Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Política   PP   Corrupción  

La democracia: derecho por conquistar

La democracia sustenta nuestro sistema y está grabado con insoslayables letras en la Constitución. Pero, ¿en serio?
Marcos Carrascal Castillo
@M_CarrascalC
domingo, 29 de abril de 2018, 11:26 h (CET)

El rapero Día Sexto sostiene en una de sus canciones que los valencianos son “un pueblo oprimido por la corrupción”. No solo los valencianos fueron oprimidos por Rita Barberá y el todopoderoso PP que la acompañaba: también la Andalucía de los EREs, la Galicia que nos muestra Fariña y la Operación Campeón, la Cataluña del 3%, Pujol y la “basurabergencia” —perdón: Convergéncia— que lo escoltaba, la Murcia del Caso Harrag, la Navarra de la CAM… Esta semana el foco se ha puesto sobre Madrid. Los madrileños no salimos de advertir las desvergüenzas de Gürtel y Púnica, y nos encontramos con el Caso Cifuentes —que se extiende desde la URJC hasta la cafetería de la Asamblea de Madrid, sin pasar por el Eroski de Vallecas— y la imputación del “progre” Gallardón.


La reacción contra el caso que protagoniza la ya ex-presidenta de la Comunidad de Madrid es unánime: hartazgo. Los ciudadanos estamos hartos de que nuestras instituciones las hayan conquistado y las estén parasitando políticos que despiertan escasa confianza. También estamos hartos de que nos insulten y se rían de nosotros en nuestra propia cara, como Celia Villalobos jugando al “Candy Crash” en el Congreso. Este movimiento no está azuzado por formaciones de izquierdas o antisistema. Todo lo contrario: es un movimiento transversal; y, prueba de ello, es que la Comunidad de Madrid, tradicional bastión del PP, a día de hoy, cambiaría a un color anaranjado. Pese a que Ciudadanos tiene un programa camaleónico, tanto en cuanto cambia según soplen los vientos, mucha gente piensa que es el mejor partido. ¿Sus argumentos? Compáralo con el resto.


Ajenos a partidos políticos, hay un clamor popular que exige que las alfombras de todas las instituciones —corrompidas o no— se levanten, y se pueda barrer toda la basura acumulada. Un clamor popular que dará la victoria a aquel partido que consiga hegemonizarlo. Paradójicamente, firmará la sentencia de muerte de aquel partido encargado de arrancarlo y que no lo haga. Un mandato inequívoco del común de la sociedad.


Es muy probable que la ciudadanía tengamos que organizarnos, recelando siempre de cualquier hagiográfica ayuda política, para sembrar una mayor transparencia, una mayor participación y una mayor seriedad: en definitiva, una mayor democracia.


Como tantos, yo me niego que mi país sea una caricatura como las que dibujaba Castelao. Por eso, creo que tenemos que redefinir una democracia acorde al siglo XXI, que tenga en cuenta los avances tecnológicos y una sed generalizada de interés por los asuntos públicos. Los modelos decimonónicos han de avanzar para que tengan cabida alguna en nuestra centuria.


Estamos en un tiempo de transición. En España ya no valen los feudos o la confianza; vale la democracia real, la que supera a una cita electoral cada cuatro años. En este tiempo de transición, hay que recordar a Gramsci, cuyo octogésimo primer aniversario de su muerte en la Italia de Mussolini recordamos el pasado viernes. El gran teórico marxista advertía que “el viejo mundo se muere; el nuevo tarda en aparecer; y en ese claroscuro surgen los monstruos”. Cuidémonos de los monstruos y precipitemos una nueva forma de sentirnos demócratas. 

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Esto se nos va de las manos

Sánchez ‘Cum Fraude’ ha heredado todo lo malo de Rodríguez Zapatero, ocupándose y preocupándose de cuestiones que poco o nada interesan a los españoles, sobre todo de cara al futuro

España Bahamonde, una, pequeña y encarceladora

​España, quienes la conducen -fascistas-, y gran parte de su pueblo -tristemente- querían machacar el aliento de quienes buscan ser "otra cosa" que españoles.

El color del cristal

¿Soluciones? -Soltar a los presos políticos. -Mantener a los políticos presos.

Independentismo sentenciado

Realmente lo que está pasando en Cataluña con el independentismo es esperpéntico. Se niega el valor de las leyes democráticas aprobadas y se insiste en la confrontación a toda costa

¿Sin propósito de no delinquir, cabe el tercer grado penitenciario?

“La ignorancia de las masas es la principal fuerza de los gobernantes” Carlos Malato
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris