Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Inmigración   ONU  

Subsaharianos

¿Quiénes los traen hasta nuestras costas?
Francisco Rodríguez
miércoles, 1 de agosto de 2018, 07:28 h (CET)

Todos los días llegan a nuestras costas un número creciente de personas procedentes de la llamada África subsahariana o África negra, sin salida al Mediterráneo. Son países ricos en materias primas que fueron explotados por los europeos que los colonizaron y que al llegar la descolonización, que se hizo rematadamente mal, se dio vida a oligarquías nacionales que no buscaron sacar a sus países de la pobreza sino continuar la explotación de la gente.


Como partieron de la división territorial que hicieron los países europeos que se repartieron África, se encontraron dentro de muchos de esos países distintas etnias que pronto se enzarzaron en un sinfín de guerras tribales, seguramente instigados por los antiguos colonizadores que seguían buscando sus propias ganancias.


Pienso que es fácil entusiasmar a la gente joven de estos países con el paraíso europeo y las mafias, siempre dispuestas a hacer negocio, han organizado un sistema de transporte, previo pago de su importe, para llegar al Mediterráneo y saltar a Europa. No es creíble que crucen el desierto andando para llegar a Marruecos y desde allí cruzar el mar o saltar la valla de Ceuta.


Claro que estas mafias del transporte de personas tienen que asegurar la llegada de la clientela. Si varias expediciones sucumbieran en el mar disminuirían sin duda los expedicionarios que, recuérdese, pagan un caro pasaje, quizás sufragado por sus familias.


Como estos mafiosos suelen ser más avisados que nuestros “humanitarios gobernantes” ya se encargan de contactar con ONGS que salgan al rescate de la gente y si alguno se ahoga la culpa será de nuestro gobierno, “que no se cuida suficientemente de los derechos humanos de estos emigrantes”.


Los inútiles organismos internacionales, como la ONU, no son capaces de trabajar por el desarrollo del África negra. Quizás piensan que para terminar con la pobreza lo más eficaz es matar a los pobres, por eso el interés humanitario de estos tinglados es repartir preservativos y exigir la legalización del aborto. Esta gente está mal porque tiene muchos hijos y se quedan tan tranquilos.


Pero no hacen nada para conseguir unas relaciones comerciales justas, ni por terminar los conflictos tribales, ni la esclavitud, ni el tráfico de armas…


Visto desde otro ángulo una España y una Europa envejecidas, es la ocasión de utilizar el medio lento pero seguro de irlas haciendo desaparecer sustituyendo una población por otra. Quien se dé cuenta de ello pues a silenciarlo por todos los medios, colgándoles el sambenito xenófobos o de fachas. Ahí están dos naciones: Polonia y Hungría que se resisten a someterse a las directrices de “estos más altos y severos organismos” Unión Europea y ONU.


Esto de los más altos y severos organismos me trae a la memoria la Cárcel de Papel de aquella, en mi opinión, magnifica revista La Codorniz de Tono, Mihura, Kalikatres y Álvaro de la Iglesia, entre otros, cuyo lema era “donde no hay publicidad resplandece la verdad”.


El papel del reino de Marruecos en todo esto sería digno de desentrañarlo. Leo que allí están ahora Rodríguez Zapatero y Moratinos, preparando la visita del Gran Hermano Pedro Sánchez. Seguro que ellos lo arreglan, ¿no?.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Dignidad y valores

La dignidad es el respeto y estima que toda persona por el hecho de estar viva se merece

Rivera apela al transfuguismo político. Quien no corre vuela

Quizá esta ha sido la más rocambolesca época de distrofia política, donde el futuro de España se está jugando al “estraperlo”

En el último minuto

​Si no fueran politicos adolescentes sino hombres de Estado, con visión del bien común del país y no de partido o personal, se agarrarían 'in extremis' a un gobierno de gran coalición con pactos de mínimos ante los grandes eventos que nos anuncia el futuro

Ver, juzgar y actuar

​Voy colgando mis modestos artículo en un blog al que he titulado “ver, juzgar y actuar”, los tres pasos que aprendimos en el libro de Maréchal, La Revisión de Vida, en mis años juveniles en la Acción Católica y seguramente el paso más difícil es el de juzgar, pues si cada hecho sobre el que me fijo a la hora de escribir no lleva a un juicio sobre mi mismo queda reducido, en el mejor de los casos, a un simple comentario bastante inútil.

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris