más participantes de todas las nacionalidades.


¿Qué te parece?


Vale la pena darse cuenta, vale la pena intentarlo.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Abandonados y denostados aquellos que se sacrificaron por la democracia

La muerte no es la mayor pérdida en la vida. La mayor pérdida es lo que muere dentro de nosotros mientras vivimos.” Norman Cousins

Jacinda Ardern le demuestra a Trump qué es el liderazgo

El presidente Trump llamó a la primera ministra de Nueva Zelanda para expresarle sus condolencias

El Día del Padre Gitano

La familia es la piedra angular de nuestra existencia

Mucho después del ultimátum

Caminando sobre el alambre más largo de la historia

Donde se habla de un poeta, dispuesto cambiar el mundo

“El camino del Infierno está empedrado de buenas intenciones” Refrán español.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris