Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Cómo calienta el sol en la edificación

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
martes, 21 de marzo de 2006, 22:32 h (CET)
El Código Técnico de la Edificación (CTE) que la cuota edificatoria de la vivienda impone al global de todos los edificios, parte de un emisor ministerial parcialmente cualificado. Más bien, se le cualifica por carecer de maniobrabilidad constitucional. La emisión de la "Espasa Calpe" de la técnica edificatoria, cuyo maremagno de normas son muy dadas los políticos a refundir en nuevos textos legales, no es más que la justificación legislativa con una adición de dudoso beneficio en su aplicación práctica. Lejos queda el Código Europeo de Edificación como un argumento más para llevarnos al corazón de Europa.

Cuando se globaliza se debe de partir de estudios en todas las materias, entre las que se incluyen las económicas, ambientales, energéticas, etcétera. El obligar a que todos los edificios deben tener placas solares que justifiquen su consumo del 30% al 70% de su energía, más bien podría definirse por "España sol y turismo" que pregonaba en los 55 el "España es diferente". Pero España no debe ser diferente a la similar cuota turística de Francia y a sus socios eurocomunitarios. Calienta el sol más en la playa que en la montaña, pero no todos pueden ir ni a la montaña o playa por motivos presupuestarios. Experimentos de andar por casa, aunque sean con otras zapatillas ministeriales, con el dinero de los demás puede resultar el invento. Beneficiados, los productores de placas solares e instaladores para 44 millones de futuros usuarios. Lo que el Estado no resuelve en una política energética que debe comprar energía de procedencia nuclear a nuestros vecinos franceses, pretende que lo resuelvan el pagano ciudadano con plaquitas solares en su tejado. A eso se llama crear un Estado donde las casas se empiezan por el tejado. O será construir un Estado por su calenturiento tejado.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris