Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Jesús Salamanca
La tronera
Jesús  Salamanca
La ciudadanía está harta de que el Gobierno socialista se adapte a la conveniencia y no a la relidad

En la rueda de prensa reciente, la ministra de Justicia, Dolores Delgado, no ha convencido a nadie. Es tal el grado de mentira en que ha incurrido el Gobierno y sus componentes que nadie les cree. Quienes iban a regenerar el panorama político, lo han degenerado como nunca. Y para guinda del pastel, sale el presidente de la Organización de Estado Americanos (OEA) y dice que "Rodríguez Zapatero es un imbécil" por decir lo que dice sobre Venezuela y el régimen dictatorial de Maduro.


No entraremos en valoraciones, pero en España ya conocíamos que era gafe y que no es la persona más idónea para encarnar misiones de calado. Juzguen ustedes: de momento en la OEA está que trinan. Tampoco es de recibo que el Gobierno español solicite que se retire el calificativo lanzado contra Zapatero; la ciudadanía está harta de que el PSOE diga una cosa en la oposición y otra en el Gobierno. Ya está bien de hacer de Marx, no de Karl sino de Groucho. No se imaginan como hablan de Zapatero en la oposición venezolana: empezando por traidor, siguiendo por corrupto colaborador y acabando por despreciable.


Ahora resulta que hay más grabaciones a la ministra de Justicia, coincidiendo con un encuentro informal con el excomisario, José Manuel Villarejo. Tal filtración es clara y en ella se oye perfectamente a Delgado --fiscal de la Audiencia Nacional por aquel entonces-- decir que el actual ministro --Grande Marlaska-- es un "maricón". Sin duda, la todavía ministra decía la verdad --según se reafirma-- pero lo que no es de recibo es el tono áspero, despectivo, homófobo, retrógrado y cavernario en que lo dijo. Como tampoco lo era el ambiente en que se desarrollaba la conversación.


Dice Tribuna de Valladolid lo siguiente: "Estos audios revelados por el medio Moncloa.com se unen a otras grabaciones sobre una comida de agradecimiento que Villarejo, hoy en prisión preventiva, dio por la concesión de una medalla al mérito". Si Sánchez - presidente "cum fraude"-- hubiera seguido este criterio a lo largo de su tesis, no hubiera incurrido en la atrocidad investigadora de la que hoy se le acusa.


Por mucho que la ministra comparezca en el Congreso va a ser muy difícil que borre la mala imagen que se ha creado. Prueba de ello es que ni siquiera sus compañeros le apoyan y, mientras tanto, el jefe se va de vacaciones. Nadie duda de que será la tercera ministra que dimita. No hay otro camino. Ya se sabe que "Cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen pierden el respeto". Y a esta ministra no podemos tomárnosla en serio.


En la rueda de prensa ha demostrado su inseguridad y su no saber qué decir; prueba de ello es que arrastraba la "e" en su difuso pensamiento, su planteamiento desordenado y su actitud acobardada. Pedro Sánchez, el presidente "cum fraude", camina por un campo de minas peligroso y eso le pasa por contar con personajes de dudoso pelaje. Éste caso de la ministra Delgado no va a ser el último que explote en el seno del Consejo de Ministros. Al tiempo. ¿Se acuerdan del ministro de cultura, el tal Màxim Huerta? Fue el que inició el camino y resulta que era un defraudador aunque supo desandar el camino y ponerse en segundo plano.

Artículos del autor

​La ministra de educación del actual gobierno ha dado por cerrado el asunto del plagio, como si tuviera autoridad para abrir y cerrar temas a su antojo. Pero la cuestión está y estará de actualidad durante mucho tiempo.
​Debe saber, señor Sánchez, que es muy fácil plagiar aunque no sé por qué se lo digo. Lo ha comprobado y parece que le ha gustado, siendo consciente de ello.
​Sorprende que Pedro Sánchez tomara el poder con el apoyo de lo menos atractivo para la sociedad democrática: independentistas, nacionalistas radicales, proetarras, republicanos de salón y mareas mareadas, etc.
​Con Pedro Sánchez ha llegado la tristeza a los hogares, a las empresas, a los colegios y a la Bolsa. Cuando la crisis económica ya había quedado atrás, no encontramos con que la ambición de un indigente intelectual daña todos los aspectos sociales, políticos y económicos.
Quim Torra, cuya autoridad no existe y, además, se ha convertido en una ovejita de “Puchimón”, ha tenido que viajar a Berlín para rendir pleitesía a su señor y recibir instrucciones para saber cómo actuar ante la visita del rey de España a Tarragona, coincidiendo con los Juegos del Mediterráneo.
​Muchos personajes mediáticos han salido a las redes sociales y a los medios de comunicación para pedir elecciones generales cuanto antes. Rafa Nadal, entre otros muchos, también lo ha hecho tras la moción presentada por el PSOE contra el Gobierno de Mariano Rajoy.
​De nuevo, Pedro Sánchez está haciendo daño a la ciudadanía, a las inversiones y a España. Parece ser que su capacidad de razonamiento no llega más allá de hacer daño, como no llegó más allá de hacer el copia-pega en su tesis doctoral.
El miércoles pasado tenía previsto Joaquín Torra que jurasen como consejeros los miembros de su Gobierno autonómico.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris