Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La buena noticia   Medio Ambiente  

Anguilas yonkis

En el famoso río Támesis las anguilas están muy “puestas”
Manuel Montes Cleries
lunes, 4 de febrero de 2019, 08:13 h (CET)

La noticia me ha impactado: Científicos del King´s College de Londres han elaborado un estudio sobre la contaminación del las aguas del río que atraviesa la ciudad. Las muestras se han recogido de la estación de muestreo próxima al palacio de Westminister pone de manifiesto que la cantidad de cocaína disuelta en la orina de los ciudadanos ha aumentado exponencialmente. El resultado es que estas sustancias pasan directamente al Támesis una vez que son filtradas por el alcantarillado. Tiene un efecto directo: afectan en la fauna y flora existente. Por un lado, las plantas de tratamiento no pueden filtrar la cantidad de cocaína. Por otro lado, y como resultado, las anguilas se vuelven hiperactivas debido a que esta sustancia hace que recorran el espacio más activamente”. (Noticia publicada por el Diario La Razón de hace dos días).


Me imagino a los participantes de la regata Oxford-Cambridge de la próxima primavera aspirando con una pajita las “aguas milagrosas” del río Thames para “mejorar” su rendimiento. Puede que los jóvenes londinenses y foráneos que deambulen por la ciudad de Pub en Pub, se acerquen subrepticiamente a las aguas ribereñas y sustituyan la “birra” por el agua, o pidan anguila con patatas en los puestos callejeros en vez de fish and chips.


Menos mal que el Guadalmedina no lleva agua, si la llevara, estarían “puestas” hasta las ranas. No se como todavía no se han “contaminado” las sardinas y los espetos no comienzan a dar positivo en estupefacientes. Supongo que el “agüita amarilla” malacitana no está tan cargada como la del río londinense.


Me río por no llorar. Los niveles de contaminación de nuestra flora y fauna están llegando a niveles demasiado peligrosos para la humanidad. Los seres humanos también. No sabemos que tomar para evadirnos de la realidad, que por otra parte no es tan puñetera. La estropeamos nosotros con nuestra lucha por tener más que los demás, disfrutar más que los demás… o ser más puñeteros que los demás.


Mi buena noticia de hoy nos llega de los Estados Unidos. Son grandes para lo bueno y para lo malo. En este caso al tener unas nevadas terribles a consecuencia de una ola de frío ártico, se han movilizado para acoger a los muchos seres humanos que viven en la calle. El porcentaje de los fallecidos a causa del frío se ha minimizado gracias a las medidas que se han tomado y las aportaciones económicas de algunos potentados que han permitido paliar la situación.


Mi buena noticia de hoy me la transmite mi amigo Ramón Burgueño y sus colaboradores; siguen salvando vidas de niños, una a una, en la lejana, y a la vez cercana, Costa de Marfil. Pronto las “incubadoras” de cartón serán sustituidas por una instalación decente en la que poner sanos de esos pequeñajos que están abandonados a su suerte o a las manos de Dios manejadas por algunos malagueños. 

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El dilema de los conservadores británicos

Los candidatos conservadores han tenido ya dos debates. Uno en el domingo sin la participación del favorito (Boris Johnson) y otro el martes donde si participó él pero no Dominic Raab, quien fue desclasificado dos horas antes

Tezanos, curiosidad y algo más

Como sociólogo y Presidente del CIS, aprovechó el final para opinar (¿aleccionar, condicionar, amedrentar?) sobre la realidad del momento

La soledad amordazada II

“Las expectativas adversas que existen hoy sobre la vejez, casi siempre están basadas en la ignorancia o en premisas falsas” Luis Rojas Marcos

El fiasco de Valls y la ambición de Albert Rivera

“Un Estado donde queden impunes la insolencia y la libertad de hacerlo todo, termina por hundirse en el abismo.” Sófocles

Dulcineas con ínsulas

Las Dulcineas hablan, son escuchadas, callan si han de callar, a veces lloran, a veces también hablan de más, pero ahí están
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris