Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Cultura
Etiquetas:   CUENTO   relato corto   Ciudades  

Dos ciudades

Un pequeño cuento urbano de Francisco Castro
Francisco Castro Guerra
@FranKastroMod
domingo, 8 de julio de 2018, 07:10 h (CET)

La calle está desierta. Es el mes de julio, sábado, a la hora de la siesta. La ciudad de provincias dormita con esa vetusta tranquilidad burguesa del que sabe que nada va a pasar. Los campanarios de las iglesias, ocho hay nada menos en este pueblo santificado y conservador, están silenciados y hasta las siete no llamarán a misa. Todo es silencio. No pasan vehículos ni peatones, nadie osa perturbar la sagrada siesta.


Unos niños, en la edad rebelde y transgresora, juegan en un descampado a fútbol. El sol está siendo implacable. Sin embargo ellos no parecen notarlo. Van sin camisa, con alpargatas sucias, casi descalzos. Son niños del barrio pobre. De la zona de la ciudad en la que sobrevivir es el único modo de vida posible. Sus padres están ocupados buscando sustento y las calles son la única guardería que pueden pagar.


Los niños, alguno de ellos escuálido y desnutrido, corren detrás del balón enfervorizados. A pesar de que deben estar al borde de la deshidratación no paran de correr ni un solo instante. A un centenar de metros del lugar en el que juegan se detiene un coche. Bajan tres hombres, a uno de ellos lo llevan a rastras los otros dos. Están cerca de la ciudad, de la tranquilidad de la siesta burguesa que sella los ojos de sus habitantes. Pero están muy lejos de ser parte de esa ciudad. Estos pertenecen a la ciudad oculta, a la ciudad de la que no se habla en las cafeterías ni al salir de misa.


Los niños han cesado por un instante el partido. Observan a los hombres, saben lo que va a ocurrir. Ven al tercer hombre cavando un hoyo. Lo observan romper la tierra reseca, sudoroso y asustado, casi resignado. Él también sabe qué va a ocurrir. Le ordenan soltar la pala, suena un estallido y el tercer hombre cae muerto en la fosa. Los otros dos echan cal y cubren el hoyo con la tierra. Suben al coche y se marchan.


Los niños reanudan el partido. Jamás contarán a nadie lo que acaban de ver. Ley del barrio: ver, oír y callar. Muy cerca de allí la ciudad sigue de siesta. Sus calles limpias siguen teniendo esa placidez de donde nunca pasa nada.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Niños lectores, adultos más seguros

Expertos analiza cómo la literatura beneficia a los más pequeños de la casa

Bobby Baker y la celebración del fracaso cotidiano

Finaliza la muestra de la genial e irreverente artista británica en La Casa Encendida

Tetsuya Ishida y la estandarización de la espontaneidad

Es la del artista japonés una de las muestras no permanentes del Reina Sofía más conmovedoras

En 2050 casi la mitad de los españoles tendrá más de 65 años

Este colectivo necesitará de servicios asistenciales adaptados a sus nuevos ciclos vitales: cronicidad, pluripatalogías y dependencia

El fotógrafo Fernando Moleres inaugura 'Melting Landscapes'

Un retrato de la belleza y fragilidad del Ártico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris