Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Luis Agüero Wagner
Luis Agüero Wagner
En territorio norteamericano, los colonos llegaron a realizar un contagio premeditado regalando cobijas infectadas a los nativos

En Wounded Knee, una aldea situada junto a un mítico arroyo de Dakota del Sur, un destacamento del Séptimo de Caballería asesinó salvajemente hace algo más de un siglo a cerca de doscientos indios.

Niños y viejos indefensos, mujeres inocentes y desarmadas, todos sufrieron el mismo destino.

No hubo contemplación en una masacre bestial. Una trama de provocaciones y engaños logró llevarlos hasta un lugar donde hoy se encuentra la reserva de Pine Ridge, y los destrozaron literalmente, con cuatro cañones Hotchkiss.

Quedaron las fotos de las víctimas terriblemente desfiguradas, apenas reconocibles a la hora de su entierro. Lo único identificable eran las prendas de bisonte que todavía usaban los miembros de aquellas tribus a fines del siglo XIX.


Los que cometieron aquella masacre eran herederos de aquellos colonos que no habían llegado solos al Nuevo Mundo siglos atrás. Habían portado con ellos un sinfín de enfermedades desconocidas para los pueblos originarios.

La escarlatina, el sarampión, la fiebre tifoidea, la difteria, el cólera, la tos ferina y la peste bubónica empezaron a causar estragos entre los verdaderos dueños de aquellas tierras del norte americano.

Entre tantas iniquidades, la historia recuerda una epidemia de viruela que causó cientos de miles de muertos indígenas durante las décadas de 1839 y 1840. En ese periodo, se registra uno de los primeros casos de guerra biológica de los cuales se tenga noticia.

Según todos los indicios, los colonos hacían un presente griego a los nativos entregándoles abrigos y mantas infectadas ex profeso con viruela, para que propagaran las enfermedades en sus comunidades indefensas.

Cuando en las últimas décadas del siglo XVIII las trece colonias se emanciparon del poder colonial europeo, antes que nada como derivación de conflictos entre potencias coloniales como Inglaterra, Francia o España, la realidad demostró que lo escrito en esa tan vanamente elogiada declaración de independencia era apenas un pagaré falso, o un cheque sin fondos, como lo expresaría siglos después Martin Luther King.

La peor segregación racial la sufrirían los pueblos originarios con la Ley de Traslado Forzoso de nativos, puesta en práctica a partir de 1830 por el presidente Andrew Jackson, que fueron expulsados de las tierras al este del extenso río Mississippi.

De nada sirvió una débil resistencia cherokee, los “civilizados” definieron a esas tribus como “naciones domésticas dependientes” cuyo destino pasaba a manos del nuevo estado, y de esta manera ellos junto con los seminolas, creeks, choktaw y chikasaw fueron llevados por la fuerza al Oeste.

Los cherokees intentaron apelar, pero la respuesta fue que eran «naciones domésticas dependientes», por lo que su destino quedaba en manos del gobierno; de modo que cherokees, seminolas, creeks, choktaw y chikasaw fueron enviados al Oeste.

Los nativos llamaron a ese cruel éxodo “el sendero de las lágrimas”, y durante ese desplazamiento obligado sufrieron más epidemias que causaron miles de muertes.

Era el preludio de una tragedia que tendría su epílogo en Wounded Knee. LAW



Artículos del autor

Un grupo de aventureros y mercenarios, encabezado por un analfabeto oriundo de Extremadura, Francisco Pizarro, acabó conquistando uno de los dos imperios más poderosos que alguna vez existieron en América. Se trataba del imperio inca, tomado por sorpresa y traicionado por hombres faltos de nobleza, como había sucedido poco antes con los mexicas o aztecas.

Las pandemias no solo fueron decisivas para impedir la reconstrucción del imperio romano de occidente, también ayudaron a construir el colosal imperio español


Cuenta la historia que bajo Marco Aurelio, su corregente Lucio Vero debió firmar la paz en Oriente debido al azote de una extraña peste que diezmó sus tropas y acabó con su propia vida.

El papel de la historia ante una crisis como la pandemia que hoy vivimos, ha sido siempre juzgar el pasado para instruir el presente en beneficio del futuro.

A mediados del siglo XIV, una humanidad teocéntrica imbuida de pensamiento mágico asistió al fracaso tanto de la medicina medieval como al de las recetas sugeridas por las autoridades religiosas. Se cree que la mitad de la población de Europa pereció víctima de su propia ignorancia y la incapacidad de quienes detentaban el poder para controlar la pandemia.

Una pandemia que ha crecido progresando más en la fantasmática popular que en la realidad objetiva, ha puesto contra las cuerdas no solo al capitalismo y a las ciencias médicas en todo el mundo, también ha sido la campana salvadora para anacrónicas dictaduras que estaban a punto de ser arrojadas al basurero de la historia.

Luego de más de un año de haber logrado uno de sus primordiales objetivos, la dimisión de un presidente fantasma incapaz de hablar, cumplimentar con otros jefes de estado e inclusive privado de poder aparecer ante su pueblo, las protestas en Argelia ni siquiera han tenido en cuenta al contubernio mediático-gubernamental cuyas consignas evidentes son paralizar con el miedo de la mayoría toda actitud contestataria a escala global.

La ciudad de Laayún en el Sahara de Marruecos acogió, del 26 al 28 de febrero, la tercera edición del Foro Marruecos-Estados Insulares del Pacífico bajo el lema dela consolidación de los lazos de cooperación, la aplicación de los compromisos contraídos en este sentido, la unificación de las voces y la promoción de la prosperidad compartida.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris