Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Julio Ortega Fraile
Nacido en Vigo (Pontevedra), he vivido durante muchos en Madrid, Ciudad a la que me trasladé para estudiar y en la que me quedé a trabajar. La mayor parte de mi actividad laboral ha estado vinculada al mundo de la aviación, donde he sido desde maletero hasta piloto pasando por diferentes ocupaciones dentro de ese sector.
El trabajo en el área de medio ambiente de la Asamblea de Izquierda Unida en El Álamo (Madrid), me llevó a conocer y a reflexionar sobre el maltrato al que están sometidos los animales en nuestro País. Me involucré en dicha causa principalmente a través de la publicación de textos de diferente naturaleza para el animalismo: artículos de opinión, manifiestos, cartas, prólogos, etc., labor con la que continúo en la actualidad. En el activismo dentro de asociaciones he sido el Secretario de Organización y Delegado para Galicia del PACMA (Partido Animalista Contra el Maltrato Animal).
Y a día de hoy soy el Coordinador para Pontevedra de la Asociación Animalista LIBERA!, cuyo papel fue fundamental en la Campaña PROU! para la abolición de las corridas de toros en Cataluña por medio de la ILP.

Twitter: @JOrtegaFr
Email: correo1932@yahoo.es
Julio Ortega Fraile
Últimos textos publicados
Respuesta al torero Óscar Higares
Según el matador la tauromaquia está exenta de maltrato
Dijo el matador de toros (no cuidador, ni veterinario, ni rescatador o defensor: ¡matador!) Óscar Higares en un plató de Telecinco que "la tauromaquia está exenta de maltrato".

Muchos describen al franquismo como "paternalista" dotando a ese adjetivo de un aura de ternura y protección (sin maltrato, por supuesto), pero lo cierto es que aquel régimen asesinó a cientos de miles de padres y dejó millones de huérfanos.

Un historiador saudí afirmó hace poco que allí las mujeres son tratadas como reinas (¿maltratadas?, ¡jamás!) porque las llevan en coche sus maridos, hermanos o padres, y que en Occidente las mujeres conducen porque no les importa ser violadas en el caso de tener una avería. En Arabia Saudí si una mujer es sorprendida al volante recibe latigazos y esa es la verdad.

Podría, matador, poner varios ejemplos más de mierda en la humanidad y de las moscas (vosotras con conciencia) que comiendo de ella juráis que es un manjar pero para qué, los dos sabemos de lo que hablo y que, además de violento con los animales, eres un embustero en ese asunto.

Podría llamarte torturador aňadido a lo de matador porque en esa tauromaquia que aseguras exenta de maltrato hay tortura, tú eres uno de los que se encarga de ella, sin embargo, Torquemada de luces y couché, lo negarás como la Iglesia negaba durante la Inquisición que aquello fuesen crímenes: su mierda era pureza y justicia, la tuya es arte y tradición.

Y la ablación femenina es precepto religioso en Yemen, sin maltrato.

Y los campos de exterminio nazis eran limpieza étnica, sin maltrato.

Y las peleas de gallos son diversión, sin maltrato.

Y la esclavitud era un elemento estabilizador, sin maltrato.

Y la violencia de género es el derecho a resarcirse o la defensa de la posesión, sin maltrato.

Y los cristianos arrojados a las fieras en los circos romanos era entretenimiento para el pueblo, sin maltrato.

Y...

¿Has sabido de alguna curandera que mutile clítoris, nazi, gallero, esclavista, agresor de mujeres o emperador que dijese que en lo suyo había maltrato? Yo tampoco conozco el caso de un torero que lo reconozca para sí.

Y te recuerdo, matador, que varias de las cosas que te he nombrado eran (algunas todavía lo son), legales, tan legales como la #tauromaquia.

Este es un enlace en el que se describen los daños que sufre el toro durante la lidia. La fuentes es @AVATMA, Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia. Veterinarios, no son Andrés Calamaro hablando sobre lo que piensa el toro ni Talavante dando una lección magistral de sociología, sino profesionales de la veterinaria avalados por estudios contrastados y publicados. O sea, ciencia, ciencia contra falsedad, ciencia contra cinismo, ciencia contra oscurantismo, ciencia contra violencia… Ciencia, matador, ciencia.

https://avatma.org/2015/11/29/sufrimiento-de-toros-y-novillos-en-la-lidia-con-y-sin-encierro-previo/

¿Te sirve lo que lees ahí o tampoco? No hace falta que respondas, sé que no te vale porque no te conviene, como a los ganaderos o empresarios taurinos no les viene bien que se sepan los números reales de la tauromaquia

No sé si crees que podrás engaňar a nadie, desde luego a nosotros no, a los indiferentes tampoco aunque ese maltrato no les perturbe, es que ni siquiera a los tuyos, ni a ti mismo, lo único que demuestras es que la historia continúa pariendo nombres que son por sus actos símbolo de vergüenza, violencia, cobardía e hipocresía y tú, Óscar Higares, en lo que te concierne al menos: el maltrato de toros hasta la muerte, no eres mejor.
martes, 23 de agosto de 2016.
 
#TauromaquiaEsViolencia
¿O es que no basta con ver la sangre y la muerte?
Durante la dictadura en… la que sea, pongan ustedes sobre esos puntos suspensivos Chile, Argentina, Corea del Norte, España, etc., estaban (y están) permitidas las ejecuciones por el simple hecho de ser opositor al régimen de gobierno, pero estaba (y está) prohibido en ellas llamar asesinos a los que redactaron y firmaron las órdenes de ejecución así como a quienes las llevaron a cabo. Y quien dice ajusticiamiento (bajo su particular justicia, ¿todas son aceptables por el mero hecho de poseer ese rango?), dice tortura, con o sin resultado de muerte.

No existe violencia legal sin la correspondiente ley que la ampare, es evidente, y no hay violentos legales sin sus propios argumentos morales para justificarla. Mientras algo sea lícito en la norma jurídica lo que menos importa a efectos de su realización es que lo sea o no éticamente, pues a aquello que no se puede imponer por la razón se obliga por la fuerza y esa fuerza puede denominarse, por supuesto, código penal, un invento en el que, en función de lo que contemple, cabe tanto lo necesario como lo aberrante. Y que es así lo demuestran sus continuas reformas, normalmente (bueno, no lo sé, demasiadas excepciones a esa normalidad) a mejor, pero también casi siempre tardías.

Si hay un principio maltratado en la justicia penal es el de la prevención porque ésta suele llegar cuando las víctimas ya no caben en las conciencias y existen algunas - conciencias, digo-, a menudo pertenecientes a los redactores de ese ordenamiento, en las que hay espacio para muchas, muchas víctimas, quizás por egoísmo, tal vez por cobardía, o puede que sea porque no las engloban en esa categoría y ellos mismos saben que nunca podrán estar incluidos entre ellas.

La tauromaquia es lícita jurídicamente, claro que sí, con leyes que la protegen y dinero que la subvenciona, además de contar con su correspondiente grupo de presión mediático para intentar obtener y mantener el abrigo moral, todo eso lo sabemos, pero quiero establecer un paralelismo:

La dictadura franquista reintrodujo en el Código Penal español el “principio de venganza de la sangre”, que se remonta al Derecho gentilicio romano, y se mantuvo vigente en nuestro país hasta 1963. Esta norma concedía al marido el derecho a matar a su esposa y al hombre que se acostaba con ella en caso de adulterio, y lo mismo ocurría si se trataba de su hija, sin embargo y durante su periodo de validez no estaba permitido matar, por ejemplo, a la mujer de un amigo a la que se sorprendiese cometiendo infidelidad, esto último en 1957 habría sido considerado un delito.

¿Varía el hecho?, ¿cambian el dolor y la vida arrebatada en un caso o en el otro? No, ¿verdad?, pero la acción, legal o no, seguía siendo igual de miserable, de cobarde, de repugnante y de criminal fuese la asesinada la esposa de uno o la de otro. La ley, en ese caso, no penaba la comisión de un daño irreparable sino la circunstancia, y sin embargo tan letal desquite estaba bien visto entonces por muchos, puede que hasta por algunas, y en su defensa se utilizaban palabras como honor, no sé si tradición, pero es posible teniendo en cuenta a cuándo se remontaba el origen de esa facultad y que códigos penales como el de 1870 también la recogieron.

Si yo atrapo a un novillo y, en compañía de tres amigos, lo introducimos en un furgón, nos lo llevamos a un descampado y allí, entre todos, durante media hora le vamos clavando objetos punzantes y practicando cortes hasta que caiga exhausto y agonizante, y cuando conserva todavía un aliento desesperado e inútil de vida le seccionamos de un tajo el rabo y las orejas, los cuatro seremos procesados por una falta (sí, sólo falta, es muy triste) de crueldad con animales en base al artículo 632.2 del Código Penal con las agravantes que pudiesen concurrir.

Pero si yo me llamase José Tomás, Enrique Ponce, El Juli, Morante, Juan José Padilla (añadan el nombre de cualquier matador), e hiciese más o menos lo mismo a un toro una tarde de San Isidro en la Plaza de Las Ventas en Madrid la crueldad pasaría a ser arte, el ensañamiento valor y la vulneración de la ley se llamaría libertad, en definitiva, que no habría delinquido sino participado en la Fiesta y sería aclamado como el garante de una tradición. Un héroe, para unos cuantos.

Esto, ¿tiene sentido?, ¿es que hay por dónde cogerlo?

Los taurinos se sienten cada vez más acorralados en la defensa de su violencia, aun legal, menguantes en número de festejos, subvenciones y seguidores. Eso les preocupa, y mucho, eso hace que se revuelvan pero también se saben protegidos de momento por la ley y tal es su baza más efectiva. A partir de ese amparo desvirtúan torticeramente lo que son y lo que hacen ellos, y lo que somos y hacemos los partidarios de la abolición.

Lo denominan arte y a sí mismos artistas, y poco importa que el arte no pueda traer consigo dolor y destrucción. Leon Tolstoi, al plantearse la justificación social del arte, decía que siendo éste una forma de comunicación social sólo puede ser válido si las emociones que transmite pueden ser compartidas por todos los hombres, y hablaba de su contribución a la fraternidad humana por implicar este valor, es decir, por trasladar emociones que impulsen la unificación de los pueblos. ¿Unifica a los humanos la comisión de la tortura?

No acusan de liberticidas cuando la libertad que exigen la emplean en herir brutalmente y en matar, con lentitud, a un animal, a un mamífero superior con un sistema nervioso central que le hace plenamente capaz de sufrir física y psíquicamente como nosotros, los de nuestra especie. ¿Puede caber todo en el ejercicio de la libertad?, ¿lo hacen también entonces las peleas de perros o el arrojar vertidos contaminantes a un río? Ambas cosas eran legales tiempo ha y hasta en las escuelas de industriales se recomendaba instalar la fábrica cerca de un curso fluvial para ahorrar costes en el traslado de los desechos tóxicos. Ya no lo son, hemos dicho que la ley va cambiando pero, ¿cuántos perros y cuántas aguas tuvieron que morir hasta ese momento?

Deporte tampoco puesto que este concepto entraña la participación voluntaria de todos los actores y está claro que en el caso del toro no se da esa voluntariedad. Y las muertes o lesiones humanas en su desarrollo no pueden ser consideradas accidentes como ocurre en otras actividades. Cierto es que hay personas que fallecen practicando motociclismo o escalada pero aparte de lo que mencionaba antes: tienen potestad para elegir si lo hacen o no, no son espectáculos basados, como este, en la violencia y la muerte. El corredor de motos quiere ganar la carrera y los espectadores van a verle pilotar, el alpinista desea alcanzar una cima o subir por una pared vertical, en las corridas de toros el fin es la muerte del animal después de un proceso en el que se infligen diversas heridas, todas ellas terribles, y los aficionados que compran su entrada saben que van a ver eso, ¡quieren ver eso!, y son conscientes también de que de vez en cuando serán testigos de una cogida, mortal o no.

Y no parece que a algunos de ellos tal hecho les incomode demasiado: en el twitter del cantautor José Manuel Soto, adalid de la tauromaquia, se podía leer hace pocos días al hilo del fallecimiento del matador Víctor Barrio: ”Esta muerte le dará mucha vida al toreo, es la grandeza d la Fiesta, no hay mayor gloria q morir en la arena”. Saquen sus propias conclusiones.

Sí, señoras y señores, en la lidia la última parte de la corrida no se llama recta final hacia la meta sino tercio de muerte, y el objeto que marca su término no es una bandera bajo la cual se pasa sino el estoque de muerte, eso si lo matan “bien”, que a menudo hay que tirar del descabello para que el toro quede tetrapléjico seccionando la médula espinal, o de la puntilla (a veces utilizan las dos) que, a pesar de estar prohibida en los mataderos desde 2006 por la Organización Mundial de la Salud Animal se sigue usando en los ruedos, y aunque el cuchillo del puntillero persigue destruir el centro nervioso que comunica la médula con el encéfalo estudios veterinarios han demostrado que las respuestas cerebrales y espinales estuvieron presentes en el 91% de los bóvidos tras ser apuntillados. Por cierto, ¿saben cuándo se inventó el descabello?, pues fue después de una corrida de Belmonte en la que salió disparado el estoque de muerte al intentar el torero rematar al toro con él y se le clavó mortalmente a un espectador en el pulmón. Ya ven, en la tauromaquia, todo, todo gira en torno a la muerte.

Estos días se mueve en Twitter y Facebook el hashtag #TauromaquiaEsViolencia y es una gran verdad, por mucho que la ley la ampare todavía, por mucho que el dinero público la subvencione y que el movimiento taurino vaya de víctima por ciertos tweets, amenazando ya con denunciar incluso a quien escriba que Talavante es feo. Hace nada me llegó a mí la advertencia de que yo lo sería por escribir que la causa de la cogida del diestro Manuel Terrón es la tauromaquia. Vale que ha habido mensajes en esa red social repugnantes tras la muerte de Víctor Barrio, pero no todos por cuantos quieren presentar demandas ni tampoco ellos, los taurinos, se quedan atrás en los suyos. Yo tengo capturas de pantalla en las que me llaman desde hijo de puta o cocainómano hasta donde me dicen que soy el José Bretón de Pontevedra (aquel que mató a sus hijos y quemó los cadáveres), o que me han “emplumado” por maltratador e incluso avisándome que tenga cuidado con mi fam…

Palabras esas que no me sorprenden viniendo de quienes vienen y que, sea como sea, no me hacen sangrar y morir. Prefiero que me claven tweets a puyas, banderillas, estoques y puntillas. Me resbalan los insultos, las injurias o las amenazas hacia mí pero la tortura y ejecución sañuda y cobarde de un ser inocente susceptible al miedo y al dolor, no, esas no las voy a consentir sin hacer nada. Y no soy yo el único sino muchos, cada día más.

No me detendré, no nos detendremos en nuestra lucha pacífica y necesaria además de urgente contra la violencia de la Tauromaquia. Porque sí: #TauromaquiaEsViolencia.
jueves, 21 de julio de 2016.
 
Violencia con animales e infantil
Las dos caras perversas de la tauromaquia
Lo segundo que más asombra de la corrupción conductual y moral que significa la tauromaquia es su desfachatez. El que viola se oculta para violar. El que roba se esconde para robar. El que mata procura hacerlo sin testigos. Aquí se obliga a un herbívoro pacífico a entrar en un ruedo del que no tiene posibilidad de huir, se le causa un destrozo físico para menoscabar su fuerza y movilidad, se le tortura, despacito, y al final se le mata cuando hay “suerte” de un golpe de mano, que las más necesita repeticiones y carnicería añadida para acabar con su vida. Luego a menudo se le mutila, y se sabe que no pocas veces cuando todavía no está muerto.

Aquí, y sigo con lo segundo que más estremece, es que los niños son llevados -sí, llevados, una niña de cinco años o un niño de ocho van donde sus padres quieren que lo haga-, a ser espectadores de lo descrito en el párrafo anterior. Y cuando se hace eso se están pasando por la montera de la patria potestad el dictamen del Comité de Derechos del Niño de la ONU indicando que la tauromaquia es violencia infantil, así como todas las leyes y declaraciones de intenciones europeas, nacionales, comunitarias o municipales jurando que la protección del menor es algo prioritario, sagrado y en modo alguno inviolable, y que cualquier conducta que atente contra esos principios será prohibida y castigada su ejecución.

Lo primero, lo que más espanta, lo que produce escalofríos en el alma, en la piel, en la cordura y en la sensibilidad es que ese acto donde se abrazan la violencia con animales, su maltrato lento, intenso, sin atisbo de compasión, y la violencia educacional para la infancia, haciéndoles presenciar cómo se hiere una y otra vez a un toro, haciéndoles beber sus hemorragias por los ojos y estampando su sufrimiento en la mente de seres humanos en pleno proceso de formación de sus valores, es que la tauromaquia todavía sea algo legal en nuestro País.

¿Hay necesidad de explicarlo?, ¿es que no lo estamos viendo en cada corrida, en cada toro embolado o enmaromado, en cada toro al agua, del aguardiente o de encierro de campo perseguido por coches y tractores? Mueren desangrados, atropellados, ahogados, de golpes contra talanqueras, de infartos, mueren por miles, sufren y mueren en cada rincón de España con la misma dosis de terror y padecimiento en su cuerpo, con la misma carga de depravación en el mensaje que se le transmite a los niños y ante los mismos aplausos y sonrisas de quienes encuentran en semejante aberración un motivo de diversión.

No, es que encima esta modalidad de corrupción no se esconde y no es necesario tener que explicar los motivos como no los sería si alguien es observado forzando a una mujer o metiendo la mano en el bolso de una anciana, y ya está bien de ponerla en la estantería del comportamiento decente porque nos la encontremos en el cajón de lo legal. Tantas cosas que lo han sido ya no lo son porque evolucionamos, porque es sabido que la ley suele ir por detrás del espíritu de los ciudadanos y del progreso hasta que llega un día en que el hedor de esa basura se hace tan insoportable que, por muy vistosa que sea la bolsa que la contiene, se lanza al vertedero donde debe estar: el de lo inadmisible por repugnante y nocivo.

Y las palabras Tradición, Libertad o Raíces no sirven de nada, sólo son podredumbre en su interior por real que sea su forma. Una tradición violenta, la libertad que se usa para torturar o matar o las raíces de las que nace un fruto dañino son perversiones que encuentran su disfraz en el diccionario. La realidad es que esto es maltrato de animales y que esto es lesivo para los más pequeños y ante eso sólo caben dos posturas: confesar que no importan ni unos ni otros en aras de un placer y de un negocio malsanos, o abolirlo sin contemplaciones porque la violencia con un animal y con un niño, cada una en su vertiente, no se van a consentir.
jueves, 30 de junio de 2016.
 
 
¿Trepanación o ibuprofeno? Pues depende
Con los pies en el Siglo XXI y el alma en el Siglo XII
sábado, 16 de abril de 2016.
 
Antonio Mata Huete y los "jabalíes maricones"
Cazar es matar, a pesar de los chistes y de las mentiras
lunes, 21 de marzo de 2016.
 
Manifestaciones a favor de la tauromaquia
O cómo empeňarse en poner boca abajo el calendario
viernes, 18 de marzo de 2016.
 
87 años: dispara a un jabalí y le pega a un conductor
Otro ¿accidente? de caza. Suma y sigue
sábado, 27 de febrero de 2016.
 
Caza enlatada
Si son plaga, ¿por qué los criáis para soltarlos después?
miércoles, 17 de febrero de 2016.
 
Taurinos y cazadores, muy nerviosos
O cómo el Caballo Cónsul de Calígula perdió el título del más ridículo
viernes, 12 de febrero de 2016.
 
Respuesta de un antitaurino a Joaquín Sabina
«Creo que hay muchísima ignorancia entre los antitaurinos y muchísimo desprecio a una cosa que ha sobrevivido siglos y que puede ser absolutamente bellísima, una metáfora de la vida y de la muerte como no hay otra en ningún escenario del mundo. Pero ahora va lo políticamente correcto…» (Joaquín Sabina).
domingo, 7 de febrero de 2016.
 
Publicidad para (de) cazadores
Así que tiene que haber un animal muerto y un humano sonriendo
martes, 2 de febrero de 2016.
 
El bebé de Bescansa y escaños que huelen a pañal sucio
miércoles, 13 de enero de 2016.
 
Carlos Herrera y Risto Mejide
O parásito y anfitrión
viernes, 8 de enero de 2016.
 
Esos animales que nos emocionan... y maltratamos
Duele más el silencio cómplice del sensible que el disparo del cruel
domingo, 13 de diciembre de 2015.
 
Crueldad con animales: Delitos Black Friday
La justicia invalidando la decisión de la JUSTICIA.
domingo, 6 de diciembre de 2015.
 
El presidente de la Federación de Caza de CyL llama delincuentes a los anticaza
Santiago Iturmendi pide “cojones” a los políticos
domingo, 22 de noviembre de 2015.
 
Morir a manos de un cazador
Vínculos demostrados y permisos inexplicables
sábado, 14 de noviembre de 2015.
 
Cepos para gatos, o lo que sea
Furtiva o legal, la caza consiste en matar
miércoles, 11 de noviembre de 2015.
 
Rajoy sabe más de ti que tú mismo
Una de las dos Españas ha de engañarte la razón
miércoles, 4 de noviembre de 2015.
 
Albert Rivera VS Pablo Iglesias
Y yo, pensando en Pepe Mujica
jueves, 22 de octubre de 2015.
 
Los pilares corrompidos de la tauromaquia
Probando disfraces para la violencia
viernes, 16 de octubre de 2015.
 
Y después del Toro de la Vega
Lo que un 15 de septiembre sangriento nos dejó
jueves, 17 de septiembre de 2015.
 
¿Quién defiende al Toro de la Vega?
¿A la tradición quienes aman al toro y al toro dictadores independentistas?
martes, 8 de septiembre de 2015.
 
Rompesuelas, beneplácito y calma ante la tortura
Un puñado de hombres que linchan y un alcalde que los protege
viernes, 4 de septiembre de 2015.
 
Caza: Cañones largos para... éticascortas
O cuando los cadáveres obtenidos miden la hombría
martes, 4 de agosto de 2015.
 
Vete haciendo la maleta, Rajoy
De reírse de Víndex en Grecia al pánico en la Villa de Faonte
jueves, 18 de junio de 2015.
 
Juan Carlos I, los mariquitas no cazan ni torean
La falta de empatía y su prima hermana la homofobia
domingo, 7 de junio de 2015.
 
Archivo
27/05/2015 España y el maltrato animal
04/03/2015 Cantabria: muerte por hambre en la nieve y los víveres pudriéndose
12/02/2015 Infancia sometida a violencia
09/01/2015 #JeSuisCharlie
28/12/2014 Manteles rojos y perchas que gritan. Conciencias sordas y blancas
22/12/2014 El burrito que murió para que un idiota se fotografiase
21/11/2014 Reinventar la tauromaquia
09/10/2014 #SalvemosaExcalibur
22/09/2014 Fiestas de Tordesillas y Algemesí, hermanadas por la crueldad
18/09/2014 Escenas cotidianas de un país
08/08/2014 Trece rosas, ningún perdón
07/08/2014 Festejos con crueldad aforada
09/07/2014 Alguien mató en Júzcar. Todos callan en Júzcar
02/07/2014 Todos los días aplastas caracoles
31/05/2014 Dedicado a los activistas
22/05/2014 Maltrato en granjas de conejos en España
09/05/2014 La polémica inclusión de vaquillas en las fiestas de Monzón salta fronteras
29/04/2014 Las costuras sangrientas de Esperanza Aguirre
17/04/2014 Tauromaquia, el arte de matar...despacio
09/04/2014 El Juli lo que hay que aguantar
20/03/2014 Enrique Ponce, prefiero la justicia al Karma
17/03/2014 Toros ¿hasta cuándo?
29/01/2014 Habla la crueldad, calla la razón y muere un toro
19/01/2014 Cuando el sufrimiento es siempre y el crimen sólo es a veces
07/12/2013 “El cuarto hocico”, ¿quién se atreverá a amordazarlo?
20/11/2013 Cuando maltratar es amar
02/11/2013 Asturias, tierra teñida de sangre de lobo
25/10/2013 Abandonar es matar, despacito
22/10/2013 Rafael Ávila Bayón, el muerto al que los lobos lloran
14/10/2013 Pero ¿dónde ves tu la educación y diversión?
30/09/2013 Zaragoza, voces y manos contra la tortura
13/09/2013 Toro De la Vega 2013, una ofrenda al desequilibrio
16/08/2013 Cuando no sirve para cazar sirve para morir
14/08/2013 Animalismo es cultura, espejismo es ignorancia
02/08/2013 Escrito por un antitaurino, o sea, por un nazi
29/07/2013 A los héroes del animalismo
09/07/2013 La mutilación como método de conservación
12/06/2013 Razzia animal sobre Toledo
13/05/2013 Los perros del metro
29/04/2013 A Dios rogando y con el capote toreando
05/03/2013 Paredes de cristal y sufrimiento invisible
24/09/2012 A Fernando Conde, de un "Terrorista" antitaurino
21/09/2012 La carta, envenenada, del Rey
20/09/2012 Las becerradas de Algemesí
13/09/2012 Ser niño en Tordesillas
10/09/2012 El torero Víctor Mendes y su elogio de la bajeza
07/09/2012 Toro alanceado ¿Harás algo esta vez?
03/09/2012 Los cazadores, un ejemplo de sensibilidad
31/08/2012 No violes, no quemes, ¡Tortura!
28/08/2012 RTVE y su desprecio a los niños
22/08/2012 ¿Inmoral Bildu y ética la tauromaquia?
16/08/2012 El Rey de España, con más asquito que cariño
09/08/2012 Infancia, violencia y toros
06/08/2012 El crimen se viste de tradición en Tordesillas
30/07/2012 Welcome to Spain
27/07/2012 A Salvador Sostres
25/07/2012 Los perros ninot de Girona
20/07/2012 Reflexiones de un animalista chiflado
16/07/2012 Toro de La Vega, el delito que no lo es
15/07/2012 Liberación humana y animal
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris