Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Ruth Marcus
The Washington Post Writers Group
Ruth Marcus
El itinerario presidencial, sobretodo en año electoral, da una idea del mapa electoral predilecto
PHOENIX -- . De forma que no sorprenderá que el calendario post-discurso del Estado de la Nación del Presidente Obama incluya estados indecisos tradicionales:

Iowa, Nevada, Colorado, perdidos todos ellos por John Kerry en 2004 pero ganados por Obama cuatro años más tarde. Michigan, históricamente Demócrata pero también estado natal de un fuerte candidato Republicano.

¿Pero Arizona?


Aparte de 1996, cuando Bill Clinton derrotó a Bob Dole, Arizona no ha votado a un Demócrata presidente desde Harry Truman en 1948. Tiene dos senadores Republicanos y un gobernador Republicano -- y a juzgar por los resultados de las legislativas de 2010, los augurios no son buenos para los Demócratas.

En esas últimas elecciones, la delegación legislativa del estado pasó de tener cinco legisladores Demócratas y tres Republicanos a tener cinco Republicanos y tres Demócratas. La Legislatura estatal es todavía más Republicana.

Entonces, ¿Arizona?

La campaña Obama insiste en que es seria al hacer un gesto al estado que, sostiene, habría estado a tiro hace cuatro años de no ser por el hecho de que el candidato Republicano, John McCain, era el senador más experimentado del estado.

Patrones electorales históricos de Arizona aparte, sostiene la campaña, la demografía del estado en vertiginoso cambio lo convierte de forma lógica -- aunque lejos de estar garantizada -- en objetivo de una recuperación Demócrata. Los hispanos representan ya casi el 20% de la población en edad de votar.

"Todo depende de las cifras", me cuenta el responsable de campaña Jim Messina. "Si cierra los ojos y no piensa que es Arizona, y se fija en las cifras? Arizona va a ser estado Demócrata dentro de unos años. La pregunta es cuándo. No decimos que Arizona vaya a ser Demócrata de forma definitiva, sino que vamos a hacer una apuesta difícil a largo plazo".

En cierto sentido, el interés de la campaña Obama en Arizona y sus 11 compromisarios puede ser un flirteo fruto de la necesidad. Refleja la escasa probabilidad -- prácticamente una certeza, mejor -- de que los Demócratas vayan a ser capaces de conservar muchos de los premios Republicanos que les arrebataron en los comicios de 2008, estados como Indiana, Carolina del Norte o Virginia.

Si gana Obama, su victoria no se producirá probablemente -- contra Mitt Romney desde luego no -- por el amplio margen de hace cuatro años.

La intuición de la campaña Obama en 2008, sin embargo, consistió en imaginar un terreno de juego electoral ampliado dentro del cual el camino al éxito Demócrata no discurría a través de ganar Florida y Ohio. Arizona es la ampliación lógica de esa teoría.

Al competir contra Romney en Arizona, por ejemplo, los Demócratas emitirán sin cesar su promesa de vetar la legislación DREAM, que proporcionaría una vía a la regularización de los hijos de inmigrantes ilegales, y -- en un estado con una de las cifras de embargos por impago más elevadas -- el comentario de Romney de que hay que dejar que el precio de la vivienda toque fondo.

"De todos los estados que hay al alcance de la mano, Arizona está más maduro que ningún otro", dice un miembro Demócrata. "No es un estado en el que se vaya a alcanzar el éxito de forma segura".

Los responsables de la campaña señalan las recientes victorias Demócratas en los comicios a edil de Tucson y Phoenix. Y ven la oportunidad en la jubilación del Senador Republicano Jon Kyl. Obama, que no es propenso a intervenir en el reclutamiento de los candidatos legislativos, apelaba personalmente a Richard Carmona, responsable de la sanidad pública con el Presidente George W. Bush, para convencerle de postularse a la candidatura Demócrata.

Los Republicanos dan por descartada la noción de una victoria Demócrata, observando que el registro electoral Demócrata en el estado está ya por detrás del de los Republicanos y el de los independientes.

"Obama puede venir a Arizona todo lo que quiera", decía Shane Wikfors, responsable de comunicación del Partido Republicano de Arizona. Pero una victoria en noviembre, decía Wikfors, "Eso no lo van a ver sus ojos. La tendencia nos favorece -- un electorado Republicano muy implicado y un votante independiente muy descontento".

Hay, sin duda, un elemento de guerra psicológica en la promoción del interés en Arizona por parte de la campaña Obama. Como poco, anunciar a los cuatro vientos que Arizona está incluida en la lista de objetivos electorales de la campaña podría inducir al candidato Republicano a gastar más dinero allí.

Pero la posibilidad de que los Demócratas asalten Arizona pone de relieve la dificultad a largo plazo confrontada por los Republicanos: seguir siendo competitivos teniendo en cuenta las realidades interconectadas del creciente electorado hispano y de una formación cuyo mensaje anti-inmigración cada vez más estridente aleja a ese mismo bloque electoral.

"Texas se volverá indecisa definitivamente", dice Messina. "En los próximos 10 años, pasará tiempo informando de Texas en las campañas presidenciales". Eso será interesante.

Artículos del autor

WASHINGTON -- "Por definición, si te presentas a presidente, todo vale. Que se lo digan al ex Presidente Grover Cleveland. Que se lo digan al ex Presidente Andrew Jackson. No existe ningún límite. Acepto eso, pero yo no tengo que participar de la conversación".
WASHINGTON -- No constituye ninguna sorpresa que Romney se haya visto obligado a bajarse de la burra de su postura inicial de que no iba a facilitar sus declaraciones tributarias; las únicas preguntas, en lo que a mí concierne, eran en qué momento cedería y -- todavía en el aire -- cuántos ejercicios tributarios haría públicos.
WASHINGTON -- .Romney afirma que Barack Obama quiere "transformar América fundamentalmente", convirtiendo al país "en una sociedad de derechos sociales de corte europeo". En realidad, Romney y sus rivales presidenciales Republicanos tienen en mente una transformación más radical. Ellos conciben un estado dramáticamente más reducido y una red de protección social peligrosamente deshilachada.
KEENE, N.H. -- Con toda probabilidad, no va a ser el momento triunfal del candidato conservador Jon Huntsman. Incluso si el antiguo gobernador de Utah logra superar las expectativas -- cosa que equivale a acabar segundo frente a Mitt Romney en las primarias del martes -- su camino a seguir no está claro.
DUBLIN, N.H. -- Él descarga.

Sobre el Presidente Obama, a quien compara con el Rey Jorge III. "Nos revelamos contra un monarca que quería dictar cada faceta de nuestra vida cotidiana", afirma Santorum, denunciando la reforma sanitaria Obamacare.
JOHNSTON, Iowa -- . Los votantes reunidos en el colegio electoral aquí el martes se decantaron de forma abrumadora por Romney -- abrumadora y reaciamente. Fue un comité formado por gente que se resistía a depositar su voto o que no tenía más remedio que votar como votó.
El bombardeo de anuncios plasma la cuestión: Estamos en unas presidenciales sin límite significativo a la donación económica ni oportuna obligación de facilitar la relación de donantes, deslocalizada la cuestión en favor de comités de acción política cuyo gasto deja pequeño con frecuencia al de los candidatos a los que se apoya.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris