Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   Cataluña   Independencia   -   Sección:   Opinión

¿Quién y cómo se financia el separatismo catalán? Importa averiguarlo

“Entre un gobierno que lo hace mal y un pueblo que lo consiente, hay una cierta complicidad vergonzosa.” Victor Hugo
Miguel Massanet
jueves, 13 de septiembre de 2018, 08:48 h (CET)

Cuando la guerra civil de 1936 el general Franco recibió el apoyo económico del señor Juan March Ordinas, un millonario de aquellos tiempos, fundador de la Banca March, que tenía grandes influencias, no sólo en España sino en muchos otros países europeos. También recibió apoyo de la Italia de Benito Mussolini y de la Alemania nazi, a lo que muchos enemigos de Franco, el general más joven del Ejército por méritos de guerra conseguidos en la contienda de Marruecos, donde fue herido y recibió numerosas condecoraciones al valor; al que le quisieron restar méritos en sus aciertos en la dirección de las operaciones exitosas, atribuyéndoselos a las ayudas recibidas sin tener en cuenta sus conocimientos en estrategias y tácticas militares. Lo que no hicieron los que le criticaron, fue valorar las ayudas que le llegaron a la República de sus vecinos de Francia, de las llamadas Brigadas Internacionales con muchos combatientes norteamericanos) que contribuyeron a prolongar la guerra impidiendo que, al principio de la contienda, los nacionales pudieran conquistar Madrid con lo que, evidentemente, la duración de aquella guerra se hubiera acortado mucho y la ayuda más importante, la de la Unión Soviética de Stalin que, aparte de quedarse con todo el oro español procedente del Banco de España que le fue entregado por el gobierno republicano, envió material de guerra para la defensa de aquella república decadente, como se demostró posteriormente cuando, en 1939, fueron derrotados estrepitosamente por las tropas del general Franco.


Cuando vemos cómo, en Cataluña, una comunidad que mantiene una deuda de 70.000 millones de euros y que, si no hubiera sido por el aval del Gobierno central a su emisión de bonos (los llamaron los bonos patrióticos) y las ayudas que les ha proporcionado a la Generalitat para pagar las sucesivas renovaciones de la deuda, más el pago de sus respectivos intereses, en estos momentos todos sus utópicas aspiraciones independentistas no serían más que restos carbonizados de lo que quedara de una comunidad quebrada en manos de sus deudores; está sosteniendo un gasto, a todas luces superior al que se le podría atribuir a cualquier otra una zona endeudada de la nación española y, pese a ello, se siguen gastando millones de euros en estructuras paralelas a las del Estado, se organizan macro manifestaciones con profusión de símbolos, banderas, kilómetros de tela amarilla, camisetas con eslóganes separatistas, autocares y demás vehículos que, a millares, son utilizados para transportar manifestantes de los pueblos hacia la capital, para conseguir dar la sensación de que, pese a que sólo son una parte importante de la ciudadanía, eso sí, en la que deberíamos incluir a niños, jóvenes menores de edad, e izquierdistas que, aunque no son en puridad separatistas, participan en todo lo que a su criterio puede servir para erosionar al gobierno de turno; allí estuvieran congregados los siete millones de catalanes..


Ante tamaño despilfarro, al que podríamos añadir el que mantiene al señor Puigdemont, la señora Anna Gabriel, Clara Ponsatí, Marta Rovira etc. todos ellos disfrutando de todas la comodidades en sus lugares de refugio acompañados de la defensa jurídica a cargo de abogados, como los del señor Puigdemont, cuyas minutas millonarias nos hacen suponer que no pueden salir de los crowdfinding llevados a cabo entre simpatizantes o los dineros procedentes de la ANC o el Omnium Cultural, que hace ya tiempo están agotados. ¿De dónde, pues, consiguen todos estos rebeldes las ayudas para financiar tal aparato de propaganda extranjera, mantener de nuevo las embajada, y en activo los CDR, que intervienen en cualquier acto reivindicativo de la ciudad?


Hay dos nombres que suenan con fuerza cuando se habla de los patrocinadores de esta escalada independentista catalana. El uno es el de Salvador Roures, del que existe una extensa información en Wikipedia de la que copiamos sólo un párrafo lo suficientemente expresivo de su tendencia ideológica y de su catalanismo izquierdoso, al que se le tiene como uno de los que vienen participando de este comité en la sombra donde se maquinan todas las acciones subversivas del separatismo catalán. Su potencial económico le permite, sin duda, aportar fuertes cantidades a la causa del catalanismo sin que, de momento, las investigaciones que se le han venido haciendo por parte de la Policía estatal y la Guardia Civil, hayan conseguido resultados satisfactorios.


El otro nombre que sobrevuela este mundo viciado del soberanismo catalán es el del señor Oscar Soros, un multimillonario húngaro, especulador de éxito, al que en los Estados Unidos se le conoce por su apoyo a causas ultraliberales o radical-progresistas. De su biografía en Wikipedia entresacamos el siguiente párrafo. “Sus vínculos con el Partido Demócrata y el progresismo liberal le han convertido en blanco de toda clase de teorías conspirativas. El gobierno húngaro de Viktor Orbán ha empezado a eliminar las ONGs financiadas por Soros ya que “sirve a los intereses globalistas y fuerza la corrección política sobre las naciones-estado.También se le culpa por "ser parte de una élite global cuyas decisiones económicas han eliminado la clase trabajadora, robado la riqueza del país y colocado esa riqueza en las manos de un puñado de corporaciones y entes políticos.


Se le acusa de tener lazos estrechos con Barack Obama y Hillary Clinton, y de interferir en los procesos democráticos de los países europeos y de haber financiado entidades independentistas catalanas y de fraude fiscal el salir su nombre en los papeles del paraiso.”


Se sabe que se están investigando, por los servicios de información correspondientes, las fuentes de financiación que permiten a los separatistas catalanes mantener todo el aparato de propaganda, así como todo cuanto significa la financiación de toda la masa de colaboradores, activistas, expertos, abogados, y demás personal que es preciso mantener para sostener este enfrentamiento continuado con el Estado español. Cuando nos hemos referido a las dos personas que figuran, en aquella prensa especializada en investigaciones de este cariz, es porque ambos disponen de medios suficientes para sostener cualquier actividad en contra de los gobiernos que, a ellos pueda reportarles beneficios en cuanto a sus proyectos globales que pueden llegar a afectar a varios países o a determinadas actividades de las que ellos sacan beneficios muy superiores a aquellos que, aunque cuantiosos, invierten en sus apoyos a causas como la de los nacionalistas catalanes.


Resulta impactante, para quienes siempre consideramos al señor Borrell como una persona de sentido común, bien preparado, refractario al separatismo catalán y con una buena dosis de sentido común, manifestado en muchas ocasiones en las que incluso se enfrentó a personas de su propio partido, cuando no se sintió cómodo con lo que decían, en esta ocasión y a través de la BBC británica, haya cometido el error, más grave si se considera su condición de ministro de AA.EE español, de contestar a quien le entrevistaba que “él hubiera preferido que los separatistas encarcelados hubieran estado en libertad con cargos”; remachando su error al aceptar sin ambages que consideraba a Cataluña como “una nación”. Sin duda que ha sido forzado a ello por el señor P.Sánchez quien, al parecer, acosado por todos los desmentidos que ha tenido que dar respecto a problemas internos de su propio gobierno, siendo uno de los más impactantes la dimisión de su ministra de sanidad por haber cometido fraude en uno de sus master al modificar las notas y el haber copiado una parte de su trabajo final; se encuentra en un callejón sin salida, mientras el equipo que escogió para acompañarle y que la señora Calvo calificó de “gobierno feminista”, no hace más que cometer pifias, una detrás de otra, poniendo en entredicho lo que las feministas piden para ellas, más presencia en las instituciones. ¡Pues, si lo que sucede en el gobierno de Sánchez ha de servir de ejemplo de lo recomendable que es tener a mujeres en cargos de responsabilidad, es posible que se tenga que reconsiderar la anterior premisa!


O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, estamos sintiendo que, en la política española, no sólo en lo que hacer referencia al separatismo de los catalanes, sino a los acuerdos de socialistas con los de Podemos y la inacción del Gobierno respecto a las presiones que está recibiendo del separatismo ( no nos olvidemos del país Vasco, donde se sigue con detalle y apoyando todo lo que los catalanes están intentando hacer para conseguir su independencia de España) sino en lo que respeta a la falta de entendimiento de aquellos partidos de los que depende que el sistema de monarquía constitucional siga vigente en España, no parecen estar de acuerdo en la forma de conseguir anular a quienes quieren subvertir el orden constitucional actual, mientras cada día más se van estrechando las amenazas de aquellos están consiguiendo poner en apuros no sólo a la monarquía sino incluso a la totalidad del sistema democrático español.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris