Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

José Carlos García Fajardo
El envés
José Carlos García Fajardo
Trabajo digno para los excluidos; tierra para campesinos y pueblos originarios; vivienda para familias sin techo; no a la discriminación y violencia contra la mujer y libertad de expresión en sus nuevas formas democráticas; ciencia y tecnología al servicio de los pueblos
Estos fueron los temas que el Papa exigió en el Encuentro de Movimientos Populares en Roma en el que participaron activistas de 65 países. Así como la participación del pueblo en una auténtica democracia, la prioridad del cambio climático y el cuidado del ambiente y la naturaleza, así como al tema candente de los refugiados y de los migrantes forzados.

Este fue el mensaje a los excluidos en un planeta en el que la explosión demográfica es el arma de destrucción masiva más deletérea al pasar en un siglo de mil trescientos millones de seres humanos a cerca de siete mil quinientos millones.

Les pidió alzarse contra la tiranía del dinero: "Hay un terrorismo de base que emana del control global del dinero sobre la tierra y atenta contra la humanidad. De ese terrorismo se nutren otros derivados como el narcoterrorismo, el terrorismo de Estado y lo que algunos llaman ‘terrorismo étnico’ o ‘religioso’, pero ningún pueblo, ninguna religión es terrorista, aunque haya grupos fundamentalistas en todos lados. El terrorismo empieza cuando ‘has desechado la maravilla de la creación, el hombre y la mujer, y has puesto allí el dinero’.

Ninguna tiranía se sostiene sin explotar nuestros miedos. De ahí que toda tiranía sea terrorista. Y cuando ese terror, que se sembró en las periferias, con masacres, saqueos, opresión e injusticia, explota en los centros con distintas formas de violencia, incluso con atentados odiosos y cobardes, los ciudadanos que aún conservan algunos derechos son tentados con la falsa seguridad de los muros físicos o sociales. Muros que encierran a unos y destierran a otros. Ciudadanos amurallados, aterrorizados, de un lado; excluidos, desterrados, más aterrorizados todavía, del otro.

Este sistema está atrofiado éticamente con apariencia de desarrollo: crecimiento económico, avances técnicos, mayor «eficiencia» para producir cosas que se compran, usan y tiran en una dinámica del descarte… pero este mundo no permite el desarrollo del ser humano en su integralidad, el desarrollo que no se reduce al consumo ni al bienestar de pocos sino que incluye a todos los pueblos en la plenitud de su dignidad. Ese es el desarrollo que necesitamos: humano, integral, respetuoso de la Creación, de esta casa común.

¿Qué le pasa a esta sociedad que, cuando se produce la bancarrota de un banco, aparecen sumas escandalosas para salvarlo, pero cuando se produce esta bancarrota de la humanidad dicen que no hay medios para salvar a esos hermanos que sufren? El Mediterráneo se ha convertido en un cementerio, y otros tantos junto a los muros manchados de sangre inocente. El miedo endurece el corazón y se transforma en crueldad ciega que se niega a ver la sangre, el dolor, el rostro del otro.

“Les pido que ejerciten esa solidaridad que existe entre los que han sufrido. Ustedes saben recuperar fábricas de la bancarrota, reciclar lo que otros tiran, crear puestos de trabajo, labrar la tierra, construir viviendas, integrar barrios segregados y reclamar sin descanso como esa viuda del Evangelio que pide justicia con insistencia. Tal vez con vuestro ejemplo y su insistencia, algunos Estados y Organismos internacionales adopten medidas adecuadas para integrar a todos los que buscan refugio lejos de su hogar. Y para enfrentar las causas por las que miles de hombres, mujeres y niños son expulsados de su tierra natal".

La relación entre pueblo y democracia debería ser natural y fluida pero ha llegado a ser irreconocible. La brecha entre los pueblos y nuestras formas actuales de democracia se agranda como consecuencia del enorme poder de los grupos económicos y mediáticos que las dominan. Los movimientos populares no son partidos políticos y en eso radica su riqueza, expresan una dinámica vital de participación social en la vida pública. “Pero no tengan miedo de meterse en Política con mayúscula porque esta ofrece un camino serio y difícil para cumplir el deber grave que tenemos de servir a los demás». O esa frase que el Papa repite tantas veces: “La política es una de las formas más altas de la caridad, del amor”.

Las organizaciones de tantos sectores de la sociedad, están llamados a refundar las democracias que pasan por semejante crisis. No caigan en la tentación de que los reduzcan a actores secundarios, meros administradores de la miseria existente. En estos tiempos de parálisis, desorientación y propuestas destructivas, la participación de los pueblos que buscan el bien común puede vencer a los falsos profetas que explotan el miedo y la desesperanza, que venden odio y crueldad o un bienestar egoísta y una seguridad ilusoria.

Sabemos que mientras no se resuelvan los problemas de los pobres, desechando la autonomía absoluta de los mercados y de la especulación financiera y atacando las causas estructurales de la inequidad, no se resolverán los problemas del mundo ni ningún problema. “La inequidad es raíz de los males sociales".

Francisco promueve una sobriedad compartida. "Hay corrupción en la política, en las empresas, en medios de comunicación, en iglesias y hay corrupción en organizaciones sociales y populares. Hay una corrupción naturalizada en ámbitos de la vida económica, en particular la actividad financiera, y que tiene menos prensa que la corrupción ligada al ámbito político y social. Quienes han optado por una vida de solidaridad y de justicia tienen que servir con un fuerte sentido de la austeridad y la rebeldía. Esto vale para los políticos pero también vale para los dirigentes sociales y para nosotros, los pastores.

La corrupción, la soberbia, el exhibicionismo de los dirigentes aumenta el descreimiento colectivo, la sensación de desamparo y retroalimenta el mecanismo del miedo que sostiene este sistema inicuo. “Alguien debe tener un poco de sentido, y esa es la persona fuerte y comprometida. La persona que puede romper la cadena del odio, la cadena del mal". Todos juntos podremos más que los criminales que detentan poderes de corrupción, de injusticia y de codicia.

Artículos del autor

"Hoy hace 525 años de la toma de Granada por los Reyes Católicos. Es un día de gloria para las españolas.
Navidad, unas fiestas ancestrales que se montaron sobre otras relacionadas con Mitra o con Saturno o con Osiris o con el solsticio de invierno. ¿Qué más da?
Al llegar estas fechas, me embarga una cierta tristura, una extraña soledad. De niños, comenzaba un tiempo nuevo, un tiempo de rito y de celebración.
En los anales de la civilización más antigua del mundo se encuentran referencias a “salvajes que merodeaban por el lejano Oeste”, del Reino del Centro. “Vestían pieles y se cobijaban en cavernas. Hablaban a gritos y comían con las manos”.
Se nos critica a las personas mayores por no adaptarnos al mundo moderno. Sin embargo, nosotros nos responsabilizamos por todo lo que hemos hecho y no culpamos a nadie por ello. Podemos, parafraseando a Neruda, confesar que hemos vivido.
Todos los años se celebra El Día internacional del voluntariado social. Aunque es cada día y en cualquier lugar del mundo en donde “celebramos” con nuestra participación y entrega lo que dijo Javier Pérez de Cuéllar, ex Secretario General de la ONU.
Es cada día y en cualquier lugar del mundo en donde “celebramos” con nuestra participación y entrega.
Los grandes ejes de la educación para el siglo XXI son aprender a conocer, a ser y a vivir y, al mismo tiempo, aprender a atrevernos, escribía Jacques Delors en 1991.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris