Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
José Carlos García Fajardo
El envés
José Carlos García Fajardo, es un destacado pensador social español, nació el 6 de abril de 1937, está casado. Tiene seis hijos y once nietos.

Es Doctor en Derecho por la Universidad Complutense (sobresaliente cum laude), Licenciado en Ciencias de la Información (UCM). Premio Nacional Fin de Carrera de Periodismo, Licenciado en Filosofía por la Universidad de Salamanca. Es Bachiller en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, cursó Filosofía y Literatura en la Universidad de París y Relaciones Públicas en el Henley College de Oxford. Realizó Estudios Iberoamericanos en la Universidad de Rábida.

Es Profesor Emérito de la UCM, en donde enseñó Historia del Pensamiento Político y Social en la Facultad de Ciencias de la Información de dicha Universidad desde 1971. Fue Director General del Departamento de Comunicación de la C.E.O.E. (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) entre 1978 y 1982, Director (de Asuntos Públicos y) de Comunicación de Merck Sharp & Dhome entre 1982 y 1984, Asesor de Asuntos Públicos de Petronor entre 1975 y 1977, Responsable de Programas Culturales TVE en los Programas Informativos en Televisión Española entre 1967 y 1975.

Fue Enviado especial de TVE, y anteriormente de Europa Press, a Egipto, Argelia, Líbano, Siria, Jordania, Israel, Argelia, Marruecos, Alemania, Bélgica, Inglaterra, Yugoslavia, Estados Unidos, México, Grecia, Turquía, etc.

Fundó y dirigió Radio Oeste FM de Madrid, fue miembro del Prix Jeunesse de TV en Munich, miembro del jurado de Cine y TV de Montecarlo, miembro del jurado de programas Culturales (ZDF Maguncia, Alemania). También es miembro fundador del Free Enterprise Information Group, que agrupa a todos los Directores de Comunicación de las grandes patronales europeas.

Fundó y dirigió las sesiones de Entrenamiento para hablar en Radio y Televisión (SERTV) que, desde hace veinte años, ha preparado a Ministros, Senadores, Diputados, Embajadores, líderes empresariales, Jefes de Estado iberoamericanos, Managers, directores de Bancos, y de diversas multinacionales como Merck Sharp & Dhome, Gulf Oil Co.

Como becario de la Fundación Juan March, estudió el lenguaje imaginístico de los Medios Electrónicos. También fue becario de la Sociedad de Estudios y Publicaciones del Banco Urquijo para estudiar la Influencia de los Medios de Comunicación en la vida política.

Ha publicado los siguientes libros:

- “Radiodifusión de Sonidos e Imágenes. Legislación Comparada”. Madrid, 1976.
- “Comunicación de Masas y Pensamiento Político”. Madrid, 1984. 2 ed
- “Los Gazules”. Novela 1996.
- “Encenderé un fuego para ti. Viaje al corazón de los pueblos de África". (Anthropos, Proyecto A Ediciones, Barcelona 1999)
- “Manual del voluntario”, Madrid, (6 ª Ed. Catarata, 2007)
- “Marrakech: una huida”, (Anthropos, Proyecto A Ediciones, Barcelona, 2001)
- “Jhany, una búsqueda”, (Anthropos, Proyecto A Ediciones, Barcelona, 2004)
José Carlos García Fajardo
Últimos textos publicados
Por una revolución ética
Podremos rechazar la religión, la ideología y la sabiduría recibidas de nuestros mayores, pero no podemos rehuir la necesidad de amor y compasión
Tan sólo podemos emplear bien el presente. Debemos comportarnos de forma responsable y con compasión por los demás. La compasión como la justicia, la solidaridad, el ejercicio de la libertad y todas las virtudes exigen relación con los demás. Ese comportamiento obedece a nuestros intereses porque es la fuente de toda felicidad y alegría, y el fundamento para tener buen corazón. Nuestra felicidad está unida a la felicidad de los demás. Es imposible ser feliz a solas.

El Dalai Lama envía un mensaje a toda la humanidad sin distinción de creencias, género, nacionalidad o profesión para que nos aseguremos de hacer que nuestra vida esté tan cargada de sentido como sea posible, preocupándonos por ser felices. Acabo de pasar unos días con muy próximos seguidores suyos y esta es mi reflexión personal. Por medio de la amabilidad, del afecto, la honestidad, la verdad y la justicia hacia todos los demás aseguramos nuestro propio beneficio. Es de sentido común. Podremos rechazar la religión, la ideología y la sabiduría recibidas de nuestros mayores, pero no podemos rehuir la necesidad de amor y compasión."Esta es mi religión verdadera, mi sencilla fe. No es necesario un templo o una iglesia, una mezquita o una sinagoga; no hay necesidad de una filosofía complicada, de la doctrina o el dogma. El templo ha de ser nuestro propio corazón, nuestro espíritu y nuestra inteligencia. El amor por los demás y el respeto por sus derechos y su dignidad, al margen de quiénes sean y de qué puedan ser. Esto es lo que todos necesitamos".

En la medida en que practiquemos esas verdades en nuestra vida cotidiana, poco importa que seamos cultos o incultos, que creamos en Dios o en el Buda, que seamos fieles de una religión u otra, o de ninguna en absoluto. En la medida en que tengamos compasión por los demás y nos conduzcamos con la debida contención, a partir de nuestro sentido de la responsabilidad, seremos felices.

Con amabilidad y con valentía, acoger a los demás con una sonrisa. Ser claros y directos. Y procurar ser imparciales y ecuánimes. Tratar a todo el mundo como si fueran nuestros amigos. Y esto con sus consecuencias podemos afirmarlo como personas que desean ser felices y no sufrir. Para poder ser nosotros mismos.

Creo que coincide con las actitudes más profundas de personas comprometidas social y políticamente que han caído en la cuenta de nos encontramos ante un cambio de paradigma que se extiende sin cesar con esa increíble arma de destrucción masiva que es la explosión demográfica y la exponencial agresión al medio ambiente en el que vivimos, nos movemos y somos. Es preciso aportar nuestro esfuerzo en una revolución espiritual que supone una revolución ética.
jueves, 22 de septiembre de 2016.
 
Llamada de la ausencia
Ojala seamos capaces de descubrirnos en el tejido social como parte vivificante del árbol, del bosque y de la vida
Toda injusticia es un atentado a la armonía, a la proporción, a la unidad y a la equilibrada tensión de opuestos. A la bondad que inspira la acción y a la libertad como ambiente para ser nosotros mismos, ser felices. Por eso, es inadmisible la injusticia social por el abuso de un grupo oligárquico, ideológico o despótico sobre la comunidad que da sentido a la convivencia y nos permite ser personas, responsables y distintas. La solidaridad perfecciona la reparación de la justicia al sabernos parte del tejido dañado. No se restaura lo dañado en el otro, sino en ese utrum, uno y otro a la vez, que es más profundo que nosotros, nos-otros.

Entre tú y yo hay una relación esencial que fundamenta nuestra condición de personas, como seres para los demás. ¿Cómo sabría el uno que es uno si no fuera por el dos? ¿Cómo sabría quién soy si no fuera por ti? No es una cuestión de utilidad o de preferencia, sino de entidad real. En la naturaleza no existe “Robinson”, porque éste vive por sus padres, y en relación con la naturaleza que lo sustenta. Por eso, no puedo considerar al otro como objeto de mi amor o de mi esfuerzo, sino como sujeto que interpela y complementa nuestra más auténtica dimensión en una comunidad de personas libres.

El espejo sólo me devuelve una imagen captada en un momento, y siempre distorsionada por la interpretación del que se mira. No hay auténticos autorretratos, sino interpretaciones subjetivas. Para ser objetivo tendría que haber nacido objeto, y soy sujeto. Por eso busco el equilibrio y la armonía al descubrirme en el otro, y del otro en mí. Somos proyecciones en movimiento de una energía que nos descubre, nos acerca y nos transforma hasta reconocer que los límites con los que intentan “definirnos”, son meras apariencias.

“Tú y yo somos un mismo pueblo, Madre de todas las cobras. Llevamos la misma sangre”, le dice Mowgli como clave para abrir las puertas del conocimiento. Namasté, se saludan en India y las personas que comparten meditación: “Me inclino ante ti, porque somos uno”

La generosidad, más que en dar, consiste en compartir, y en hacer juntos parte del camino. En llevar en el alma a los demás, y en saberse responsables del mundo. El médico no necesita compartir la cama ni los medicamentos del enfermo para saber consolar, aliviar y no interferir en la sabiduría de la naturaleza, para que pueda restablecer el equilibrio. Ni el abogado defensor ha de dedicar su tiempo libre para invitar a su casa a delincuentes a los que tiene que defender. Ni el profesor lleva a sus alumnos para que confraternicen con su familia. Cada uno tiene su propio espacio de trabajo, de descanso, de celebración y de silencio en soledad, o compartido. Hay que aprender a estar juntos en silencio, y comprenderse y comunicarse sin palabras. “Sin palabras, amigo; tenía que ser sin palabras como tú me entendieses”, dice José Hierro. La uniformidad mata, deforma, constriñe y entristece mientras que la unidad en la diversidad nos lleva a querernos como somos, porque es el camino previo para poder querer a los demás. Nadie puede dar lo que no tiene.

Cuando me preguntan por qué decidí que el símbolo de la asociación civil Solidarios fuese un árbol de robusto tronco, amplio ramaje y hojas que parecen estirarse y mecerse para acoger y dar sombra a todo el que pasa, respondo: “Por las raíces tan profundas, humildes y jugosas que lo sustentan”.

Sería fácil concluir que los voluntarios sociales, al igual que las personas generosas y abiertas a los demás que anhelan comunicarse, representan esas raíces, o el tronco, o las ramas, o las hojas. Más bien son el ambiente que acoge y aspira y transforma y devuelve vida y alegría en forma de oxígeno, de ozono, de prana y de esperanza. Los voluntarios sociales y las personas que se entregan por otro mundo más justo y solidario, son conscientes de que están construyendo un mundo mejor porque transforman su corazón, y se enriquecen compartiendo. Acoger a quien sea, donde sea y como sea, sin esperar nada a cambio, por el placer de compartir. Porque los necesitamos para poder juntos ser felices. Y porque este modelo de sociedad no nos gusta.

Hoy nuestra sociedad está en proceso de cambio. No es fácil reconocerse, como tampoco es fácil para el joven que, dentro de un cuerpo envejecido, grita ¿qué ha pasado? Ojala esas personas seamos capaces de descubrirnos esenciales en el tejido social como parte vivificante del árbol, del bosque y de la vida.

Ese chute en vena, en el que nos convertimos, es la llamada de la ausencia para restaurar la justicia en una sociedad atormentada por el grito de los pobres.
jueves, 15 de septiembre de 2016.
 
Gritos de silencio, aullidos de terror
Los jóvenes policías belgas que se han suicidado desde marzo deberían ser para nosotros un grito de dolor y de desesperación más terrible que el del cuadro del noruego Edvard Munch.

Once policías belgas se han suicidado desde el 22 de marzo, fecha del atentado terrorista en Bruselas, los mismos que en todo 2015. Jóvenes preparados para luchar, con entrenamientos intensos, con uniformes propios de películas y series que inundan lo medios. Jóvenes que empuñan armas automáticas más poderosas que ellos mismos, que han visto utilizar a actores famosos en secuencias de héroes en sus propios domicilios y aún en sus horas de guardia o de descanso.

Todos ellos menores de 25 años y nunca habían hecho servicio militar o policial, ni siquiera la mayoría había formado parte de organizaciones humanitarias de la sociedad civil en donde se está a diario con personas abandonadas, enfermos terminales, drogadictos o personas dependientes, en poblados de chabolas incrustadas en los aledaños de las grandes ciudades “alegres y confiadas” adonde acudieron en busca de los derechos más fundamentales: educación, sanidad, trabajo digno, viviendas adecuadas y una vida sencillamente humana y civilizada.

Esos centenares de jóvenes militares belgas reciben tratamiento psiquiátrico para contener la oleada de suicidios y de otras “enfermedades” conseguidas como escapes ante una realidad inasumible, como sucede en Francia, Alemania y otros países ricos y poderosos. Nadie les ha explicado que muchos de esos extranjeros que llegan en busca de acogida, de trabajo y de refugio nos devuelven la visita que hicimos a sus antepasados durante siglos… pero para explotar sus recursos y dividirlos en extraños países como sucedió en Oriente Medio.

Esos jóvenes suicidas deberían ser para nosotros un grito de dolor y de desesperación más terrible que el del cuadro del noruego Edvard Munch. Declarados oficialmente como suicidas, son una cortina de paño burda que oculta depresiones, alteraciones del sueño, lágrimas reprimidas y tragadas, miedos y sueños angustiosos que al menos en unos 550 son tratados por un equipo de psicólogos y de trabajadores sociales. En Bélgica, país rico, sin analfabetismo, con leyes democráticas y un buen nivel de vida… pero ¿de qué vida que alcanza el paroxismo del suicidio culminado después de infiernos de inseguridad y de miedo que no podían exhibir? Antes se les decía que no podían expresar dolor, pero ese era el contexto psicológico antiguo en la policía belga. Ahora han comprendido que necesitan hablar de sus inesperados traumas.

Llevaban uniformes, se habían formado en ambientes de calidad y de exigencia, escucharon arengas cercanas al delirio y clases sobre el valor, la patria y las obligaciones de quienes se encontraban en posesión de la verdad, la justicia y la convivencia ciudadana como garantes de su seguridad. Participaron en campamentos y entonaron canciones al calor de las hogueras y de la fraternidad de personas fuertes en las que el miedo era inconcebible.

Sus mayores sí que sabían de un terrible pasado colonial en Congo belga pero “explicado” en sus libros de texto como de una misión “civilizadora, cristiana y de apertura al comercio”; las tres C’s promovidas por aquel rey Leopoldo II que obligó al país a asumir en 1908 a Congo como colonia ya que sus negocios privados en ese inmenso y rico territorio que le “pertenecía” necesitaban de la mano dura del Ejército belga.

No les han explicado lo sucedido; en la indecente y escandalosa Conferencia de Berlín de 1878 en la que unos gobernantes sin escrúpulos se repartieron el continente africano a cartabón y plomada. Ese nefasto rey de Bélgica, Leopoldo II, convenció hábilmente a los gobiernos de Francia y de Alemania que para los intereses de ambos países era necesario asegurar el libre comercio en África y allá fueron Gran Bretaña, Alemania, Francia, Portugal, Italia y España a apoderarse de tierras y pueblos de África.

Bélgica forma parte de la OTAN y de su siniestra política de aplastamiento de poblaciones en donde quiera que hubiera petróleo, oro, madera, bauxita, col-tan, mano de obra barata para explotar algodón o caucho, café o minerales que prohibían transformar en origen para obligarles después a comprar sus productos acabados. Como denunció Gandhi cuando se atrevió a agacharse con sus seguidores y tomar sal a la orilla del mar; los gurkas intervinieron y las ametralladoras dejaron centenares de cuerpos destrozados porque la sal como el algodón y otras materias primas “pertenecían” a la Corona, británica. Por eso, hasta 1946-47 a miles de niñas en India se les amputaban las falanges de los dedos pulgares, para que no pudieran hilar. Esa es la historia de la rueca en la bandera de la India moderna y la razón de que el Mahatma recibiese a sus visitantes sentado sobre una estera e hilando algodón para vestirse con sus saris, sarones y dottis.

Hoy millones de seres contemplamos atónitos los efectos de un arma que los conquistadores dejamos plantada en tierras que merecían el respeto a su dignidad y a su historia.
sábado, 10 de septiembre de 2016.
 
 
El fin de la Guerra Fría influyó en la expansión del SIDA
Un estudio asegura que la historia del VIH refleja grandes fenómenos sociales como el turismo, las conductas, el comercio y las migraciones
martes, 9 de agosto de 2016.
 
Coto a la pesca de arrastre
Los océanos y la vida que en ellos habitan se enfrentan a distintas amenazas, pero la pesca de arrastre era una receta para el desastre. Pero Greenpeace nos trae buenas noticias
lunes, 8 de agosto de 2016.
 
Muchedumbres solitarias o solidarias
Ante el temor a nuevas decepciones, se extiende la necesidad de recuperar nuestras señas de identidad mediante la lucidez, la fraternidad y la comprensión de nosotros mismos. Cómo sería la humanidad si nos mostrásemos más bondadosos con nuestras imperfecciones
viernes, 5 de agosto de 2016.
 
Es posible la esperanza
Ante rumbos políticos desconcertantes reírse de uno mismo sirve para ponernos en camino. Como las utopías, cuyo horizonte nunca se alcanza pero sirven para caminar
martes, 5 de julio de 2016.
 
Es justo rebelarse contra el terrorismo social
Es urgente construir alternativas que nos permitan recuperar el control democrático sobre las decisiones económicas
lunes, 27 de junio de 2016.
 
La prisión judía, de Jean Daniel
Nacido en una familia judía sefardí en la Argelia colonial francesa, Jean Daniel brilla con luz propia e ilumina uno de los más graves problemas de nuestro tiempo: la presión suicida de un sionismo exacerbado capaz de encenderlo todo con tal de mantener su exaltada idea de sí mismo
domingo, 26 de junio de 2016.
 
Empresas del IBEX 35 en paraísos fiscales
Organizaciones de la sociedad civil lanzan una campaña para poner fin a las prácticas de ingeniería fiscal y exigir a los partidos políticos que incluyan en sus programas electorales una legislación eficaz contra los paraísos fiscales
martes, 14 de junio de 2016.
 
Paren, que me apeo
Bestias, atroces sectarios, fanáticos e ignorantes, ciegos impotentes quienes pretenden imponer sus frustraciones sexuales nada menos que en la humanidad
martes, 7 de junio de 2016.
 
Romper las cadenas para ir del exilio al reino
Decepcionan muchas de las cada vez más confusas y burocratizadas ong que no puedan valerse por sus propios medios al convertirse algunas en nichos de empleo
martes, 31 de mayo de 2016.
 
Todos fuimos migrantes
En el mestizaje está la esperanza de un desarrollo sostenible que aleje el fantasma de la explosión demográfica, auténtica bomba de destrucción masiva, pues agota el medio que nos sostiene
martes, 24 de mayo de 2016.
 
TTIP: Vidas y entorno en peligro
El Tratado de “libre comercio” entre Europa y Estados Unidos exige que los ciudadanos nos movilicemos, que los medios investiguen y animen un debate serio sobre las posibles consecuencias en la salud de los ciudadanos y en el medioambiente
miércoles, 18 de mayo de 2016.
 
Negociaciones oscuras
Greenpeace arroja luz sobre uno de los asuntos más oscuros y que podrían afectar a las vidas de millones de ciudadanos: las negociaciones del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP) entre Europa y Estados Unidos
martes, 10 de mayo de 2016.
 
Respirar desde los talones
“Llegamos arrastrando nubes de gloria”, dice William Wordsworth, porque la más cara frescura vive en lo hondo de las cosas
jueves, 5 de mayo de 2016.
 
Una realidad penal y penitenciaria a golpe de telediario
Una red de organizaciones sociales en España desmonta tópicos sobre la realidad penitenciaria al concluir que la mitad de los presos podrían estar en la calle si funcionara el principio de reinserción social
martes, 26 de abril de 2016.
 
Energía solar sostenible que no contamina
No tiene sentido forzar la utilización de energías que contaminan y que no son renovables. El sol se erige como la alternativa no ya del futuro, sino del presente
martes, 19 de abril de 2016.
 
Los Bosques y el agua
El consumo responsable, el reciclado de papeles y residuos en general, la plantación de árboles adecuados al entorno elegido, el respeto por los parajes naturales y la educación orientada a lo sostenible debería convertirse en un modo de vida
sábado, 16 de abril de 2016.
 
Más suicidios que muertes en carretera
En nuestras sociedades hiper comunicadas el suicido sigue siendo uno de los mayores tabúes. No podremos callar porque, con palabras de Martin Luther King, “nuestras vidas empiezan a acabarse el día en que guardamos silencio sobre las cosas que realmente importan”
martes, 5 de abril de 2016.
 
Escojamos la auténtica felicidad
La búsqueda de la verdadera felicidad va más allá de la búsqueda de estímulos meramente placenteros. Se trata de un bienestar más completo y auténtico que procede de adentro
jueves, 31 de marzo de 2016.
 
No seamos idiotas
En la antigua Atenas, a quienes no participaban en la cosa pública se les denominaba idiotés. De ahí la evolución semántica a “idiota”, el que no sabe o no quiere participar en la vida social, como si se tratase de un enajenado
martes, 22 de marzo de 2016.
 
Decenas de miles de norteamericanos mueren por armas cortas
La Asociación Nacional del Rifle tiene las manos manchadas con la sangre de decenas de miles de estadounidenses muertos por armas cortas al impedir legislación que limite la compra y venta de estas armas.
martes, 15 de marzo de 2016.
 
Transformación del ser humano
Ante la barbarie que presenciamos a diario, el prestigioso economista José Luis Sampedro afirmaba que era posible un cambio que dé pie a una nueva era de la transformación del ser humano
martes, 8 de marzo de 2016.
 
No confundir sexualidad, genitalidad y procreación
La Conferencia de El Cairo de 1994, que alertaba sobre la explosión demográfica, definió los derechos sexuales y reproductivos como derechos humanos. También fijó metas para proporcionar a las mujeres poder decidir sobre su maternidad
martes, 1 de marzo de 2016.
 
Reparto equitativo en sobriedad compartida
Es momento de reivindicar justicia para que la solidaridad sea algo real. La compasión no basta, aunque sea esencial para el compromiso.
miércoles, 24 de febrero de 2016.
 
Cuando no quedan por perder más que las cadenas
Una sociedad global, en la que nos sabemos vecinos responsables, sólo puede fundamentarse en la solidaridad y esta es una de las más cuerdas razones de esa sociedad de sobriedad compartida que muchos ya buscamos
martes, 16 de febrero de 2016.
 
Archivo
09/02/2016 Tender puentes
02/02/2016 Heteroflexibilidad y otras etiquetas
26/01/2016 Justicia social más que ayuda humanitaria
20/01/2016 Armonía intergeneracional
11/01/2016 La pregunta del fariseo
05/01/2016 Acoger para escuchar y dialogar
28/12/2015 Ritos y celebraciones, una extraña soledad
22/12/2015 Los cuatro miedos de la vida
14/12/2015 Hacer posible lo necesario
07/12/2015 Penalizar no elimina prostitución, la invisibiliza
01/12/2015 Para vivir con dignidad
24/11/2015 La universidad, toda una vida
16/11/2015 Ante esta jungla de descalificaciones
12/11/2015 Ecosofía, sostenibilidad y medio ambiente
28/10/2015 Poder en los medios para ejercer nuestros derechos
27/10/2015 Naciones Unidas: 70 años no es nada
21/10/2015 En estado de emergencia
20/10/2015 Otra lucha contra la Pobreza
15/10/2015 Sobriedad compartida
14/10/2015 El mundo está loco
07/10/2015 Incapaces de controlar nuestras vidas
06/10/2015 Personas mayores frente a las barreras arquitectónicas
29/09/2015 Una invasión anunciada, que llegan los bárbaros
21/09/2015 Ser íntegro es saberse uno con el universo
15/09/2015 Suicidio, en los abismos del tabú
08/09/2015 Ser íntegro es saberse uno con el universo
11/08/2015 No son privilegios, son derechos sociales para todos
29/07/2015 Seguir a la naturaleza, no dominarla
28/07/2015 Reforestemos montes, mantengamos huertos y jardines
14/07/2015 Excluido, perdedor radical sin esperanza
06/07/2015 Interpelados por quienes padecen injusticias
01/07/2015 Otros paradigmas familiares
23/06/2015 Prudencia en el voluntariado social
22/06/2015 La silenciosa expansión china en África
19/06/2015 Para hacer voluntariado social
18/06/2015 Donantes de células madre
09/06/2015 Valor del voluntariado
08/06/2015 Hablan otro lenguaje
02/06/2015 Razones para una búsqueda
01/06/2015 Saber comportarse
26/05/2015 Crecer como personas
19/05/2015 Contra el silencio cómplice
18/05/2015 Espacios de encuentro y mutua ayuda
12/05/2015 Vivir un tiempo liberado
05/05/2015 Gritan los excluidos
04/05/2015 Saber quiénes somos
28/04/2015 Cultura de participación
27/04/2015 Padres agredidos por sus hijos
21/04/2015 Responder a la llamada
21/04/2015 La solidaridad como forma de vida
14/04/2015 Habilidades sociales
13/04/2015 Somos mestizos
07/04/2015 La importancia de escuchar
06/04/2015 Dardos en las palabras
02/04/2015 Saber comunicar
31/03/2015 Personas mayores, pero ni invisibles ni tontas
25/03/2015 No están para solucionar problemas
24/03/2015 Destrozamos el medio en que habitamos
18/03/2015 Voluntariado sin proselitismo
17/03/2015 Sectarismo imprudente y peligroso
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris