Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La tronera   Política   Pedro Sánchez  

Pedro Sánchez, atrapado en sus mentiras

Estamos ante un socialismo degradante, mentiroso, farsante, ruin y sin perspectivas de ningún tipo. Franco sigue siendo su frustrada obsesión
Jesús  Salamanca
viernes, 20 de julio de 2018, 04:00 h (CET)

Con Pedro Sánchez ha llegado la tristeza a los hogares, a las empresas, a los colegios y a la Bolsa. Cuando la crisis económica ya había quedado atrás, no encontramos con que la ambición de un indigente intelectual daña todos los aspectos sociales, políticos y económicos. Ni siquiera ha sabido rodearse de especialistas y conocedores de los temas de sus ministerios –salvo excepciones-- además de aumentar el número de estos, el gasto público y la preocupación por temas secundarios. Llegó para convocar elecciones pero, en el momento que se ha visto en el poder y en Moncloa, ha hecho la peineta a sus socios de moción de censura y ahora dice que previamente quiere estabilizar España; esto último es imposible creerlo.


Cada vez que sale a la palestra su ministra-portavoz supone un auténtico jolgorio para los periodistas asistentes y para la ciudadanía. Más parece una grulla que una ministra seria y preocupada por los problemas generales de los españoles (sí, “españoles”, es el genérico masculino, en vez de esa torpeza de enumerar siempre el masculino y el femenino) Incluso esa tristeza a la que antes aludía ha empezado a extenderse por la sociedad, la Bolsa, las empresas, la CEOE, el FMI,... Estamos ante un socialismo degradante, mentiroso, ruin y sin perspectivas de ningún tipo. A muchos ya no nos sorprende, sobre todo tras comprobar, en dos ocasiones anteriores, que siempre nos ha llevado a la crisis.


No hay más que echar una ojeada a los "logros" de sus pocos días de Gobierno. Esos fracasos han sido sonados porque muchas de sus negativas de hoy eran exigencias de ayer cuando estaba en la oposición; lo que demuestra una hipocresía sin igual. No hay gaznápiro que no actúe de esa forma, todos son iguales. A Sánchez le ha faltado tiempo para resucitar la división de las dos Españas y actualmente sigue la "línea Zapatero"; es decir, la línea de crispación permanente de la sociedad.


Esa crispación se consigue con brutalidades como el intento de exhumación de los restos del abuelo "Patxi", la negación a publicar las listas de corruptos que han ocultado dinero al fisco, el intento de aumentar todos los impuestos y crear otros nuevos y el aumento de la tributación del impuesto de sucesiones, entre otros. Si a ello añadimos que ya están pensando en una nueva ley de educación, entonces sí que tenemos el esperpento a tiro. Trabajar no trabajan, pero pensar en necedades los hace expertos; deberían saber que el trabajo aleja de la personas tres grandes males: el aburrimiento, el vicio y la necesidad.


Con lo que no contaba este contador de historietas macabras y aspirante a saqueador de tumbas es con que, quienes le habían apoyado para estar como "okupa" en Moncloa, le iban a pedir explicaciones a los dos días. De momento, cada uno quiere cobrar su parte y los nacionalismos excluyentes ya no se esconden para pedir que ellos puedan ser especiales y privilegiados con respecto al resto de españoles. Es más, en Podemos ya ha anunciado Mayoral que --antes de exhumar a Franco-- habría que exhumar a Sánchez de Moncloa.


No lo duden, pintan bastos. El verano va a ser difícil para el PSOE y para el Gobierno "okupa", pero no será nada si lo comparamos con el otoño caliente que le espera al nieto de Castrejón. Tan solo tiene el apoyo de los sindicatos sectarios de clase; no olvidemos que recibieron casi diez millones de euros a cambio. Va a ser verdad eso de que el sindicalismo español "mata" con tal de ver llenas sus arcas y cumplidas sus ambiciones. Al tiempo.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Un gesto

Dice la RAE que “gesto es un acto o hecho que implica un significado o una intencionalidad”.

El tonto útil de los voceros

Rebuznan contra los demás, pero “lloran” cuando alguien canta las verdades del comunismo parasitario, del represivo bolivarianismo y de sus diarias bufonadas

Satanás: Mito o realidad

Satanás, señor de las tinieblas, es el causante del desorden existente en nuestra sociedad

La dignidad de la libertad religiosa

Jaume Catalán Díaz, Girona

​La vuelta al colegio

Juan García, Cáceres
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris