Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Juan López Benito

Mi nombre es Juan López Benito, nací en Madrid en 1978 y soy Licenciado en Historia por la Universidad Complutense. En este ámbito he colaborado en dos revistas culturales, “Madrid Histórico” y “La Gatera de la Villa”, cuya temática a través de anécdotas, curiosidades y efemérides, como podéis adivinar, gira en torno a la historia de la capital de España. Los artículos se centran principalmente en el período de la Restauración y la materia es diversa, como constatan alguno de los títulos publicados que a continuación señalo: “Los Festejos de la subida al trono de Alfonso XIII”, “Madrid y la Crisis de Las Carolinas”, “El florecimiento de la natación en Madrid”, “Madrid despide al genio de Gayarre” o “el Veraneo en el Madrid de la Restauración”.

El objetivo de mis escritos ha sido ocupar un espacio que a mi juicio ha sido abandonado persistentemente por la historiografía española.

Seguramente esto es así, como diría el historiador José Cepeda Gómez: “por la manera de ser del madrileño, que conforma su vida a un estilo de vida sencillo, campechano, enemigo de engolamientos y prosopopeyas, que deshace en un guiño o una frase cualquier gesto o actitud sobresaliente. Que no da importancia a sus cosas y, sobre todo, que no sabe contarlas”.

Actualmente prosigo esta labor aunque de un modo mucho más modesto, a través de mi blog lacorrientedeldolfo.wordpress.com, sin abandonar el sueño de impartir clases de Historia en un centro educativo.



Blog/Web: www.lacorrientedelgolfo.wordpress.com
Email: juanlbenito1@hotmail.com
Juan López Benito
Últimos textos publicados
Ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda
Ya expuse en un artículo anterior que la presente realidad nacional era el efecto del fracaso de los dirigentes políticos en la formación de un verdadero Estado- Nación integrador y moderno. Esta circunstancia tuvo a lo largo del siglo XIX su reflejo en la ínfima difusión de escuelas públicas, el escaso desarrollo de infraestructuras que vertebrasen el país, un discriminatorio y clasista sistema de reclutamiento militar, una política exterior de recogimiento y por último la falta de fijación y consolidación por parte del Estado, de una simbología y ritual nacionales.

Del mismo modo señalé que lo más descorazonador consiste en constatar que los políticos coetáneos parecían estar dispuestos a profundizar aún más en esta circunstancia: Territorios privilegiados, competencias exclusivas, “federalismo asimétrico”, “derecho a decidir”… En definitiva, una suerte de detonación del precepto de igualdad entre españoles.

Fruto de este trato desigual que se irradia desde el Estado y las formaciones políticas nacionales (con la complicidad de los grandes medios de comunicación), nos encontramos con un panorama que dibuja una perversa jerarquización o catalogación de las comunidades autónomas. A mi modo de ver es la reproducción del peligroso y retrógrado darwinismo social y político que ejemplificó como nadie el célebre político inglés Lord Salisbury, en un célebre discurso pronunciado en el Albert Hall de Londres en 1898, acerca de la expansión colonial inglesa. Decía así:

“Podemos dividir las naciones del mundo, grosso modo, en vivas y moribundas. Por un lado, tenemos grandes países cuyo enorme poder aumenta de año en año, aumentando su riqueza, aumentando su poder, aumentando la perfección de su organización. Los ferrocarriles les han dado el poder de concentrar en un solo punto la totalidad de la fuerza militar de su población y de reunir ejércitos de un tamaño y poder nunca soñados por las generaciones que han existidos. La ciencia ha colocado en manos de esos ejércitos armamentos que aumentan el poder, terrible poder, de aquellos que tienen la oportunidad de usarlos. Junto a estas espléndidas organizaciones, cuya fuerza nada parece capaz de disminuir y que sostiene ambiciones encontradas que únicamente el futuro podrá dirimir a través de un arbitraje sangriento, junto a estas, existen un número de comunidades que sólo puedo describir como moribundas, aunque el epíteto indudablemente se le aplica en grado diferente y con diferente intensidad. Son principalmente comunidades no cristianas, aunque siento decir que no es éste exclusivamente el caso, y en esos Estados, la desorganización y la decadencia avanzan casi con tanta rapidez como la concentración y aumento de poder en las naciones vivas que se encuentran junto a ellos.

Década tras década, cada vez son más débiles, más pobres y poseen menos hombres destacados o instituciones en que pode confiar, aparentemente se aproximan cada vez más a su destino aunque todavía se agarren con extraña tenacidad a la vida que tienen. En ellas no sólo no se pone remedio a la mala administración, sino que ésta aumenta constantemente. La sociedad, y la sociedad oficial, la Administración, es un nido de corrupción, por lo que no existe una base firme en la que pudiera apoyarse una esperanza de reforma y reconstrucción, y ante los ojos de la parte del mundo informada, muestran en diverso grado, un panorama terrible, un panorama que desafortunadamente el incremento de nuestros medios de información y comunicación describen con los más oscuros y conspicuos tintes ante la vista de todas las naciones, apelando tanto a sus sentimientos como a sus intereses, pidiendo que les ofrezcan un remedio.

(...) Por una u otra razón, por necesidades políticas o bajo presiones filantrópicas, las naciones vivas se irán apropiando gradualmente de los territorios de las moribundas y surgirán rápidamente las semillas y las causas de conflicto entre las naciones civilizadas (...) naturalmente no debemos suponer que a una sola de las naciones vivas se le permita tener el beneficioso monopolio de curar o desmenuzar a estos desafortunados pacientes (risas) (...) estas cuestiones pueden ocasionar diferencias fatales entre las grandes naciones cuyos poderosos ejércitos se encuentran frente a frente amenazándose (...) indudablemente no vamos a permitir que Inglaterra quede en situación desventajosa en cualquier reajuste que pueda tener lugar (aplausos). Por otro lado, no sentiremos envidia si el engrandecimiento de un rival elimina la desolación y la esterilidad de regiones en las que nuestros brazos no pueden alargarse (...)”

Comunidades autónomas “vivas” y comunidades autónomas “moribundas”. Estructuras y organismos autonómicos opulentos y conciudadanos exprimidos. Ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda. Desinterés y oprobio en un sentido y privilegios y “hojas de ruta” hacia el otro. ¿Algún denominador común entre ellas? Parafraseando a Salisbury: El nido de corrupción existente en el conjunto de las administraciones.

Reitero, esta es nuestra triste realidad.
viernes, 16 de septiembre de 2016.
 
Sabias recomendaciones
En este tiempo de tribulación creo que no viene nada mal rescatar ciertos pensamientos de autores grecorromanos. Sus reflexiones y recomendaciones relativas al ámbito público, además de ser aleccionadores, pueden realmente trasladarse a la actualidad. Estoy convencido que a cada testimonio son ustedes capaces de asignarle un rostro, o trazar una semejanza con coyunturas políticas o sociales coetáneas.

“De la nube procede la fuerza de la nieve y del granizo, y el trueno sale del fulgurante rayo; a manos de los grandes perece el estado, y el pueblo, por ignorancia cae en la esclavitud de un tirano. El que eleva demasiado a un hombre no puede después contenerle fácilmente. Antes de empezar hay que pensar en todo”. Solón

“Como mejor seguirá el pueblo es si no se le deja demasiado suelto ni se le oprime (…) En asuntos importantes es difícil agradar a todos” Solón “Calmad en vuestro pecho, vuestro fuerte corazón, vosotros que habéis llegado a una riqueza excesiva, y en la medida contened vuestra ambición, pues ni nosotros obedeceremos ni todo saldrá a satisfacción (…) Hay muchos malvados que son ricos mientras que los buenos son pobres, pero nosotros no les cambiaremos la virtud por su riqueza, porque la primera dura siempre, mientras que los bienes de fortuna los posee ora uno, ora otro”  Solón  “Es sencillamente absurdo y de gran candidez el creer que, cuando la naturaleza humana se lanza a hacer algo con entusiasmo, hay algún medio de contenerla, sea por la fuerza de las leyes o por alguna otra amenaza”  Tucídides

“Y ser querido y amado por los súbditos a quien manda, que es lo más principal, se adquiere por la misma vía que si alguno quiere ser amado por los amigos; lo cual, según pienso, no se puede alcanzar de otra manera que haciendo bien públicamente” Jenofonte

“Muchas veces he pensado, y ahora también lo pienso, que el buen príncipe no difiere en nada del buen padre. Los padres proveen a los hijos para que nunca les falte el bien; y Ciro me parece ahora que nos aconseja aquello con que podamos vivir siempre bienaventurados”  Jenofonte

“Ni es en las más brillantes hazañas donde se demuestra totalmente la virtud o la maldad, sino que con frecuencia un pequeño asunto, una palabra, o una broma revela mejor el carácter de una persona que combates en que los muertos se cuentan por miles o grandes desfiles militares y asedios de ciudades”  Plutarco

“(Mecenas a Augusto) No permitas que te sean concedidas pródigas y excepcionales distinciones, ni de palabra ni de obra, ni por el Senado ni por ningún otro (…) Debes aprender de tus buenas acciones para lograr cualquier gloria adicional. Y no permitas que se hagan imágenes tuyas de oro y de plata, pues a más de costosas incitan a su destrucción (…) Y no permitas que te sean levantados templos… Ese dinero será empleado mejor en otros casos necesarios (….) Pues de los templos no se logra el aumento de la gloria: la virtud es lo que hace a los hombres semejantes a los dioses y nadie llega a ser Dios por votación. Por eso si eres bueno y gobiernas bien toda la tierra será tu recinto consagrado, todas las ciudades tus templos, y todos los hombres tus estatuas, ya que serás glorificado y venerado dentro de sus pensamientos”  Dión Casio
miércoles, 7 de septiembre de 2016.
 
Los genuinos Juegos Olímpicos
Comenzaron los JJ. OO. y la atención de cientos de millones de personas (se ha publicado en diversos medios que aproximadamente 3.000 millones vieron en algún momento la ceremonia de inauguración), se concentran en Brasil. Se trata de un acontecimiento gigantesco que llega a congregar a más de 11.000 deportistas que representan a 207 países. Por este magno acontecimiento e invadidos por el espíritu olímpico que fluye por todo el planeta, qué mejor momento, para detenernos a examinar los antiguos y auténticos Juegos Olímpicos.

Iniciemos la revisión incidiendo en el hecho de que los de Olimpia no eran ni mucho menos los únicos juegos celebrados en Grecia. Con un carácter funerario, existían múltiples y notables juegos concentrados en los santuarios helenos más célebres. Esencialmente significativos, además lógicamente de los archiconocidos juegos Olímpicos, encontramos los denominados juegos “Istmicos” desarrollados en Corinto, los Nemeos en Dódona y los “Píticos” en la ciudad de Tebas. Los desplegados en Olimpia y Dódona estaban consagrados a Zeus, los “Istmicos” a Poseidón y los “Píticos” a Apolo.

En principio eran santuarios autónomos, aunque las ciudades más importantes de Grecia se disputaban el control de estos vastos complejos arquitectónicos, que contaban con un amplio catálogo de espléndidas construcciones: estadios, teatros, salas de reunión, gimnasios… Recordemos en este sentido, las populares “Guerras Sagradas “que durante el siglo IV a. C. dirimieron el control del santuario de Delfos, el centro oracular por excelencia, que por supuesto también gozaba de unos estimables juegos.

De la importancia de los Juegos Olímpicos dan fe dos aspectos.

La costumbre griega de computar el tiempo a través de ciclos olimpícos de 4 años. Los de Olimpia abrían el período y a cada uno de los otros 3 años restantes les correspondía correlativamente la disputa del resto de grandes juegos. De este modo, tenían los atletas la posibilidad de recorrer los cuatro grandes santuarios, uno por año. A propósito, la tradición situaría el inicio de las olimpiadas en el año de 776 a. C. (inicio del calendario griego) y su clausura definitiva se dispuso en el año de 394 d. C. bajo mandato del emperador romano Teodosio.

Los conflictos armados entre los estados griegos se suspendían en la fase pre-juegos y post –juegos, con el fin de que el público y los atletas de toda la Hélade (excluidas de asistir quedaban las mujeres), pudieran tranquilamente viajar al complejo y posteriormente regresar a sus hogares.

Por otro lado, conservaban una duración de seis días. El primero de ellos dedicado a efectuar un conjunto de rituales que tenían como objeto glorificar a Zeus. Los deportistas además de este ceremonial, juraban competir con limpieza: el altar de Zeus era tan antiguo que hacia el siglo II d. C. los estratos de sus cenizas contaban con más de siete metros de altura. En el resto de días tenían lugar las pruebas, hasta un total de trece con modalidades para adultos y niños. Un conjunto de jueces velaba por el cumplimiento del reglamento.

El sexto día estaba destinado a agasajar a los vencedores por medio de sacrificios y banquetes. Su reputación al alcanzar el éxito era tanta, especialmente entre el grupo de aurigas, que al regreso a su patria desfilaban con su corona de ramas de olivo, elevados sobre una cuadriga y engalanados con trajes de púrpura. A continuación, eran obsequiados con un sinfín de privilegios, ya que su triunfo era interpretado como un don divino. Los regalos más significativos consistían en el derecho a comer de por vida a cargo de la ciudad, levantamiento de estatuas y composiciones poéticas en su honor. Incluso alguno atleta legendario como Teágenes de Tasos, famoso por su fuerza y velocidad, sería elevado a la categoría de héroe tras su muerte.
sábado, 13 de agosto de 2016.
 
 
Una tetrarquía a la española
Rememorando a Diocleciano
lunes, 11 de julio de 2016.
 
Panamá 2.0
“La gente no suele ponerse de acuerdo si no es en cosas un poco bellacas o un poco tontas” José Ortega y Gasset
lunes, 23 de mayo de 2016.
 
La eterna corrupción
“¡Salvemos a España, quiéralo o no!” Unamuno
lunes, 11 de abril de 2016.
 
¿Camino de Adrianópolis?
“El hombre no puede ser malo, más que engañado o no conociendo sus verdaderos intereses” Alcalá Galiano
martes, 29 de marzo de 2016.
 
La corrupción, el eterno retorno
Crece 8 puntos la preocupación de la sociedad
martes, 15 de marzo de 2016.
 
Sobre la libertad de voto de los diputados españoles
sábado, 6 de febrero de 2016.
 
El triunfo dela moderación
domingo, 24 de enero de 2016.
 
Pericles y la democracia española
domingo, 17 de enero de 2016.
 
De Galba a Bescansa
“¿Qué queda de aquellas antiguas costumbres en que se fundaba la república romana? Las vemos ya caídas por el suelo en desuso por el olvido, y no sólo no se practican, sino que ni siquiera se conocen”. Cicerón
viernes, 15 de enero de 2016.
 
Cicerón y Cataluña
lunes, 11 de enero de 2016.
 
La asamblea imperial catalana
jueves, 7 de enero de 2016.
 
El Santuario de Delfos
domingo, 3 de enero de 2016.
 
Felipe VI y la historia de España
lunes, 28 de diciembre de 2015.
 
La corbeta Nautilus fondea Cuba (1908). Un hecho histórico
sábado, 26 de diciembre de 2015.
 
España se despide de Gayarre
miércoles, 23 de diciembre de 2015.
 
La extrema derecha en Francia: de Acción Francesa al Frente Nacional
miércoles, 16 de diciembre de 2015.
 
La flota de indias
domingo, 13 de diciembre de 2015.
 
En este país (España)
miércoles, 9 de diciembre de 2015.
 
La placa de la Puerta del Sol
jueves, 3 de diciembre de 2015.
 
La unión liberal de... Albert Rivera
martes, 1 de diciembre de 2015.
 
La búsqueda de las causas
“En cuanto a la guerra entre los romanos y los cartagineses hay que considerar que la primera causa fue el resentimiento de Amílcar” Polibio
viernes, 27 de noviembre de 2015.
 
La unión sagrada
“Es un crimen hacer del sable un dios moderno, mientras toda la ciencia humana emplea sus trabajos en una obra de verdad y de justicia” Èmile Zola
sábado, 21 de noviembre de 2015.
 
Agente 007
lunes, 16 de noviembre de 2015.
 
Paleta de colores
"La España de rojos y azules está enterrada, no creo en la lucha de clases". Albert Rivera
martes, 10 de noviembre de 2015.
 
Archivo
06/11/2015 Para políticos indocumentados
02/11/2015 Humanizar la ciudad
26/10/2015 La donación de Amancio Ortega
22/10/2015 El perdón
19/10/2015 Sabios consejos
15/10/2015 El cambio climático
12/10/2015 Nuestros héroes de baler
08/10/2015 ¿Por qué Hispanoamérica?
02/10/2015 Españoles, somos hermanos
30/09/2015 Responsabilidades
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris