Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Luis Agüero Wagner
Luis Agüero Wagner
En 1962 se produjo una transición y la Argelia árabe relevó al colonialismo francés, pero la Kabilia siguió y sigue hasta el día de hoy bajo ocupación de opresores

Hace poco menos de un mes, el 20 de abril de este año, los bereberes de la Kabilia salieron a las calles para romper el silencio que envuelve su soterrada lucha independentista.


Todos los años, por esas fechas, decenas de miles de kabyles se manifiestan conmemorando los luctuosos sucesos del año 2001, cuando a raíz de protestas por el asesinato de un joven detenido por fuerzas represoras de la dictadura argelina 167 personas fueron asesinadas por el ejército y la gendarmería. Esos acontecimientos recibieron el nombre de “Primavera Negra”.


Los mismos hechos dieron lugar a la gestación de un movimiento en pro de la autodeterminación de esa región, identificado por el acrónimo MAK (Movimiento pro Autonomía de Kabilia). La agrupación ha ganado adeptos, aunque la mayoría de sus dirigentes viva exilada en Francia.


Los partidarios del movimiento acusan al régimen argelino de intentar erradicar su cultura y su lengua, imponiendo una arabización forzada acompañada de marginación económica.


Ferhat Mhenni dirige un gobierno provisional de Kabylia en el exilio, y lucha por lograr la autonomía como preludio de un estadio independiente.


Amnistía Internacional, Human Rights Watch y otras organizaciones defensoras de los Derechos Humanos han rechazado la discriminación que el régimen argelino impuso sobre los bereber, pidiendo se retiren los cargos a perseguidos como Kamaleddine Fekhar, de reconocida lucha social en pro del respeto de la dignidad de los ciudadanos, así como de varias decenas de presos políticos.


Los bereberes o amazighs, pueblos originarios del Magreb, son etnias que desde el siglo VII fueron asediadas por los invasores árabes venidos del este, hasta devenir en una minoría que siguió poblando hasta el siglo XV las Canarias. Su nombre se traduce como “hombre libre”, y su lengua se habla desde el norte de Malí y de Níger hasta el norte de Marruecos y Argelia. En tanto Argelia ha sometido a los kabiles al silencio y olvido, hoy éstos intentan romper el ostracismo y agitar las banderas de un estado laico, democrático y progresista.


Los kabyles también se consideran marginados por las políticas económicas de Argelia, basadas en subsidios y empleo estatal, sin desarrollo industrial.


La mayor parte de este estado cuyo territorio fue dibujado en el mapa por los colonialistas franceses, es acaparada por los privilegiados generales argelinos, cuyos negocios son tan inaccesibles al público como el estado de salud del presidente Bouteflika, incapacitado para moverse e incluso hablar.


Esta élite pertenece inequívocamente a una especie que los latinoamericanos conocemos muy bien: La de los patriarcas, los padres de la patria, los redentores de los valores de nuestra civilización.


Pundonorosos soldados y humanistas austeros, que hipotecaron de por vida a sus pueblos, sosteniendo principios poco nobles y bastardos como la intangibilidad de las fronteras impuesta por los colonialistas europeos en África. No es ninguna novedad que poderosos como éstos se defiendan entre sí, incluso para deshacerse de su propio presidente como ocurrió con Mohamed Boudiaf en junio de 1992.


Argelia ha inspirado y sufragado al Polisario con el mismo doble rasero con el cual muchos españoles se asomaron al problema del Sahara Occidental. Sin embargo, jamás levantó su voz para defender otras minorías oprimidas.


El régimen de Argel condenó la secesión de Biafra, rechazó el separatismo de Cabinda e incluso apoyó a Addis Abeda contra los movimientos independentistas eritreos. Con el mismo alarde de hipocresía se ha negado a escuchar los reclamos de Kabilia.


Mejor olvidar, en fin, a los españoles que hicieron del problema del Sahara un arma arrojadiza contra su gobierno de turno, mientras seguían y siguen hasta hoy plantados en Ceuta y Melilla.


Tal vez Kabilia, de romper el silencio y olvido que le han impuesto, pueda darles algo de su propia medicina.

Artículos del autor

​El 22 de abril los paraguayos eligieron a sus más importantes autoridades políticas, en un marco de absoluta normalidad y transparencia.
​Pocos países conocen tanto el Laberinto marroquí como España, quien no pudo doblegar en sucesivos intentos a una población que ni en tiempos del Imperio Romano, ni en épocas de la mayor expansión islámica, sintió el real peso de autoridad invasora alguna, mostrándose siempre reacia a acatarla.
​Como lo habíamos anticipado en esta columna, una amplia mayoría de los electores paraguayos votaron el fin de semana por el fin del doble discurso impuesto que intentó ser hegemónico en el Paraguay durante las tres últimas décadas.
E​l quince de Octubre del año 2009, el ganadero paraguayo Fidel Santiago Zavala Serrati, quien entonces tenía 45 años, fue secuestrado en su mismo establecimiento situado en Paso Barreto, Concepción.
​El 22 de abril los paraguayos elegirán un nuevo presidente de la república, y todos los indicios parecen señalar que una gran mayoría de los electores optarán por Mario Abdo Benítez, un ex Senador que fue capaz de enfrentar exitosamente en las internas del partido de gobierno al actual presidente, Horacio Cartes.
​Aunque a cualquier persona con sentido común pueda parecerle absurdo, hace más de cuatro décadas, un extravagante grupo de activistas apátridas que logra sobrevivir en algún lugar del desierto del Sahara merced al apoyo de Argelia.
En América Latina, Chile es uno de los países más respetados por su nivel de cultura política, además de ser envidiado por sus grandes logros macroeconómicos y progresos admirables en todas las vertientes imaginables.
​Ha causado revuelo en Paraguay la noticia de que un connotado beneficiario de fondos captados por ONG, sobre todo las que invocan causas indigenistas, fue denunciado por haber abusado sexualmente y embarazado a una indígena, en un caso en el cual, una justicia caracterizada por oscurecer la realidad tiene la misión de esclarecer los hechos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris