Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Política   Andalucía   PP   VOX  

El pacto de la vergüenza, el pacto de la traición

Los socialistas no son capaces de soportar que los andaluces hayan optado por desalojarlos del cortijo
Manuel Villegas
viernes, 11 de enero de 2019, 07:43 h (CET)
Nada más conocerse el acuerdo al que llegaron el PP, CIUDADANOS y VOX para desalojar al PSOE de la Junta de Andalicía, le faltó tiempo a Pedro Sánchez para calificar esa concordia como el Pacto de la Vergüenza.

La prepotencia y soberbia de este hombre sólo tienen parangón con el descaro con el que intenta engañar a los españoles.

Pensará que todos somos tontos, menores de edad o discapacitados mentales. Como un ilusionista pretende escamotearnos la realidad y hacernos ver lo que a él le conviene.

Igual ocurrió con el vuelo de placer en Falcon para presenciar un concierto en Banicasín en el que intentó hacernos creer que sólo había costado 282,92 euros.

Según fuentes profesionales del sector de la aviación, se estima que el consumo promedio de un Falcon 900B son de 1.500 kilos de combustible por hora. Sólo en carburante, según esa información, el gasto aproximado sería de 5.000 euros para un trayecto de ida y vuelta.

Lo dicho, esta persona pensará, en su falta de luces, que nosotros somos tontos o algo parecido. Vayamos por partes: las tres formaciones políticas mencionadas están legalmente constituidas y con todos los pronunciamientos de la Ley a su favor.

Por cierto, hay una cosa que me llama poderosamente la atención: Los medios de comunicación, hablados, escritos o televisivos, cuando se refieren a Vox lo califican como partido de ultraderecha, en cambio no denominan de ultraizquierda a Podemos. ¿a qué se debe esa malévola intención? Entre otras cosas, más o menos discutibles y realizables, el ideario del primer partido propugna la unidad de España, el mantenimiento de clase media, la eliminación de los elevados impuestos, la seguridad de nuestras fronteras y el recorte de tantas libertades como hay.

Posiblemente estas apetencias podrán ser suscritas por muchos españoles, por lo menos los 400.000 que han sido los que lo han votado en las pasadas elecciones andaluzas.

Podemos, en cambio, entre otras cosas que no vamos a analizar, está dispuesto al asalto a los cielos, las hemerotecas pueden hablar de ello. Como su dirigente, Pablo Iglesias es ateo manifiesto, entendemos que no se trata del asalto al cielo que preconizan distintas religiones, sino la toma por la violencia del poder, como se enseña en cualquier “catecismo del buen comunista”, pues una de las definiciones de asaltar es: atracar y robar de manera repentina y de sorpresa a alguien o cualquier cosa. ¿A qué viene entonces de denominar como de vergüenza los pactos que lleven a cabo entre ellas?

Viene a que los socialistas no son capaces de soportar que los andaluces hayan optado por desalojarlos del cortijo que consideraban como suyo desde hace casi cuatro décadas. Posiblemente este Pedro haya sentido en sus posaderas la bofetada sin manos que ha recibido Susana Díaz.

Bien merecida la tiene, pues si califica como Pacto de la Vergüenza al acuerdo al que han llegado tres partidos constitucionalistas, ¿como podríamos denominar al apoyo que ha recibido de formaciones políticas que quieren destruir España, como los separatistas catalanes y los asesinos etarras? Con toda justicia y sin temor a equívocos podemos llamarlo como el Pacto de la Traición pues traición a España es llegar a acuerdos para gobernar con los que quieren destruirla. La actitud de Sánchez no merece otro calificativo sino el de abyecta.

Indigno, sí. Indigno es Pedro Sánchez que debe su mandato a los que desean terminar con la unidad de España. Innoble sí, porque, tras su elevación al poder, manifestó que convocaría elecciones y hasta ahora, faltando a su palabra, como un felón, no lo ha llevado a cabo.

Pero realmente es alucinante, que hasta desde países extranjeros, como Francia, Macrón se haya atrevido a anatematizar este pacto. ¿Quién le ha dado vela en este entierro? ¿Quién lo ha llamado a arrebato? ¿Acaso no tiene problemas más que suficientes en su país como para que venga a entrometerse en los asuntos de la soberanía de España?

En verdad es increíble que quien tiene conflictos tan serios en su tierra se entremeta en lo que ocurre en un estado soberano como España. Con esto lo que demuestra es que todavía no se ha desprendido de su pasado socialista.

Volvamos a Pedro Sánchez para decirle que de vergüenza es mantenerse en el poder conseguido con los enemigos de España para satisfacer su ambición.

Lo mejor que puede hacer es convocar elecciones, como dijo, pero no lo hará porque el sillón de la Moncloa abriga mucho y fuera el frío es insoportable.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El horizonte declara…

Poema de Aurora Peregrina Varela Rodríguez

Noche de enero

Un poema en prosa de Francisco Castro

El Gobierno se humilla ante el chantaje del separatismo catalán

“ Un apaciguador es alguien que espera que el cocodrilo se coma a alguien antes que a él” Wiston Churchill

Todos ellos dicen NO al Especismo

A algunos ciudadanos en China: Perros y Gatos también aman sus vidas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris